FRCAZO-TRUMP8

Se reventó el globo de
EEUU contra el legítimo
gobierno de Venezuela.

Solo 5 presidentes super momios del continente reconocieron al títere mientras 170 países del mundo reconocen a maduro como el legítimo mandatario.

Más de 3 millones de caraqueños y mucho más en otras ciudades, salieron a la calle a respaldar el proceso y a rechazar la injerencia extranjera.

Los “mandataros” yanaconas, incluido el nuestro, quedaron en el más absoluto ridículo, una vez más.

Los fachos venezolanos en Santiago salieron a desfilar en la Plaza Italia protegidos por el GOPE.

Bienvenidos a chile. Ustedes nos acogieron como hermanos cundo lo necesitamos. Están en su derecho a manifestar, pero no se boten a muertos de hambre…

AQUÍ UN DOSSIER DE LA DERROTA DEL COLPE

 

Nicolás Maduro: “¡Aquí no se rinde nadie!”

Chile, Estados Unidos, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil y Paraguay, entre otros, han reconocido al autoproclamado Juan Guaidó como mandatario de Venezuela. "Solo el pueblo venezolano pone y quita presidentes", recordó el presidente Maduro.

Este miércoles, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN), Juan Guaidó, se autoproclamó “Presidente encargado” de la nación caribeña para, según él, lograr el “cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres”.

El insólito acontecimiento tuvo lugar en Caracas, en una marcha convocada por la oposición al gobierno de Nicolás Maduro. Entre gritos de apoyo, la autoridad legislativa juró “asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el Presidente encargado”.

Inmediatamente después de la autoproclamación, el gobierno de Estados Unidos, comandado por Donald Trump, reconoció a Guaidó como el presidente de Venezuela. El Mandatario estadounidense utilizó su red social favorita para felicitar al diputado líder de la oposición venezolana.

A la siga de Estados Unidos, países como Colombia, Brasil, Perú y Paraguay también reconocieron al autoproclamado mandatario venezolano como dignatario de la nación. Chile no fue una excepción.

La tarde de este miércoles, el presidente Sebastián Piñera entregó su apoyo a Guaidó.

“Quiero decirle al Presidente encargado Juan Guaidó que cuenta con todo nuestro respaldo y apoyo y que lo vamos a acompañar en esta hermosa causa de recuperar la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos en un país que durante tanto tiempo fue un ejemplo de democracia y lamentablemente la perdió”, sostuvo.

El mandatario, además, tuvo palabras para referirse al presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, señalando que este representa un problema más que solución.

“Más aún, estamos convencidos que el mal llamado Presidente Maduro es parte del problema y no es parte de la solución”.

Pese al apoyo que ha suscitado Guaidó en los gobierno de derecha de la región, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha señalado que la AN ha violado la Constitución al usurpar las competencias exclusivas del Presidente de la República.

El magistrado de la Sala (TSJ), Juan José Mendoza, sostuvo que la AN “violenta expresamente el artículo 236, numerales 4 y 15, al pretender usurpar la competencia del presidente de la República en cuanto a dirigir las relaciones exteriores del Estado”.

Luego de la autoproclamación de Guaidó, Nicolás Maduro se dirigió al pueblo venezolano, ocasión en que afirmó la ilegitimidad del líder opositor como presidente del país, pues para ocupar dicho cargo se requieren los votos del pueblo.

Además aseveró que su gobierno y el pueblo venezolano no se rendirán ante la arremetida derechista.

“Decir con mucha fuerza desde Venezuela: aquí no se rinde nadie, aquí no se raja a nadie, aquí vamos a la carga, aquí vamos al combate de la paz, de la vida, de la democracia, a la victoria del futuro”.

Por otra parte, el sucesor de Hugo Chávez anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, ya que según el mandatario dicha nación dirige una operación para imponer un “gobierno títere”.

Nicolás Maduro dio 72 horas para que los funcionarios norteamericanos abandonen territorio venezolano.

Recordemos que el presidente constitucionalmente electo de Venezuela es Nicolás Maduro, quien fuera elegido el 20 de mayo del 2018, con el 67,7 por ciento de los votos.

Manifestaciones en la embajada de Venezuela en Chile

En Chile también se han movilizado ambas fuerzas. Durante esta mañana alrededor de unas cien personas protestaron a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro a las afueras de la Embajada de Venezuela, además de convocar a concentraciones posteriores.

El secretario general del Partido Comunista Acción Proletaria, Eduardo Artés, afirmó en la manifestación que “una cosa es el gobierno que está detrás de la fuerza imperialista y otra cosa es el pueblo chileno que rechaza la intervención norteamericana en Venezuela. Estamos contra todo intento de golpe y estamos militantemente junto a todo el pueblo venezolano”.

Por su parte, el ex coordinador juvenil de oposición, Marc Peraza, aseguró durante las protestas que “el pueblo de Venezuela está luchando por la ardua represión que tenemos todos los días, estamos luchando por las injusticias, estamos luchando por un país con democracia y libertad”.


¿Ilegítimo por qué?

Por Pasqualina Curcio

¿Se habrán hecho esta pregunta quienes afirman que Nicolás Maduro es un dictador, un usurpador y que el período 2019-2025 carece de legitimidad? ¿O solo repiten lo que escuchan?

Comenzaron a posicionar esta matriz de opinión los 12 países reunidos en Lima. Se lee en su comunicado: “…el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente.”

Los dirigentes de la oposición venezolana, nos referimos a la no democrática, repiten sin descanso, y por supuesto sin argumentación, que Maduro es un usurpador.

En un acto de desespero, el propio Vicepresidente de los EEUU, Mike Pence al verse obligado a convocar personalmente la marcha opositora para el 23 de enero, debido a la incompetencia de la dirigencia opositora, insistió y repitió que el Presidente Nicolás Maduro es un dictador, usurpador e ilegítimo.

La estrategia es clara, repetir mil veces la mentira para convertirla en verdad.

Desmontemos la mentira:

1. Hubo elecciones presidenciales. Se realizaron el 20 de mayo de 2018, es decir, antes del 10 de enero de 2019, momento en el que de acuerdo con los artículos 230 y 231 de la Constitución se vence el período presidencial 2013-2019. Se estuviese violando la Constitución si las elecciones se hubiesen realizado después del 10 de enero de 2019, o peor aún que no se hubiesen realizado.

2. Fue la oposición venezolana la que solicitó el adelanto de las elecciones. Se realizaron en mayo y no en diciembre, como tradicionalmente se hacía, porque fue la oposición la que solicitó, en el marco del diálogo en República Dominicana, que se efectuasen el primer trimestre del 2018.

3. En Venezuela el voto es un derecho, no es un deber. Quienes de manera libre, aunque influenciados por algunas organizaciones políticas no democráticas que llamaron a la abstención, decidieron no asistir a votar están en su pleno derecho, pero en lo absoluto ilegitima el proceso electoral, más aún cuando eso implicaría desconocer e irrespetar a los 9.389.056 que si decidieron votar y ejercieron democráticamente su derecho al sufragio.

4. Participaron 16 partidos políticos en la contienda electoral (PSUV), (MSV), (Tupamaro), (UPV), (Podemos), (PPT), (ORA), (MPAC), (MEP), (PCV), (AP), (MAS) (Copei) Esperanza por el Cambio, (UPP89). En Venezuela no es obligatorio que todos los partidos políticos participen en los procesos electorales. Están en su pleno derecho de decidir si participan o no. Justamente porque nuestro sistema es democrático. El hecho de que 3 partidos (AD, VP y PJ) decidieron libremente no participar, no ilegitima el proceso electoral.

5. Se postularon 6 candidatos: Nicolás Maduro, Henri Falcón, Javier Bertucci, Reinaldo Quijada, Francisco Visconti Osorio y Luis Alejandro Ratti (los dos últimos decidieron retirarse).

6. Maduro ganó con un amplio margen, obtuvo 6.248.864 de votos, el 67,84%; le siguieron Henri Falcón con 1.927.958, el 20,93%; Javier Bertucci con 1.015.895, 10,82% y Reinaldo Quijada quien obtuvo 36.246 votos, el 0,39% del total. La diferencia entre Maduro y Falcón fue 46,91 puntos porcentuales.

7. Acompañaron el proceso electoral unas 150 personas, entre ellas 14 comisiones electorales de 8 países; 2 misiones técnicas electorales; 18 periodistas de distintas partes del mundo; 1 Europarlamentario y 1 delegación técnico-electoral de la Central Electoral de Rusia.

8. Las elecciones se realizaron con el mismo sistema electoral empleado en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en las cuales resultó ganadora la oposición venezolana. Sistema que es automatizado y sometido a auditorías antes, durante y después de los comicios. Sistema que garantiza los principios de “un elector, un voto” porque solo con la huella dactilar se desbloquea la máquina de votación; y garantiza el “secreto del voto”.

9. Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política.

10. Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados. No hay pruebas de fraude, no presentaron ninguna evidencia o denuncia concreta de fraude.

Las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron libres, transparentes, confiables, seguras y ajustadas a la Constitución y a las leyes a pesar del llamado antidemocrático a la abstención por parte de un sector de la oposición.

Son otros los que pretenden usurpar el cargo de Presidente de la República con el argumento de un supuesto vacío de poder, figura que no está contemplada en nuestra Constitución y la instauración de un “gobierno de transición”, figura tampoco prevista en la Carta Magna. Por si fuera poco, pretenden ejercer el poder fuera de nuestras fronteras violando el artículo 18 de la Constitución que establece que es Caracas la sede de los poderes públicos.

Así las cosas, son otros los usurpadores, ilegítimos y antidemocráticos.

Es ilegítimo y constituye un intento de usurpación el que algunos sectores de la oposición pretendan sostenerse en el apoyo de sectores extranjeros provenientes de gobiernos imperialistas para ejercer una autoridad que ni el pueblo ni la Constitución les da.

Repitamos mil veces estas verdades.

Ministro de Defensa venezolano:

“No aceptaremos jamás a un presidente impuesto”

El titular de Defensa del gobierno entregó su apoyo irrestricto al mandato de Nicolás Maduro y aseguró que la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado no es otra cosa que un golpe de Estado.

En conferencia de prensa transmitida en directo, el ministro de defensa del gobierno de Nicolás Maduro, Vladimir Padrino López, expresó su rechazo a la autoproclamación del diputado Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

En la ocasión, el secretario de Estado enfatizó en que el proceso actual que vive Venezuela “es vergonzoso, da pena. Está destinado al fracaso, al caos, no va a ser victorioso”.

Padrino manifestó que la posición oficialista es y será la de la defensa de “la Constitución y la soberanía (…) Vamos a cumplir ese juramento, el de defender nuestra patria” y aseguró que lo ocurrido el día miércoles es algo muy peligroso para la paz e integridad del país caribeño.

A la vez, el titular de Defensa aseveró que la autoproclamación del nuevo líder de la oposición como presidente encargado es, en realidad, un golpe de Estado. “Se ha pretendido instaurar un gobierno paralelo de facto, carente de legalidad, con el propósito de instalar caos y anarquía”.

En relación al reconocimiento de Juan Guaidó  como mandatario por parte de varios países como Estados Unidos, Chile, Perú, Paraguay y Brasil, entre otros, el dirigente chavista fue claro al señalar que esto se trata de un plan estadounidense para ” derrocar aquellos proyectos progresistas que les resultan incómodos a sus pretensiones” y rechazó cualquier tipo de acto injerencista de gobiernos extranjeros.

Finalmente, Vladimir Padrino enfatizó que el gobierno de Nicolás Maduro cuenta con la legitimidad que le entrega el haber sido electo de acuerdo a las reglas de la democracia. “Reconocemos como legitimo presidente, nuestro comandante en jefe, al ciudadano Nicolás Maduro Moros, quien resultó electo en elecciones libres y universales”.

Embajador de Venezuela sobre crisis por golpe de Juan Guaidó: “El pueblo se expresó en las urnas, no va a las armas”

Arévalo Méndez reiteró la posición del chavismo: "El presidente está en ejercicio pleno".

El embajador reafirmó que el panorama actual se debe a la presión e intervención de Washington en la oposición del país suramericano y explicó que el apoyo del Ejército a Maduro se debe a que "son una Fuerza Armada de origen popular y con consciencia de clase".

Desde que este jueves el líder opositor Juan Guaidó se autoproclamó “presidente interino” de Venezuela, han ido desencadenándose una serie de hechos que mantienen la expectación sobre cuál es el nuevo escenario que enfrenta el país.

Primero fue el presidente Nicolás Maduro quien apareció públicamente para revalidarse en el cargo y anunciar el quiebre de relaciones con EE.UU. Luego la comunidad internacional empezó a pronunciarse sobre lo ocurrido. En la órbita venezolana se instalaron México, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Rusia, Iran, China, Turquía, y Siria.

Desde Europa, la posición mayoritaria fue a favor de convocar nuevas elecciones y llamar al diálogo.

Este jueves la cúpula militar ratificó en redes sociales su respaldo a Maduro mientras, desde Washington, Donald Trump dijo que no retirará a los cuerpos diplomáticos de Caracas.

En Chile, el canciller Roberto Ampuero señaló que “no hay dos presidentes en Venezuela”, e insistió que el gobierno de Sebastián Piñera reconoce a Guaidó. Sobre la decisión del gobierno acerca del embajador de Venezuela en Chile, Arévalo Méndez, el ministro de exteriores opinó que la situación “es inédita” y que se está “estudiando”. Precisamente, ante los escenarios que se abren, El Desconcierto conversó con el Arévalo Méndez para conocer cómo avanza el escenario en el país suramericano.

– ¿Cuál es el clima social ahora mismo en Venezuela?

– Ayer vimos una demostración popular de mucha fuerza y presencia de los sectores populares, los sectores más afines con el proyecto social que se enmarca en los términos constitucionales, en la búsqueda de repuesto para combatir la pobreza, aumentar y preservar los derechos humanos, sociales, económicos, políticos, culturales, etc. Ayer salió el pueblo a manifestarse y vimos el volumen de una concentración que no tiene dudas, ni va a dar marcha atrás respecto a proyecto político que comenzó y que sigue dando resultados históricos en materia social y política en Venezuela.

– El presidente Nicolás Maduro dio una fecha límite de 72 horas a los cuerpos consulares y diplomáticos de EE.UU. para que abandonaran el país. Dijo que ponía fin a las relaciones diplomáticas con los estadounidenses. Sin embargo, Trump afirmó que no se va a ir nadie de Venezuela y que los cuerpos diplomáticos van a seguir ahí. ¿Cómo se enfrentará ese escenario?

– Esto se enmarca dentro de un mundo donde la mitad de los estados están subyugados a los EE.UU. y, la otra mitad, nos resistimos a esto. A esta hora, el presidente y su equipo deben de estar evaluando la negativa norteamericana. Nosotros no somos el patio trasero, no somos subyugados, no somos satélites de los EE.UU. Tenemos una convicción clara sobre nuestra soberanía, nuestra independencia. Y el presidente Maduro tomará las decisiones que encuentre correspondientes.

– Hoy también se informó de que el Ejército se cuadró al lado de Maduro. ¿Eso podría dar una garantía de mayor estabilidad ante la presión de Juan Guaidó?

– El presidente Maduro seguirá porque  fue una decisión del pueblo. Las fuerzas armadas venezolanas tienen características muy particulares en el continente. Son una fuerza armada de origen popular, muy centradas en la Constitución y la vía democrática y que se ha venido armando –moral y constitucionalmente– porque tiene consciencia de clase: está constituida por la clase popular, indígenas, personas afrodescendientes. Con estas características, y formada a partir de la visión sociopolítica y de soberanía que impulsó el presidente Chávez, se deslastraron de la herencia histórica de atender las teorías y manuales impuestos por Estados Unidos a muchos ejércitos latinoamericanos. Tenemos más de 10 años progresando y la doctrina militar bolivariana nos obliga a construir una nación a partir de soberanía, independencia, autodeterminación y dignidad.

– Le hago esa pregunta porque siempre se han presentado a las fuerzas armadas como el puntal capaz de sostener las distintas crisis que ha enfrentado Nicolás Maduro.

– La Fuerza Nacional Bolivariana hoy es una estructura sólida, unida, no hay fisuras. Constituyen un pilar, no el único. Estamos en un proceso de cambio, con las críticas que se hagan a la gestión de gobierno, pero hay un concepto claro que incentiva un apoyo al presidente Maduro, entre ellos las fuerzas armadas y la fuerza popular. Tenemos una Constitución, una democracia de alta intensidad, que no ha podido ser penetrada por quienes tratan de dibujar que esto es una dictadura. La oposición está fragmentada y sale a cumplir diligentemente las órdenes del vicepresidente norteamericano.

– Más allá de que Maduro es el presidente democráticamente elegido, ¿qué tan dividida está la sociedad venezolana en relación a las propuestas que está proponiendo?

– En todos los países hay divergencia de opiniones. Pero la elección en la que Maduro fue elegido está clara. No hay conflicto social. El presidente sacó 6,4 millones de votos en una votación de más de 9 millones que fueron a votar. El pueblo se expresó en las urnas, no va a las armas.

– Se lo pregunto porque estamos viendo muchas expresiones en la calle de parte de opositores y es evidente que Venezuela no enfrenta a  la misma situación que cualquier otro país de la región, tampoco a nivel internacional. 

– Es obvio que hay problemas: la caída de los precios de petróleo, la caída de la producción, etc. Pero la ecuación económica del país indica que el problema no es la carencia de recursos, es la acción geopolítica diseñada desde Washington y los factores externos que acompañan las políticas de dominación por parte de EE.UU. Pero uno termina de motivarse cuando ve lo que ocurrió ayer en Caracas con el acompañamiento al presidente, a pesar de los problemas.

– Ayer también en Chile salieron muchos venezolanos y venezolanas a plaza Baquedano para celebrar la autoproclamación de Guaidó, unas horas después que el propio presidente Piñera saliera a apoyarlo como “presidente interino”. ¿Qué opina de eso?

– No sé que celebraban porque el presidente Maduro está en ejercicio pleno. El presidente fue elegido en un acto electoral legítimo. Se colocaron muchas etiquetas de que es ilegítimo pero no lo explican. Es una campaña goebbeliana, dicen que no participó la oposición, cuando eso es falso; que no participaron todos los partidos políticos, pero ¿qué sistema electoral obliga la participación de todos los partidos? En Venezuela el voto no es obligatorio y la participación es altísima precisamente porque el voto no es obligatorio. El derecho a la protesta se respeta pero el presidente Maduro es el presidente legítimo porque fue elegido, tiene a las FF.AA con él y tiene al pueblo con él. Además, es el director de las financias públicas y el que manda en PDVSA. Si no tiene FF.AA., no tiene Banco Central, no tiene pueblo, no tiene las reservas, ni capacidad económica, política, militar y cultural para operar, no se puede ser presidente.

Rusia denuncia la "usurpación de poder" de la oposición

de Venezuela y alerta de un posible "baño de sangre"

Rusia afirmó este jueves que Nicolás Maduro es el legítimo presidente del país y denunció la "usurpación de poder" por parte de la oposición.

En un duro comunicado, el Ministerio de Exteriores de Rusia alertó de que el apoyo internacional al líder opositor Juan Guaidó como presidente es "un camino directo a la ilegalidad y a un baño de sangre".

"Solo los venezolanos tienen derecho a determinar su futuro. Una interferencia externa destructiva, especialmente en esta situación extremadamente tensa, es inaceptable", dice el comunicado.

A su vez, también el jueves, el portavoz del gobierno ruso, Dimitry Peskov, dijo que la posibilidad de una interferencia militar por parte de Estados Unidos sería "muy peligrosa e inaceptable".

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, también recordó en declaraciones de una revista ministerial quiénes eran los aliados de Rusia.

"Venezuela es nuestro amigo y nuestro socio estratégico", dijo el viceministro

"Estaremos, si lo desean, junto con este país en defensa de la soberanía, en contra del inadmisible quebrantamiento del principio de no intervención en asuntos internos", dijo Ryabkov, quien también destacó las consecuencias que tendría hacerlo.

"Creemos que sería un escenario catastrófico sacudir la base del modelo de desarrollo que hemos estado observando en la región de América Latina ".

"Advertimos en contra de eso", agregó.

Rusia y Venezuela son, en efecto, socios estratégicos pues mantienen acuerdos bilaterales que superan los US$6.000 millones en inversiones en los sectores petrolero, minero y armamentístico.

Pero Moscú no es el único socio que ha salido a defender la legitimidad de Maduro.

Otros aliados

China, otro actor clave en la geopolítica internacional, también expresó este jueves su apoyo al gobierno de Maduro a quien ha concedido créditos de más de entre US$50.000 millones y US$70.000 millones, según cálculos de la firma de análisis venezolana Ecoanalítica.

Pekín mostró el jueves "gran preocupación" por la nueva crisis política que vive Venezuela a la vez que aseguró que apoyaba los esfuerzos del gobierno venezolano de "preservar la soberanía, la independencia y la estabilidad del país".

"China siempre mantiene el principio de no interferencia en los asuntos internos de otros países, se opone a la intervención externa en los asuntos internos de Venezuela y pide a la comunidad internacional que de los pasos adecuados" dijo el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, en un comunicado.

Desde Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan llamó por teléfono a Maduro para brindarle su apoyo, declaró un portavoz del gobierno turco en Twitter.

"Nuestro presidente ha llamado y ha recalcado su apoyo al presidente venezolano Nicolás Maduro y le dijo '¡Mi hermano, Maduro. Aguanta, nosotros estaremos a tu lado!", dice el tuit de Ibrahim Kalin.

Erdogan visitó recientemente Venezuela en búsqueda de "avanzar en las relaciones bilaterales entre los dos países".

Entre los países latinoamericanos que han mostrado su apoyo están Cuba, cuyo presidente, Miguel Díaz-Canel, transmitió el miércoles su "apoyo y solidaridad" a su homólogo venezolano.

También lo hizo el presidente Evo Morales desde Bolivia que mostró su "solidaridad con Maduro" y acusó a "las garras del imperialismo de buscar nuevamente herir de muerte la democracia y autodeterminación de los pueblos de Sudamérica", en clara referencia a Estados Unidos.

México no ha apoyado explícitamente a Maduro, pero ha decidido mantenerse al margen y no suscribir la declaración de otros países que reconocen a Guaidó como presidente de Venezuela. Aplicando lo que en la diplomacia mexicana se conoce como doctrina Estrada, el principio de no intervención en los asuntos internos de otro país.

Michelle Bachelet pide que haya una

“solución política pacífica” en Venezuela

La ex Presidenta y actual Alta Comisionada de Naciones Unidas calificó de "muy preocupante" la situación que vive Venezuela.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se refirió a la compleja situación que afecta a Venezuela en estos días, tras la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

“Esperamos que haya una solución política pacífica, en la cual haya un diálogo político que nos permita llegar a una respuesta que tenga que ser pacífica“, declaró la ex mandataria a la AFP en la ciudad suiza de Davos, donde actualmente participa en el Foro Económico Mundial.

Bachelet calificó de “muy preocupante” la situación que vive el país y se sumó a lo declarado anteriormente por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, al abogar por el diálogo para evitar “un desarrollo de muertos y heridos” en el país latinoamericano.

CRITICAN POSICIÓN DEL GOBIERNO

CHILENO SOBRE VENEZUELA

El reconocimiento hoy por el presidente Sebastián Piñera de Juan Guaidó como autodenominado “presidente encargado” de Venezuela, promovió aquí un amplio abanico de opiniones muchas de las cuales cuestionan la posición del gobierno chileno.

Este miércoles, en una sorpresiva alocución desde el Palacio de La Moneda, Piñera dijo que su gobierno decidió reconocer como encargado a Juan Guaidó y “queremos darle nuestro total apoyo en su importante y trascendente misión para recuperar la democracia en Venezuela”.

Tal pronunciamiento fue aplaudido por los partidos de la derecha, pero no así por otras fuerzas del mundo político.

Desde la izquierda, el diputado Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, consideró que Piñera tomó el mismo rumbo que Donald Trump, en confabulación con otros países latinoamericanos y la OEA, de una forma irresponsable, pues esas acciones podrían provocar miles de víctimas en Venezuela.

Asimismo rechazó el accionar golpista de Estados Unidos, expresó el apoyo de su partido al pueblo bolivariano y llamó a buscar el diálogo en condiciones de paz, aunque  advirtió que la autoproclamación no tiene asidero constitucional en Venezuela, y Guaidó solo lo hace porque cuenta con el apoyo irrestricto de Estados Unidos.

Por su parte, el diputado Jaime Naranjo, del Partido Socialista, en declaraciones a una televisora local consideró la decisión del Gobierno de Chile como “una imprudencia diplomática absoluta, absurda”, que “no ayuda en nada al proceso democrático venezolano”.

Desde el Partido Humanista, el diputado Tomás Hirsch aseguró que aparecer validando, aprobando y reconociendo a un gobierno paralelo no ayuda en nada.

Hay un gobierno legítimo que es el de Nicolás Maduro y reconocer un gobierno paralelo es el peor favor que se le puede hacer a la democracia”, explicó y calificó la posición de La Moneda como “grave e inaceptable”.

Por su parte, el diputado de Revolución Democrática Pablo Vidal, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja, dijo no respaldar en lo absoluto al gobierno bolivariano, pero consideró que la postura del ejecutivo de Piñera es “preocupante e irresponsable”, más cuando pretende dejar fuera a Nicolás Maduro de la posible solución que tendría la crisis en Venezuela y apoyar a un gobierno “de facto” encabezado por Juan Guaidó.

En tanto, Daniel Jadue, alcalde de la comuna de Recoleta, en esta capital, opinó en su cuenta de Twitter que el intervencionismo de Estados Unidos en Venezuela vulnera el derecho internacional a la autodeterminación de los pueblos.

Asimismo aseveró que el Gobierno de Chile no puede cometer el mismo error de 2002 cuando reconoció la legitimidad de un grupo de golpistas que pretendieron sacar del poder al presidente Hugo Chávez y consideró que esa posición es irresponsable y debe ser rectificada.

EL LIBRETO DE LA AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA

Por Luis Beatón

Tras años de fracasos contra la Revolución Bolivariana en Venezuela, Estados Unidos introdujo variantes en sus planes de agresión al apostar por el reconocimiento del opositor Juan Guaidó como el legítimo presidente interino del país sudamericano.

‘Los ciudadanos de Venezuela han sufrido durante demasiado tiempo a manos del ilegítimo régimen de Maduro’, escribió Donald Trump en Twitter, lo que analistas entienden como un paso que acerca la agresión militar contra un Gobierno elegido en las urnas.

El mensaje de Trump fue una orden para la comparsa integrada por Canadá, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Argentina, Paraguay y Costa Rica, entre otros, que se unieron al desconocimiento del voto de los venezolanos al elegir a Maduro.

Eric Farnsworth, exdiplomático de Estados Unidos y vicepresidente del Consejo de las Américas, opinó que el movimiento de Guaidó y el rápido reconocimiento de Trump, fue ‘un punto de inflexión claro’, lo que para algunos expertos es lo mismo que una luz verde a los aprestos agresivos.

El anuncio del presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, de romper relaciones diplomáticas con Washington era de esperarse y pone a los venezolanos en pie de guerra para enfrentar a ‘toda costa’ lo que puede venir, según dijo el mandatario.

‘Estamos defendiendo el derecho a la existencia misma de nuestra República Bolivariana’, subrayó Maduro.

Los aprestos agresivos alcanzan hoy su máxima expresión y en este momento muchos se preguntan si la Casa Blanca tiene opciones mejores que Maduro dentro de una derecha fragmentada, carente de propuestas y de liderazgo creíble.

En este escenario, la Asamblea Nacional en desacato, algo que nunca quisieron arreglar, abrió el camino a un escenario imprevisible y con una lectura manida de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela empujó interpretaciones contrarias a los principios fundamentales de la norma en el caso de Guaidó.

Expertos legales afirman que la Constitución de la República no prevé ningún supuesto de vacío de poder y que en caso de faltas absolutas diseña un esquema en el que colaborando los poderes se da la continuidad de la República.

También que no existe posibilidad del Poder Legislativo de convertirse en el Poder Ejecutivo ni mucho menos en el Poder Judicial y esto no es una cláusula nueva sino el contenido de la doctrina de la separación de los poderes, algo que defienden los venezolanos.

La última ofensiva de Estados Unidos y sus aliados en América Latina presagia lo peor para Venezuela y para la región en su conjunto, según indica la evolución de los acontecimientos.

Lo real es que hay una crisis fabricada en Venezuela, incluso el propio Gobierno constitucional llama al diálogo y a la necesidad de integrar a los sectores de la oposición pero, esa no es la carta que le conviene a la administración de Trump, cuyos miembros apuestan por un gobierno que responda a sus intereses, en especial petroleros.

Las causas de la inestabilidad son múltiples pero se centran en el conflicto entre una oposición que recurrió al golpismo para oponerse a las transformaciones de la revolución bolivariana y se alió a Washington y a la derecha regional.

Este escenario plantea dos salidas a los venezolanos: el diálogo o la intervención armada, vía golpe duro, blando, invasión extranjera o como se le quiera llamar a los planes agresivos.

La oposición alimentada por la Casa Blanca desbarató en 2018 un acuerdo para realizar las elecciones presidenciales del año pasado con la concurrencia de toda la oposición.

República Dominicana fue testigo de ese intento que el dirigente opositor Julio Borges, con probable indicación de la Casa Blanca, tiró por la borda, pues este acuerdo no estaba en el guion del Departamento de Estado norteamericano.

Ahí entró el Grupo de Lima, que junta a los gobiernos derechistas de la región y promueve el desconocimiento del gobierno bolivariano y una solución de fuerza, que excluya al chavismo e instaure un gobierno proyanqui en Venezuela.

Hace varios meses, la visita de Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, a Colombia, despertó suspicacias y llevó a algunos a opinar que la orden de atacar a Venezuela ya estaba dada.

El general Tidd llegó a Colombia apenas dos días después de que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, se reuniera con el entonces presidente Juan Manuel Santos en tierras neogranadinas, para ajustar planes contra las autoridades de Caracas, entre ellos ordenar el fracaso del diálogo que debía concluir con la firma del acuerdo de convivencia pacífica en Santo Domingo.

La mesa contra Venezuela estaba servida y como dijo el académico y analista venezolano Sergio Rodríguez Gelfestein: Si aceptamos la conocida máxima de Von Clausewitz de que ‘la guerra es la continuación de la política por otros medios’, a la que Lenin le agregara ‘…por medios violentos’, tendríamos que afirmar que como se dice en términos militares: ‘la orden de combate fue dada’.

Unión Europea llama al diálogo en Venezuela

y no entrega apoyo a Juan Guaidó

La declaración de la UE solicita "un proceso político que lleve a unas elecciones libres y creíbles".

La alta representante de política exterior de la Unión Europea, la italiana Federica Mogherini, emitió un comunicado en el que se mantiene el rechazo a Nicolás Maduro pero sin apoyar la autoproclamación de Juan Guaidó.

"La UE pide con fuerza el inmediato comienzo de un proceso político que lleve a unas elecciones libres y creíbles, de acuerdo con el orden constitucional", señala el texto que debió ser autorizado por los 28 gobiernos que componen al gobierno europeo.

Informa El País que la posición consensuada en los últimos meses considera que las elecciones celebradas en mayo en Venezuela no fueron democráticas y se rechaza el proceso de reelección de Maduro por carecer de credibilidad y legitimidad.

EEUU pierde votación en OEA para reconocer

como "presidente interino" a Guaidó

El secretario de estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, vivió en directo el revés de la postura de la Casa Blanca sobre Venezuela en la cita desarrollada en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La petición norteamericana, secundada por otros gobiernos como Argentina, Brasil y Chile, de reconocer como "presidente interino" al opositor venezolano Juan Guaidó solamente obtuvo 16 de los 34 votos del foro regional.

En la cita, que fue interrumpida por una activista estadounidense que llamó a no apoyar un golpe de estado en Venezuela, Pompeo aseguró que preparan una ayuda de $20 millones a la oposición a Nicolás Maduro para ser entregado "en cuanto sea posible".

La embajadora venezolana ante la OEA, Asbina Ixchel, rechazó la propuesta de emitir una declaración a favor de Gualdó: "El comunicado que se leyó aquí no es una declaración de la OEA, es un simple panfleto. No se puede engañar a la opinión pública".

Gobierno de Venezuela acepta el llamado

al diálogo propuesto por México y Uruguay

El gobernante recalcó que debe incluir a "todos los sectores políticos, sociales, culturales, económicos e institucionales".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se mostró dispuesto al llamado al diálogo que hicieran los gobiernos mexicano y uruguayo, luego del anuncio de intervención hecho por Estados Unidos y la autoproclamación de Juan Guaidó.

"Los gobiernos de México y Uruguay propusieron un proceso de diálogo para resolver los conflictos en Venezuela. Les digo que estoy de acuerdo y listo para iniciar el diálogo", manifestó el gobernante en su visita al tribunal supremo de justicia.

El mandatario venezolano agregó que "estoy de acuerdo en una iniciativa diplomática para el diálogo nacional en Venezuela, estoy listo para el diálogo, para el entendimiento, para a la negociación, para el acuerdo", agregando que debe incluir a "todos los sectores políticos, sociales, culturales, económicos e institucionales de la nación".

Sobre el actuar de Guaidó, quien se mantiene en la sede de una embajada extranjera, Maduro recalcó que "queda en manos del poder judicial. La justicia es la madre de todas las virtudes republicanas. Es un tema que escapa a mis propias funciones".

ClariNet