COLUMNA-NANCY8

Muy fácil, haciendo que
cada demanda de justicia
y derechos sean privada,
separada de otras.

Por Nancy Guzmán

De esa forma somos más cooptables, sensibles a graciosos financiamientos de instituciones que (muchas) han sido cómplices de violaciones a los derechos en todas partes del mundo, han subvencionado golpes de Estado e incluso colaboraron con el genocidio nazi.

Ahí está la Fundación Ford, fundada por Henry Ford, quien colaboró con los nazis diseñando el "auto del pueblo", entregando recursos y haciendo relaciones públicas para el Fürer. En los 60 y 70 se dedicó a financiar golpes militares y masacres en América Latina y hoy financia "programas que promuevan la democracia".

 
¿Cuál democracia? He ahí la cuestión. 


Estos gentiles y caritativos aportes abren los apetitos de quienes se instalan a la cabeza de los grupos demandantes de justicia y derechos, ellos lo saben.

Así cooptan y "profesionalizan" las organizaciones, con jóvenes profesionales que lejanos a los conflictos que dieron origen a la organización se apropian de ellas, les bajan el perfil "conflictivo" y edulcoran las demandas con una serie de "serios estudios" que poco sirven para el necesario empoderamiento de los afectados.

Escribo esto, motivada por una conferencia en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile sobre el SIDA, Claudia, transexual y luchadora por los derechos de todos y todas las "trans" a ser reconocidos y reconocidas, que se le abran las puertas a trabajar como cualquier otro ser humano, a estudiar en el lugar que quieran y a desplazarse por la vida sin ser burlados y abusados; relataba la situación de cooptación que afecta a las organizaciones que nacieron desde esa discriminación, como el MOVILH.

Claudia, con mucha valentía (algo que no abunda en estos días) contaba como nació esta organización. Hacía un profundo análisis sobre la reproducción en ella de los patrones machistas, excluyentes, donde solo se consideraba el problema gay, no el lesbianismo ni la transexualidad. Pero eso no era todo, cuándo la organización comenzó a tener notoriedad, gracias al activismo de miles de gay, lesbianas y trans que se expusieron; llegaron los "proyectos", tras ellos el dinero y luego, la expulsión de los simples activistas, que fueron reemplazados por profesionales.

A este panorama, se agregó una directiva vitalicia que negocia sus proyectos y propuestas particulares, tan particulares que dejan afuera a los más pobres y vulnerados, a quienes no les interesa el matrimonio gay y solo quieren tener derecho al trabajo sin que exista discriminación, lo que hoy los condena a muchos transexuales a la prostitución como forma de sobrevida y con riesgo de muerte.

Este grupo de gay, lesbianas y transexuales quieren que la salud pública les suministre los remedios contra el VIH y no los deje morir en la miseria, que quieren una vida digna, integrada a los problemas de los menos beneficiados de la sociedad.

Esta clase magistral de Claudia explica la neoliberalización de las organizaciones sociales y los efectos desintegradores que produce la cooptación hacia políticas "liberales" en los movimientos sociales, por la vía de caritativos recursos que desactivan las luchas sociales por una vida justa y digna.

DE CRÍTICAS RAMPLONAS

Terrible es la simpleza judeo-cristiana de culpar a alguien de los errores colectivos.

En política debemos hablar de responsabilidades y ellas vienen de lejos, más lejos que el nacimiento del Frente Amplio.

Viene de la génesis de una democracia nacida del espurio romance entre golpistas y golpeados, donde los golpeados se sumaron ávidos a la fiesta del bienestar de unos pocos y terminaron por asumir la ideología del golpista.

Eso expulsó al 50 por ciento de la población que no vota, no porque no le interese el país, sino, porque considera que la democracia de los acuerdos profundiza las desigualdades.

Hay que pensar un poquito más allá para tratar de entender lo que sucede en esta (fallida) democracia, donde las mayorías se autoexpulsan.

ODIO A LOS ANALISTAS

Como no soporto a los analistas, dejo a Walt Whitman con su poema A un Revolucionario Vencido


¡Valor, á pesar de todo, hermano ó hermana mía! 
Obstinados siempre; la Libertad exige nuestro esfuerzo, su- 
ceda lo que suceda; 
Poca cosa es quien se doblega ante uno ó dos fracasos ó 
ante muchos desastres, 
El que se descorazona ante la indiferencia ó la ingratitud 
del pueblo, ó ante cualquier deslealtad, 
O ante los bandidos que se apoderan del poder, 
Ante los cañones, los soldados y los códigos penales.

Aquello en que creemos continúa en invisible y perpetua 
espera á través de todos los continentes, 
No invita á nadie, no promete nada, permanece en la luz 
ó en la sombra, positivo dueño de sí, ajeno al temor y al

descorazonamiento, 
Aguardando pacientemente su día y su hora.

(¡Mis cantos no son solamente de lealtad 
También son cantos de insurrección; 
Soy el poeta juramentado de todos los audaces y rebeldes 
de la tierra, 
Aquel que me acompaña deja detrás de sí la paz y la 
rutina 
Arriesga su vida á cada instante.)

La batalla se hace más fuerte, estremecida por múltiples y contagio- 
sus alarmas, por furiosas cargas y frecuentes retiradas, 
El filisteo triunfa ó se imagina que triunfa, 
Las prisiones, los cadalsos, las horcas, los grilletes, las 
balas no están ociosas, 
Los héroes conocidos ó anónimos pasa á otros mundos,
Los grandes oradores y escritores son desterrados, vegetan 
roídos de amargura y de nostalgia en tierras lejanas, 
La Causa dormita, las más potentes gargantas se sienten 
Como si su propia sangre las ahogara, 
Los jóvenes, al encontrarse bajan sus miradas; 
A pesar de todo ello la Libertad no ha abandonado su pues- 
to ni el filisteo goza la plenitud de su victoria.

Cuando la Libertad abandona un lugar no es la primera en 
abandonarlo, ni la segunda, ni la tercera, 
Aguarda que todos se hayan ido y sale defendiendo su 
retirada.

Cuando ya no subsista ningún recuerdo de los mártires y 
de los héroes, 
Cuando todas las vidas y las almas de los hombres y de las 
mujeres hayan sido desterradas de cualquier región de la 
tierra, 
Sólo entonces la Libertad ó la idea de la Libertad será 
desterrada de esa región, 
Y el filisteo disfrutará la plena posesión de su victoria.

¡Valor, pues, insurrecto ó insurrecta de Europea! 
No debéis reposar hasta que todo se haya consumido.

Ignoro cuál sea vuestra misión (yo mismo no sé por qué 
estoy aquí ni por qué existen las cosas), 
Pero me esforzaré cuidadosamente en aclarar dichos 
enigmas, aun vencido como vos lo estás ahora, 
Hasta en la derrota, en la pobreza, en la hostilidad, en la 
prisión, pues también hay grandeza en tales trances.

¿Pensábamos que la victoria es grandiosa? 
En efecto, lo es; pero ahora se me ocurre que la derrota, 
Cuando sobreviene irremediable, también es grande, 
Que la sepultura y la muerte también son grandes.

ClariNet