Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

OTRASEMANA

El calendario de la política
corre tan rápido
como el de la vida.

Por Nancy Guzmán

Se fue otra semana y sólo vemos en el panorama nacional algunos cambios oportunos de camiseta, ofertas que no se cumplen, familias en el gobierno que usan el poder al más puro estilo dictatorial y nuevas rapiñadas en las FFAA.

Mientras todo esto satura la información a través de TV, diarios y radios a modo de hacernos insensibles ante la corrupción y la arbitrariedad, en otros lados del planeta la política comienza a expresar su fuerza telúrica. Me refiero a Ecuador.

Ecuador es un país pequeño, aún rico en recursos naturales a pesar de los constantes saqueos. Tiene una población mayoritariamente indígena, lo que le da una riqueza cultural enorme, aunque también,las indignantes diferencias sociales.

Su situación en el mapa político latinoamericano es bastante desconocido.

Hasta comienzo de la década de los 80, cuando la mayor parte del continente vivía el genocidio de las dictaduras, el pueblo ecuatoriano elegía a un joven presidente que rompía con más de una década de dictaduras en el país y el dominio de los Estados Unidos en la política interna.

Jaime Roldos llegaba como aire fresco a defender los derechos humanos de una población que había vivido bajo la bota extranjera sostenida por la oligarquía blanca. Lo primero que hizo fue rebajar a 40 horas la jornada de trabajo y duplicó el salario mínimo.

En los político internacional, declaró el respeto irrestricto a la libertad de autodeterminación de los pueblos, cerrando así, las fronteras de Ecuador a los golpistas y a sus patrones estadounidenses, que históricamente habían usado su territorio para acoger todas las conspiraciones criminales de las oligarquías del continente. Basta recordar que tras el Tancazo de 1973, Pablo Rodríguez se fue a la embajada ecuatoriana a esconder y pedir asilo, el que fue concedido.

Lo que Roldos no sabía era que el Cóndor desplegaría sus alas sobre él. No sabía que sus decisiones eran tan molestas para Ronald Reagan, el Departamento de Estado y las petroleras. No podía saber que el Tarzán gringo encargaría a la CIA el trabajo de asesinarlo. Años más tarde lo reconocería el ex agente Philip Age y aparecería en los documentos desclasificados que la CIA operaba con el Plan Cóndor en Ecuador.

Roldós no tenía idea que su política sería tan molesta para la oligarquía ecuatoriana que lo prefería en un cajón no en una nueva urna electoral. Que esta clase social de rezo dominical lo asesinaría, por mano mora, el 24 de mayo de 1981, estallando el avión en que viajaba junto con su esposa.

Hoy, el nuevo empleado de las petroleras, las mineras, las camaroneras pretende seguir concentrando el poder y la riqueza en unas pocas manos, tal como lo hizo antes la oligarquía defendiendo la riqueza de las transnacionales.

El pueblo ecuatoriano responde ¡basta! Y mientras ellos se yerguen contra el abuso, la expoliación y la tiranía de Lenín Moreno, nosotros agachamos la cabeza y permitimos que 20 familias sigan siendo dueñas de todo, que nos dejen sin peces, sin aguas, sin tierras, sin fauna y flora nativa.

Los convoco a que miremos al pasado y veamos las claves que hicieron de Chile un país culto, solidario con el resto del mundo y comprometidos en la tarea de mejorar la vida para armar un presente que haga del futuro una sociedad mejor.

ClariNet