ANGELES

Esta era, con olor a verdad,
la discusión que se sostenía
en Constantinopla, si los
ángeles eran machos o
hembras, cuando llegaron a
esa ciudad los turcos y
arrasaron con todo, desde
entonces quedaron como
discusiones bizantinas. 

Por Jorge Lavandero

Muchas de las discusiones de hoy también parecen ser bizantinas, se centran en temas totalmente fuera de la realidad. Hay que recordar que en 1453, cuando el asedio de las tropas del Imperio Otomano sobre Constantinopla era inminente, los políticos e intelectuales bizantinos seguían discutiendo sobre cuál era el sexo de los ángeles en vez de centrarse en lo fundamental y a veces interpretando torcidamente la verdad.

 
Hoy se discute si los PC. deben participar en la fiesta del No. A los que mataron en la forma más sanguinaria fue a los comunistas, radicales y socialistas, además, los que estuvieron en la calle, los que sufrieron los golpes, encarcelamiento y las relegaciones, fueron para dirigentes sociales y sindicales encabezados por el PRODEN.


¿Viste un dirigente político en las protestas o en las primeras concentraciones? o estaban en sus oficinas al aguaite, para sólo al final colocarse a codazo en la primera fila sacando o invisibilizando a los que siempre lucharon en la calle, con sus organizaciones, juntas de vecinos y/o sindicales.

Éstos dirigentes políticos, que hoy citan y manipulan los hechos para tratar de aprovecharse de lo que otros, que con mucho sacrificio, hicieron, sólo fueron trepadores que ahora se arrogan méritos que nunca justificaron, ni tuvieron.

Los que llamaban a las protestas y redactaban los instructivos a nivel nacional y coordinaban los eventos contra la dictadura, eran más de 200 organizaciones sociales y sindicales , legales y clandestinas, agrupadas en el PRODEN (Proyecto de Desarrollo Nacional) y doy fe que no eran los dirigentes políticos de la época.


Muchos de Uds. ignoran que cuando decidimos de pasar de las protestas a las concentraciones y citamos a la primera de ellas en la Calle General Velázquez, Patricio Aylwin me envió una carta con Jaime Castillo Velasco, conminándome a que suspendiera la concentración de General Velázquez, bajo la pena de pasarme al tribunal de disciplina, agregando que: “No quería hacer leña del árbol caído, porque a esa concentración no iba a ir nadie”, típico de un dirigente de oficina que suele ignorar la realidad.

Mi contestación fue tajante. A Jaime Castillo Velasco le dije: dile que “yo soy democratacristiano, pero los que están debajo de mí no lo son, son comunistas, radicales, gente de izquierda de distintos partidos y organizaciones sociales y sindicales y no le voy a dar una orden de partido a los que no lo integran.

” La concentración en General Velázquez fue un éxito contundente, llegaron más de 120 mil personas y allí se advirtió el debilitamiento de Pinochet y también pudimos observar que la gente comenzó a perder el miedo. Por cierto, la amenaza de Aylwin no se cumplió, se olvidaron de pasarme al tribunal de disciplina. La situación descrita, les dejo una lección, esos partidos no tenían poder de convocatoria, el poder estaba en las organizaciones sociales y sindicales, que desde un comienzo, nosotros comenzamos a reunir y coordinar en mi propia oficina.


El comando de trabajadores, los del cobre, las juntas de vecinos etc., estaban al interior del Proden, desde allí, en calle Merced, frente al cerro Santa Lucia, una oficina sencilla pero muy amplia, que arrendamos a Sergio Páez, después de salir de una estrecha mía, al costado del Banco de Chile, salían los instructivos para las protestas. En el Salón grande llegaban los dirigentes sociales y sindicales y sentados en el suelo, por su cantidad, entregábamos una copia del instructivo a cada dirigente, por cierto vigilados a la entrada del Edificio por la CNI.


Las copias las sacábamos en un colegio que pertenecía a Diego Portales, un gran radical, de humitas como corbata, que era muy decidido y parte de nosotros. En ese entonces disponía de una moderna fotocopiadora al interior de su colegio en las Condes. La copia que entregábamos a cada representante de las distintas organizaciones era llevada a sus estructuras y poblaciones, donde se les sacaban más reproducciones y se repartían a la población en general.


Eran tiempo difíciles, casi nadie se atrevía a dar conferencias periodísticas públicas, razón por la que asumimos esa tarea para difundir más las protestas y después las citas a concentraciones. Esa tarea la asumimos de pleno, con nuestro diario el Fortín Mapocho, donde cada comunicado era entregado a distintos medios de comunicación, unos cincuenta o más, entre nacionales e internacionales.


Mucho más tarde cuando ya estaba totalmente debilitado Pinochet, casi al final de la dictadura militar, aparecieron ciertos partidos políticos, para organizar lo que sería la Concertación y tratando de dejar fuera al Partido Comunista.

El PRODEN no acepto ese descriterio, según ellos; “que había que hacer una transición hacia la democracia”, entonces las partidos le dieron una orden a sus militantes para que abandonaran el PRODEN, algunos lo hicieron, la mayoría se quedó.


La razón de fondo era otra, nosotros queríamos erradicar la dictadura, derrotarla por completo, ellos querían tranzar, ya habían conversado con el departamento de Estado en EE.UU. a través de su embajador en Chile y éste les notificó al gobierno de Pinochet, que; “su gobierno ya no le daría sustento y tenía que conversar con los señores Aylwin, Lagos y Valdés”, para buscar una salida hacia la democracia. Los resultados todos los conocemos: se tranzo, dejando el modelo económico y el modelo político para protegerlo, con el sistema binominal, las leyes de quorum y las 147 leyes secretas sin que se tocasen.


Nadie puede pedirle - menos un demócrata - a un sector de no participar en un acto conmemorativo de la vuelta a la democracia y a la justicia social, menos a los comunistas que participaron en el combate de la dictadura, con cientos de sus militantes muertos, además de una directiva completa asesinada por el régimen dictatorial, quienes pretendan esto, no son demócratas, solo evocan que a futuro puedan volver dictaduras apoyadas por unos contra otros.

La democracia es para todos, o no es democracia, en estas condiciones, no es válida una explicación de la Democracia Cristiana sobre su negativa, a participar en el acto de NO por la concurrencia del Partido comunista, menos con propósitos escondidos de personalismos internos y que no son los que sus propios militantes de base tuvieron que sufrir igualmente la brutalidad del dictador.

Tampoco es correcto que algunos dirigentes o parlamentarios jóvenes DC. impolutos, como para que ellos se sientan autorizados para hacer este tipo de discriminaciones, cuándo ellos mismos no tuvieron que vivir los horrores y persecuciones desatadas contra todos en la dictadura?.

No se olviden, nuevamente hoy, el poder de convocatoria y decisión no está en los partidos, está en las organizaciones sociales, en el pueblo como mandante y no en algunos de sus desprestigiados representantes

ClariNet