DIGNIDAD-ABUELO

El 11 de septiembre es una
fecha que ha mantenido su
importancia y vigencia
después de 44 años
del golpe de Estado.

Por: Maya Fernández Allende

No sólo da cuenta de la herida profunda que dejó en nuestra sociedad, además encarna como un símbolo trágico, situaciones que todavía hoy enfrentamos como nación y que no debieran ocurrir. 

Sectores de derecha han propuesto sacar la estatua de Allende de la plaza de la Constitución. Para ellos es importante borrar la historia, una historia que les molesta. Pretenden justificar las violaciones masivas a los derechos humanos perpetrados por la dictadura, de la cual ellos fueron el sostén político,

aduciendo un contexto que lo explicaría.

Que la derecha necesite abordar el 11 de septiembre de esta manera solo nos habla de la necesidad de disolver una culpa, porque podrán justificar, apoyar e incluso estar de acuerdo con lo que pasó, pero eso no los hace menos culpables.   

Personalmente, esta fecha la vivo como el recuerdo de un momento que afectó a mi familia, y por ende a mí y la vida que he tenido, cómo a partir de ese momento se configuró mi destino con alegrías y dolores que me hacen ser lo que soy.

Pero al mismo tiempo de la vivencia personal, también lo vivo como una conmemoración de un hecho político, de lo que significó para el país y del sufrimiento de tantos producto del abuso de aquellos que consideraron a sus compatriotas como enemigos a los cuales había que hacer una guerra de exterminio. 

Es difícil hablar en lo personal que el 11 significa para mí, es una tristeza cargada de emoción por el destino de tantos y un orgullo por el acto de mi abuelo que dignificó no solo sus ideales y convicciones, sino la lucha de todo un pueblo que aspiraba a construir un país sin abusos ni explotación. Un sueño que engendró ideales que terminaron el 11 de septiembre del 73.

El hecho de que todavía se conmemore es porque algo de esos sueños viven.

Merecen ser recordados por lo que significaron, lo importante que fueron para los sectores más humildes y marginados de Chile. Pero la conmemoración también es un acto de recuerdo para los que estamos acá, nos habla de esos sueños e ideales del pasado que hoy asumimos en nuestras tareas.

ClariNet