COLUMNA-NANCY

Partieron dos grandes
hombres a poblar otros
mundos, a revolucionar
las estrellas y gritar que
nada está perdido si
seguimos creyendo en
que otra sociedad
es posible.

Por Nancy Guzmán

Ellos no solo soñaron, ellos pusieron sus haceres al servicio de la causa socialista. Uno desde las Fuerzas Armadas y el otro desde el arte de la representación. Uno convencido de que las Fuerzas Armadas son para defender al pueblo y el otro convencido que el arte es fundamental para la revolución. Uno desde la FACH y el otro desde el Movimiento de Izquierda Revolucionaria.


Se preguntarán ¿Qué los unió viniendo de mundos tan distantes? Muy simple, la larga lucha de la humanidad por una vida mejor y la convicción de que era posible. 


Ambos resistieron el golpe de Estado. El primero negándose a ser parte del genocidio, el segundo tratando de sostener el "No al Asilo". 


Ambos fueron detenidos, torturados y salieron al exilio, desde donde nunca dejaron de denunciar los crímenes que se estaban cometiendo.


A pesar que esta historia parece más cercana a la Presidenta, ella ha decidido dos días de duelo para un golpista trasvestido, genuflexo del poder, olvidando que Ernesto Galaz estuvo preso con su padre y fue testigo de los sufrimientos que lo llevaron a la muerte.


Quizás fue la buena memoria de Ernesto Galaz lo que incomodó a la Presidenta. Él, a diferencia de Ángela Jeria, emplazó públicamente a Fernando Matthei, diciéndole "Que no sea cobarde y reconozca su complicidad".
Galaz insistió en que Matthei "sabía" que se aplicaban torturas en la AGA." "Él sabe que llega allí un grupo de inteligencia, sabe que llega un fiscal militar. Él no tiene responsabilidad militar sobre unos y otros, pero está allí y sabe que en los subterráneos hay prisioneros; sabe que en una dependencia, que es la capilla, hay instrumentos de tortura, como un dínamo para colocar corriente eléctrica" a los prisioneros, recalca. "Si lo sabe, es cómplice".


O quizás fue esa perversa y continua búsqueda de complacencia y aceptación a través de las encuestas que digita las acciones políticas. 


Mi pregunta es cómo se puede construir memoria si desde el poder ("amigo", se supone) se trastocan a tal punto valores importantes solo por el rating y las encuestas. 


Más allá de este intento de ocultamiento de dos grandes hombres, solo digo que Ernesto Galaz y Marcelo Romo siempre estarán en nuestra memoria, en la memoria de los más débiles, de los que no tienen nada que perder, de los que no se doblan ante el poder.


BUEN VIAJE Y HASTA LA VICTORIA; SIEMPRE.

Cine y la pertinaz Memoria


Cuándo Álvaro de la Barra perdió a sus padres tenía solo un año y medio. Eran años donde la vida y la muerte convergían en alguna esquina de la ciudad.

Para Ana María Puga y Alejandro de la Barra la brutalidad criminal llegó un 3 de diciembre cuando iban a buscar a su hijo al jardín infantil. Fueron cercados y acribillados por un comando de la DINA en Bilbao con Andacollo, a pocos metros donde su hijo esperaba los abrazos y caricias amorosas de esos padres que habían optado por resistir a la dictadura, sin más que la razón y el sueño de darle a sus hijos una sociedad mejor.


A contar de ese día, la DINA buscó la forma de llegar al niño, que en su inocencia corría de brazo en brazo y de casa en casa escapando de la violencia criminal que intentaba secuestrarlo. Con solo un año y medio vivió la clandestinidad. 


Con solo un año y medio debió salir con la ayuda de amigos de sus padres, quienes corriendo riesgos le dieron un nombre falso para salir al exilio.

Pasaron muchos años para que su familia decidiera contarle su historia y la de sus padres. Pasaron otros tantos para que recuperara su nombre verdadero. Y otros para que les rindiera el homenaje en el impactante documental, "Venían a Buscarme".


En él, Álvaro de la Barra Puga escarba en su memoria pasajes borrosos de la vida sin sus padres. Una sola foto de su padre, una sola foto de su madre fueron en su infancia y adolescencia motivo de preguntas silenciosas. Eran años que el exilio y los dolores cubrían los relatos de imágenes heroicas y ellos eran sus héroes, aún sin entender por qué él debía pagar la orfandad de ese amor materno que le hubieses gustado tener.


Poco entendía de la llamada Doctrina de Seguridad Nacional que había convertido a sus padres en enemigos de un dictador, ni la gran confrontación entre Occidente y el mundo socialista, la Guerra Fría, que terminó con la vida de una generación de dirigentes políticos, sociales, sindicales, militares nacionalistas, sacerdotes progresistas, intelectuales descabezando, desarticulando, vaciando de una o más generaciones a la sociedad. 


Álvaro de manera magistral se resiste, en este documental, a entregarle la victoria a esa memoria hegemónica que busca dar un corte a aquella que recupera los procesos históricos y sociales y que opera como puente articulador de dos épocas. Nos lleva a lo que nos han borrado por sus resonancias y consonancias con el presente. 


Los invito a todos a refrescar la memoria en estos días de tiempos difíciles, donde se pretende reforzar la impunidad. Ana María Puga y Nano de la Barra nos recuerdan, a través de Álvaro, que la historia no se repite, pero siempre nos alcanza en sus efectos (el crimen). 


"Venían a buscarme", documental.

Adiós a los niños
(copio título de película de Louis Malle)


Ya hemos conocido la punta de iceberg de lo que sucede con los niños más carenciados del país. De a poco y para que no se entienda, nos han dicho que las muertes por abuso, insidia y desprecio son abundantes en los centros del Sename. Sabemos que la violación y el abuso sexual son pan de cada día y que lo practican quienes deben proteger y formar a esos niños.


Conocemos que las políticas públicas hacia esa niñez son neoliberales y por lo tanto el Estado ha externalizado funciones que son de su responsabilidad, dejando a la niñez (esa generación futura) sin supervisión y protección de sus derechos humanos, de otra forma no tendríamos esos crímenes contra su integridad.


También conocemos, a medias, que la DC reinó en el SENAME e hizo pingues negocios con las platas que asigna el Estado para estos centros que acogen a niños y niñas en estado de riesgo social.

Ahí está la cuestionada e investigada por Contraloría, Delia del Gatto, quien pasó de directora del SENAME a la Fundación Mi Casa, que vive de generosos recursos del Estado para la niñez. También está Josefina Bilbao, muy cristiana ella, pero también vive de las generosas aportaciones del Estado a la cuestionada Fundación Mi Casa.


También es parte de la misma red el Rey del lobby, Enrique Correa.


Entre los beneficiarios de este interesante botín dilapidado en los 27 años de transición (o transacción) hay ONG's de todos los colores del arcoíris, incluso ex miristas, como la actual directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Consuelo Contreras y otros. Por algo René Saffirio dijo, sin que nadie lo desdijera: "Existe una red de partidos e instituciones que son el núcleo de la tragedia."


Lo que no conocemos es lo que viene ahora. Con un ministro de justicia que defendía al más grande abusador de niños de la historia, Paul Schaefer, es posible que instale en el SENAME a un discípulo del "Tío permanente", al fin que importa, si solo son niños pobres, que no votan, no producen.

Al menos esa fue la razón que le significó la muerte a Daniela Vargas, a quien no se le hizo el trasplante de corazón porque era una pérdida de un órgano, de acuerdo al informe del Comité de Ética de la Red de Salud UC Christus (nótese que son los mismos que se oponen al aborto), que consideró a su precaria situación familiar y personal como un factor de condena a muerte.


Y seguramente esta eugenesia social seguirá afectando a la inocencia de quienes se aferran a la vida desde la máxima precariedad y que solo aspiran a un poco de cariño, protección y un futuro. 


Solo queda decir Adiós a los niños.

ClariNet