Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

ISRAEL-MATABDO8

Soldados israelíes matan
a nueve palestinos y
causan 800 heridos en la
Gran Marcha del Retorno.

Al menos nueve palestinos han muerto y otros 800 resultaron heridos durante las protestas que se desarrollaron hoy -por segundo viernes consecutivo- en la valla fronteriza de 70 kms. de longitud que separa la Franja de Gaza de Israel. La mayoría de las víctimas fueron abatidos por francotiradores, tal y como ocurrió el pasado día 30 de marzo, fecha en la que comenzó la Gan Marcha del Retorno.

Entre los heridos, algunos de gravedad, se encuentran 31 mujeres y niños, informó el Ministerio de Salud y la Agencia de Prensa Palestina Shehab.

En las protestas de este viernes participaron unos 10.000 palestinos que, según las primeras informaciones, prendieron neumáticos cerca de la frontera con el fin de “crear una espesa cortina de humo” para obstaculizar la visión de los francotiradores israelíes.

Poco antes de la marcha, el ejército israelí desplegó tanques y a cientos de francotiradores en los cinco puntos calientes de la frontera donde se congregan los palestinos para pedir la devolución de las tierras que les fueron expropiadas hace siete décadas, y exigir el fin del apartheid y la limpieza étnica que practica contra ellos el implacable Gobierno de Tel Aviv.

La Gran Marcha del Retorno durará seis semanas hasta el 15 de mayo, fecha en la que los palestinos conmemoran la (“Nakba”, La tragedia). Eso ocurrió hace setenta años, el 15 de mayo de 1948, cuando Israel se apoderó del 78 por ciento del territorio de Palestina provocando un éxodo bíblico de refugiados que continúa hasta nuestros días.

De los 13 millones de palestinos que hay en el mundo, 6,5 millones viven como refugiados “sin tierra y sin patria” en una treintena de países. La Gran Marcha del Retorno tiene por objeto hacer visible, ante la comunidad internacional, la justa aspiración histórica de la mitad del pueblo palestino de regresar al país de sus antepasados.

Las protestas de éste y el pasado viernes han causado al menos 30 muertos y más de 2.000 heridos, de éstos unos 900 recibieron impactos de bala. El resto fue bombardeado por carros de combate y con “fortísimos gases lacrimógenos” que arrojan contra la multitud escuadrones de drones.

Antes de iniciarse la marcha de hoy, los soldados israelíes recibieron la orden de disparar a matar a todo palestino que se acercara a menos de 300 metros de la verja fronteriza.

El ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman advirtió a los palestinos poco antes de la marcha de que “si hay provocaciones, reaccionaremos de forma contundente, como la semana pasada”.

Al parecer, el primer ministro israelí Benjamin Natanyahu -quien está envalentonado con el apoyo de Donald Trump- se propone lograr el control total de Palestina para acabar con las legítimas aspiraciones palestinas de crear un Estado independiente con su capital en Jerusalén Este.

En los campamentos de protesta de Gaza junto a la frontera israelí se cocina pan, se canta y se habla sobre refugiados, mientras los jóvenes hacen acopio de piedras y neumáticos para la manifestación del viernes, que esperan más multitudinaria y que temen más sangrienta que la de hace una semana.

Ni las cicatrices por herida de bala que muestra Mohamed Odeh en su pierna, ni el que su compañero del campamento de Al Bureij Ahmed Omer muriera ayer por un disparo a decenas de metros, lo que eleva la cifra de fallecidos a diecinueve desde el pasado viernes, le desaniman.

Mohamed volverá a participar en la manifestación de este viernes, parte de las movilizaciones que se mantendrán hasta el 15 de mayo.

"No tenemos miedo", asegura a Efe con un alicate colgado del cinturón que simboliza su objetivo de cortar la valla de separación con Israel.

De momento, pasa la jornada con un centenar de personas en uno de los cinco campamentos que se han levantado a unos 700 metros de la frontera, aunque el de Al Bureij está más próximo a la valla israelí, que se divisa con claridad, y se escuchan disparos intermitentes del Ejército cuando los jóvenes se aproximan.

Tienen prohibido el paso a menos de 300 metros.

La distancia entre la valla y cada participante parece mostrar el nivel de riesgo a asumir.

Los más jóvenes, incluidos menores, ruedan neumáticos hacia la frontera y quemarán miles para crear cortinas de humo, mientras que las piedras que lanzarán hacia las tropas israelíes allí apostadas son transportadas en carros tirados por burros.

"Los mayores se suelen quedar en el campamento (más alejado). Pero los jóvenes se acercarán seguro y no sé qué pasará, pero me temo que será un día sangriento", intuye Sameh Samsaq, con su hija en brazos.

El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, advirtió ayer de que "cualquiera que se acerque a la valla está poniendo en peligro su vida", durante una visita a la zona fronteriza en el lado israelí.

Lieberman ha defendido la actuación del Ejército, que utilizó el pasado viernes numeroso material antidisturbios, incluida munición real, lo que dejó 1.400 heridos, 800 de ellos de bala, pues asegura que la mayoría de los que murieron eran "terroristas".

La única bandera que ondea en los campamentos es la palestina, ni rastro de los partidos políticos, aunque el movimiento islamista Hamás ha monopolizado la movilización y alienta a los ciudadanos a participar.

Tanques de agua, aseos móviles y comida hacen más llevaderas las jornadas de protesta de una mayoría de jóvenes parados -en Gaza, bajo bloqueo desde hace más de una década, el desempleo supera el 41%, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA)- quienes aseguran no saber de dónde proceden los fondos que costean esas mínimas infraestructuras.

También hay mujeres, ancianos y estudiantes, como los del profesor de Historia de la Universidad Islámica de Gaza, Gasan Mohamad, que ha trasladado las lecciones al campamento de Al Auda, al norte del de Al Bureij, donde explica a sus alumnos lo que significa el derecho al retorno, motivo principal de estas protestas.

"Todos tenéis una tierra menos los palestinos. ¿Por qué? No somos menos que vosotros, no somos ignorantes. Aquí en Gaza hay un porcentaje de gente formada más alto que en muchos países europeos. Los jóvenes saben sus derechos", reivindica el profesor en declaraciones a Efe.

Mohamad asegura que las protestas son pacíficas, mientras se abre la chaqueta para enseñar que va desarmado, y que tienen como objetivo recordar al mundo que 1,3 de los 2 millones que viven en Gaza mantiene el estatus de refugiado (los que salieron por la creación del Estado de Israel en 1948 y los conflictos que generó y sus descendientes).

Nisma Safadi, de 25 años, cree que después de siete lustros ha llegado el momento de volver, "cansados de ser refugiados", y lamenta que hasta ahora no hayan podido "siquiera acercarse a la frontera desde donde podrían ver algunos de los pueblos de los que provienen (ahora en Israel)".

La Gran Marcha del Retorno tendrá su momento clave el próximo 15 de mayo, un día después de que Israel celebre el aniversario de la creación de su Estado en 1948, cuando los palestinos conmemorarán la Nakba (catástrofe, en árabe), que para ellos supuso el exilio de 700.000 personas, según la ONU.

"Es una manifestación pacífica para reivindicar nuestro derecho al retorno y no queremos problemas con los judíos, pero, si ellos empiezan, nosotros empezamos. Y el que comienza es responsable", considera el joven Mahmud Nayar, que no faltará a la manifestación del viernes.

Se crea una comisión internacional para

demandar a Israel por sus crímenes

El jefe del Comité de Coordinación de la “Gran Marcha del Retorno”, Zaher Birawi, anunció el lunes la formación de un comité legal internacional de expertos en derecho, que intentará llevar a juicio a Israel por el asesinato de manifestantes palestinos desarmados, durante el primer día de la marcha, informó Quds Press.

Miles de palestinos se reúnen a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel para reafirmar el "Derecho de Retorno",

Birawi declaró: “El comité debe realizar grandes esfuerzos de cooperación con grupos de derechos palestinos e internacionales para enjuiciar a los soldados y líderes del ejército de ocupación israelí, por cometer crímenes de guerra contra civiles desarmados”.

Birawi reiteró que la ley internacional garantiza el derecho a protestar de manera pacífica, y destacó que abrir fuego contra los manifestantes que piden la implementación de las resoluciones de la ONU, relacionadas con su derecho al retorno, es un crimen de guerra.

Declaró que el comité está tratando de llevar la ocupación israelí a todos los tribunales internacionales que hay, incluida la CPI (Corte Penal Internacional)

En la declaración, Birawi pidió que todos los documentos, imágenes y videos sean usados ante el comité, como pruebas de los crímenes del ejército israelí contra los manifestantes palestinos desarmados.

El viernes, que coincidió con el Día de la Tierra Palestina, las fuerzas israelíes mataron a tiros a 16 palestinos e hirieron a 1.416.

ONG israelí pide a soldados que se nieguen

a disparar a manifestantes en Gaza

La ONG israelí B'Tselem instó hoy a los soldados del Ejército israelí que se nieguen a disparar a los manifestantes palestinos que protestan desde el pasado viernes en la frontera de la Franja de Gaza.

"Disparar a manifestantes desarmados es ilegal y las órdenes de hacerlo son órdenes completamente ilegales", aseguró en un comunicado  B'Tselem, que mañana lanzará una campaña titulada "Lo siento comandante, no puedo disparar".

"El Ejército se está preparando para las manifestaciones (masivas del próximo viernes), pero en vez de intentar reducir el número de muertos o heridos, fuentes oficiales han anunciado por adelantado que los soldados usarán fuego real contra los manifestantes", denuncia la ONG.

Opinó que la responsabilidad final de dar "órdenes ilegales" que tienen "letales consecuencias" recae en los políticos, sobre todo en el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman.

Para B'Tselem, el Gobierno israelí "debe cambiar estas reglas de inmediato, antes de las protestas previstas para este viernes".

La ONG considera que el disparo de munición real contra las personas que se acerquen a la línea fronteriza para dañarla o cruzarla "está absolutamente prohibido".

Lieberman declaró ayer que "cualquiera que se acerque a la valla pone en peligro su vida" y que el Ejecutivo israelí ha establecido "reglas claras del juego" que no tiene intención de cambiar, según recogió el digital israelí The Times of Israel.

Las manifestaciones no han cesado en Gaza desde que el viernes se llevó a cabo la primera jornada de la denominada Gran Marcha del Retorno, en la que participaron unas 30.000 personas y que derivó en enfrentamientos en los que murieron 18 palestinos y más de 800 resultaron heridos.

Otro palestino falleció ayer por disparos del Ejército israelí.

La protesta fue convocada por todas las facciones palestinas con una duración de un mes y medio, con marchas y sentadas hacia la frontera para exigir el derecho al retorno de los refugiados.

Israel ha advertido que no permitirá que decenas de personas asalten la verja de separación y asegura que utiliza la máxima contención para impedirlo. 

Israel amenaza con matar a más palestinos si vuelven a protestar

El ministro de asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman, indicó que el ejército israelí responderá con puño de hierro a los manifestantes palestinos, para luego advertir de que aquellos que se aproximen a la frontera entre Gaza y los territorios ocupados de Palestina arriesgan sus vidas.

En declaraciones formuladas el martes durante su visita a un asentamiento cercano a la frontera, el titular ultraderechista israelí dejó claro que las fuerzas de guerra del régimen de Israel no dejarán de dar “respuesta severa” a las marchas masivas de los palestinos en esta zona, según recoge la agencia estadounidense AP.

Israel mantiene una postura clara y no tiene previsto cambiarla, así que cualquier palestino que “se acerque a las zonas fronterizas arriesgará su vida”, amenazó Lieberman.

Estas afirmaciones se producen días después de que las fuerzas israelíes reprimieran el viernes de manera brutal las protestas del Día de la Tierra palestina o la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza, donde 18 palestinos perdieron la vida y otros 1400 resultaron heridos.

Los crímenes israelíes y el uso de municiones reales para dispersar a los palestinos levantaron críticas y condenas de todo el mundo, incluidas la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la Unión Europea (UE) que pidieron investigaciones independientes.

Los comentarios de Lieberman han planteado la posibilidad de más derramamiento de sangre de los palestinos este viernes, cuando se espera otra marcha de los palestinos para repudiar las brutalidades del régimen israelí.

Las autoridades israelíes señalan que los soldados estacionados en la mencionada zona tenían órdenes de atacar a quienes se acerquen a la frontera.

Entretanto, la oenegé pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) acusó el martes a Lieberman y a otros altos funcionarios israelíes de ordenar, de manera ilegal, el uso de fuego real contra los manifestantes palestinos que no representaban ninguna amenaza para los militares.

“El alto número de muertos y heridos fue la consecuencia previsible de otorgar libertad a los soldados para usar la fuerza letal” con impunidad, hecho que supone una “violación de las leyes internacionales”, lamentó la HRW.

Por su parte, Ismail Radwan, un alto responsable del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), aseguró que los palestinos seguirán protestando pese a las amenazas de Lieberman.

Radwan puntualizó de igual modo que las palabras del ministro israelí deberían ser vistas como “evidencia de un crimen de guerra” que Israel cometió el viernes pasado en la Franja de Gaza.

http://palestinalibre.org/