Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

CALVARIO-POLITICO

Cada día que pasa pareciera
que los chilenos damos un paso
más en nuestra ascensión a
nuestro propio Gólgota.

Por Senén Conejeros

Los políticos y los empresarios dan nuevas y grandes muestras de lo que ha sido el trabajo de ambos por arrasar con la credibilidad de los chilenos en las empresas y en los partidos políticos.

El maridaje inmoral de políticos y empresarios sigue cada día con más “revelaciones” de acuerdos entre ellos para engañar y estafar la fe del pueblo chileno.

Ahora se trata de un modesto trabajador de la pesca que accedió a una diputación, gracias a los recursos económicos puestos a su disposición por un senador de su propio partido, que obtuvo esos dineros comprometiendo los votos del favorecido para con las leyes que favorecieron a las “obsequiosas” empresas que ayudaron a su elección.

Se diría que es el primer gran acto de traición a los valores que los cristianos dicen tener en el ejercicio de la actividad política. El senador por Aysén, Patricio Walker y el diputado por la misma zona, Iván Fuentes. Pareciera ser que ya ni siquiera importa representar a un partido político que quiere imprimir en la política chilena el carácter democrático y cristiano.

No sólo se trata de que “quien esté libre de culpa tira la primera piedra”. Es bien sabido que entre los parlamentarios y los grandes empresarios chilenos nadie está en condiciones de lanzar ni siquiera un grano de arena. Lo trágico es que se van descubriendo día a día, empresarios y políticos que posan de “limpios” y son como aquello que el propio Maestro de Belén llamó de “sepulcros blanqueados”.

Si hay algo que está sepultando a la política chilena es el acomodo entre empresarios y parlamentarios para repartirse los negocios y los puestos políticos.

Tan grave es el tema que nadie podría lanzar hoy “la primera piedra”.

No hay partido político ni figura política (que se precie de “figura”) que no haya sido alcanzada por el desfile mediático de la duda, la sospecha, cuando no de la certeza ya demasiado reiterada, de haberse confabulado con los más grandes  ¿empresarios?, ¿comerciantes? ¿negociantes? o, simplemente, con los testaferros de… para cambiar dinero por votos.

Lo que es más grave y doloroso para este sufrido pueblo, acostumbrado a los desastres naturales y terremotos, es que hasta ahora ignoraba que lo que se escondía en la relación políticos-empresarios era un cataclismo de gran envergadura.

Es cierto que no todos los políticos los que se mueven al compás del dinero de los empresarios. Pero, cada vez son menos los políticos que responden a los intereses del ingenuo chileno que los votó.

El esquema de funcionamiento es simple: El rico pone el dinero, el político coloca los votos y el pueblo se pone con el sacrificio, la pobreza, la falta de educación para sus hijos, salarios y jubilaciones miserables, y los “imposibles”:  acceso a la vivienda, a la salud y a la educación.

Como se aprecia, en Chile, pobres y ricos, no están jugando el mismo partido y ni siquiera en la misma cancha.

ClariNet