ASUME-AMLO

López Obrador es presidente
de México a partir del primer
minuto de hoy, con gestos y
acciones que rompen con el
pasado.

Recibió el bastón de mando de líderes indígenas y convirtió la residencia presidencial de Los Pinos en un parque público.

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) asume hoy la presidente de México con el desafío de mostrar que es un político diferente a sus antecesores no sólo en sus gestos, sino sobre todo en cuanto a las medidas que tomará durante su gestión para concretar la transformación que necesita su país. 

AMLO sucede a Enrique Peña Nieto, quien concluye un mandato marcado por la baja popularidad y unos niveles de corrupción y violencia históricos que han dejado en un segundo plano algunas reformas que ha puesto en marcha. Peña Nieto, que llega hoy a su país tras asistir a la cumbre del G20 en Buenos Aires, ayer firmó el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) después de largos meses de negociación y tensión para renovar el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. La firma constituye un alivio para las empresas de los tres países, después de la feroz oposición del presidente de EE.UU., Donald Trump, a la renovación del acuerdo. Sin embargo la violencia y la corrupción han sido la constante del sexenio del hoy ex presidente.

Los actos programados durante la jornada se iniciaron a las 09.00 hora local cuando comienzó la apertura de la sesión en la Cámara de Diputados de México, en el Palacio Legislativo, donde intervenieron los distintos grupos parlamentarios.

Sin  embargo, López Obrador es presidente de México a partir del primer minuto de hoy, como marca la legislación mexicana, aunque la ceremonia formal de investidura se hizo 11 horas después en el Congreso.

A las 10.30 horas AMLO) salió de su domicilio particular en Tlalpan, sur de la Ciudad de México, con destino a la Cámara de Diputados. Media hora más tarde arrancño la ceremonia de transmisión de poderes, en la que Peña Nieto, entregó la banda presidencial al presidente de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo, y éste la entregó a López Obrador, quien juró el cargo. A continuación, el nuevo presidente ofreció un discurso a la nación de una hora que finalizó con el himno mexicano.

En tanto, a las 13.00 horas, López Obrador se trasladadó desde la Cámara de Diputados hasta el Palacio Nacional, situado en la céntrica plaza del Zócalo. En ese lugar, ofreció a las 13.30 horas una recepción privada a jefes de Estado y de Gobierno donde estarán, entre otros, el Rey Felipe VI de España; el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entre otros.

Posteriormente, a las 16.00 horas comenzará una fiesta popular con eventos culturales en el Zócalo para celebrar la investidura de López Obrador. Una hora más tarde el nuevo presidente dará un discurso desde el balcón del Palacio Nacional dirigido a la multitud congregada en el Zócalo. 

Uno de los cambios principales se dará con la entrega, por primera vez, del bastón de mando por parte de los representantes de los pueblos indígenas de México a un mandatario. Este acto tendrá lugar en el Zócalo sobre las 18.00 hora local. Posteriormente, López Obrador se trasladará a su domicilio y el festival será clausurado a las 21.00 horas.

“La investidura de López Obrador será una modificación de raíz a los rituales a los que nos tenían acostumbrados los presidentes mexicanos en su toma de posesión” dijo El académico Sergio Aguayo. Con un programa que abarca 12 horas de actividades, Aguayo dijo que el político, de 65 años, ya ha dado varias señales de que ‘quiere ser diferente’ y lo quiere ratificar el día de su toma de posesión de diferentes maneras”. Como ejemplo, puso la desaparición del Estado Mayor Presidencial, guardia que se encargaba de la seguridad del presidente, y de la decisión de utilizar aviones comerciales en lugar del avión presidencial. 

En Ciudad de México, todos los preparativos están en marcha, no solo para el acto de transmisión del mando sino también para los cambios que hará el nuevo Gobierno. Hoy a la mañana se abren las puertas de la residencia oficial de Los Pinos, que dejará de ser la casa presidencial y se convertirá en un centro cultural, y habrá una serie de conciertos. 

López Obrador, ex alcalde de centro-izquierda de Ciudad de México (2000-2005), de 65 años, seguirá viviendo en su casa en el sur de la ciudad hasta alrededor de junio del año próximo, cuando su hijo menor termina la escuela primaria. Después se mudará al Palacio Nacional en el centro de la capital o rentará una vivienda.

Algunos de los jefes de Estado ya se encuentran en México, entre ellos el rey Felipe VI de España, así como invitados especiales de López Obrador como el cantante cubano Silvio Rodríguez. Se espera la presencia de unos 15 jefes de Estado o de Gobierno en la toma de posesión, casi todos latinoamericanos, entre ellos el venezolano Nicolás Maduro y el cubano Miguel Díaz-Canel. La lista fue ampliando en los últimos días. Por Estados Unidos encabezará la delegación el vicepresidente, Mike Pence.

La mayoría de los presidentes que asistirán son de Centroamérica y el Caribe, así como el peruano Martín Vizcarra, el ecuatoriano Lenin Moreno y el colombiano Iván Duque, socios de México en la Alianza del Pacífico, según la lista difundida por el Congreso.

"No tengo derecho a fallar"

Investido como presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador expresó: “Acepto el reto. No tengo derecho a fallar. Bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme”. Y anunció la separación definitiva del poder público del poder económico que, acusó, durante décadas se alimentaron mutuamente al cobijo del modelo neoliberal, que “resultó una calamidad” para México.

En un discurso de casi una hora y 22 minutos ante el pleno del Congreso de la Unión, su gabinete, invitados especiales, gobernadores y empresarios, advirtió:

“Trabajaré 16 horas diarias para dejar, en seis años, avanzada la obra de la transformación y obstaculizar la regresión”.

A las 11:22, López Obrador rindió protesta y juró desempeñar el cargo de Presidente que “el pueblo me ha conferido de manera democrática”.

Ante el pleno de la Cámara de Diputados –donde hace 13 años se le retiró el fuero como jefe de Gobierno capitalino- hizo un “llamado de urgencia” al Poder Legislativo para aprobar la reforma a la Constitución que le permita contar con una Guardia Nacional.

López Obrador reiteró que no habrá persecución desde el poder Ejecutivo contra funcionarios “del pasado” que incurrieron en actos de corrupción, ya que lo fundamental es “evitar los delitos del porvenir”.

Dejó claro que las autoridades judiciales desahogarán, “con absoluta libertad” los casos de corrupción denunciados. “Que se castigue a los que resulten responsables pero que la presidencia se abstenga de intervenir”, dijo.

Esta nueva etapa, recalcó, “la vamos a iniciar sin perseguir a nadie, porque no apostamos al circo y a la simulación. Queremos regenerar de verdad la vida pública de México. Además, siendo honestos, como lo somos, si abrimos expedientes nos limitaremos a buscar chivos expiatorios como se ha está hecho siempre”.

“Se tendría que empezar por los de mero arriba, tanto del sector público como del privado y no habría juzgados ni cárcel es suficiente y lo más delicado lo más serio meteríamos al país en una dinámica de fractura, y confrontación”, cuando lo fundamental es la reactivación económica y la pacificación del país”.

El presidente López Obrador agregó que por ello propuso al pueblo de México “que pongamos un punto final a esta horrible historia. Mejor empecemos de nuevo”.

La primera parte de su discurso la dedicó a cuestionar el modelo neoliberal y los saldos que le dejan los gobiernos que aplicaron una política económica que, dijo, sólo generó pobreza, desigualdad y llevó a miles de mexicanos a vivir de la informalidad o de la delincuencia.

Si bien de inicio agradeció al ex presidente Enrique Peña Nieto no intervenir en la elección, enseguida reprochó que en su mandato la deuda nacional llegó a 10 billones de pesos.

Recalcó que él podrá ser juzgado por corrupción, como cualquier ciudadano.

López Obrador: Treinta años en la lucha

Primero de diciembre de 2018. Treinta años de lucha. De los pozos petroleros a Palacio Nacional, el camino ha sido largo. Otros se hubieran rendido, pero no Andrés Manuel López Obrador, que si algo lo caracteriza es su tenacidad. O necedad, dirán algunos. Luego de tres intentos por llegar a la Presidencia de México, hoy lo hace, con el mayor respaldo popular que haya tenido un mandatario desde el general Lázaro Cárdenas.

En 1994, López Obrador es candidato para gobernador de Tabasco. Tras unas elecciones que son denunciadas como fraudulentas, se otorga la victoria a su contrincante del PRI, Roberto Madrazo Pintado. López Obrador llama a la resistencia, impugna la elección y participa en el bloqueo de instalaciones de Pemex. Realiza una Caravana por la Democracia y se instala en plantón en la Zócalo capitalino. La imagen es del 6 de junio de 1995, al salir de las oficinas de Pemex. Foto Ernesto Ramírez

En 1996, López Obrador encabeza bloqueos de instalaciones petroleras en Tabasco para exigir indemnizaciones a más de 40 mil campesinos y pescadores afectados por las actividades de Pemex. La imagen es durante el bloqueo del pozo petrolero de San Nacajuca, el 14 de febrero. En este sitio, soldados y policías federales rompieron el bloqueo y más de 200 personas fueron encarceladas. Foto Ernesto Ramírez/ La Jornada

En el año 2000, López Obrador contiende por la jefatura de Gobierno del DF, pero su registro es impugnado por el PRI, PAN y PARM, bajo el argumento de que no cumple la cantidad de años vividos en el DF, requeridos para ocupar ese cargo. En la imagen, del 5 de mayo, en el Zócalo se realiza un acto en apoyo a la candidatura de López Obrador, con la participación de Cuauhtémoc Cárdenas, entonces jefe de Gobierno. Durante el mitin, López Obrador anuncia que se llevará a cabo una consulta para ver si la ciudadanía está de acuerdo con su candidatura.

López Obrador: Treinta años en la lucha

https://www.jornada.com.mx/ultimas/2018/11/30/lopez-obrador-treinta-anos-en-la-lucha

ClariNet