ODIO-AL-MAL

"El olvido predicado y
practicado en favor del crimen,
me parece el más nefasto
apostolado de ignominia, la
más cobarde exaltación de las
victorias malditas, el más aleve
ultraje de la debilidad hecha
complicidad" escribió desde
París el poeta colombiano
José María Vargas Vila en
1903 rechazando a los
gobernantes latinoamericanos
que tras las masacres transaban
los sueños de justicia y libertad
de sus pueblos dando origen
a nuevas masacres.

Por Nancy Guzmán

¿En qué hemos cambiado? ¿Qué hemos aprendido tras múltiples genocidios en nuestra historia?


Poco y nada.


No solo ocurre en Brasil, que ha elegido un militar que hace del crimen, la discriminación y la naturalización de la violencia una alegoría; es el drama que nos ocurre a menos de medio siglo de ocurrido el último genocidio que terminó con más de un millón de desaparecidos, miles de muertos y torturados desde México a la Patagonia. 


Los nostálgicos del crimen nunca se fueron de nuestro lado. Quedaron agazapados esperando que sus dóciles aliados, esos que creyeron en la derecha moderna, en la derecha democrática, en una derecha liberal hicieran el trabajo sucio de conducir al olvido a nuestras sociedades, a la normalización de la violencia ejercida por el Estado y la criminalización de la protesta política.

La ultraderecha ganó terreno, se afianzó. Se reconoce y legitima su avance desde los poderes nacionales e internacionales. 


La socialdemocracia la reconoce como una fuerza política democrática porque se somete al veredicto de las urnas, al igual que lo hizo Hitler y hoy Duterte, Bolsonaro, Jöerg Haider, Trump.

 
Se acepta la proclamación de discursos genocidas mientras se condena "la violencia" de quienes quedan marginados del sistema.


Se legisla para someter la rebeldía y se difunden los discursos llamando a legitimar la violencia contra quienes no aceptan el sometimiento.


Recordemos que la "Indiferencia es el peso muerto de la historia" como decía Gramsci.

Y solo queda replicarlo sugiriendo a todos los que aún tienen conciencia: "Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda vuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo vuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda vuestra fuerza."

ClariNet