CRISTINA

La ex presidenta argentina
Cristina Fernández de
Kirchner lanzó formalmente
este martes el
Frente Unidad Ciudadana.

Por Stella Calloni

Convocando a unirse “porque estoy profundamente convencida de que esta etapa histórica de agresión neoliberal a todos los estamentos de la sociedad no es una cuestión de partidos políticos”, al regresar a a la arena política en un multitudinario acto.

El día en que se recuerda la creación de la bandera argentina, en un abarrotado estadio de Arsenal de Sarandí, en Avelllaneda, provincia de Buenos Aires, y miles de manifestantes en las calles adyacentes, que obligaron a poner una enorme pantalla para los que no pudieron ingresar, el acto reunió a militantes kirchneristas, peronistas y distintas agrupaciones políticas, sociales y sindicales que ovacionaron emocionados a la ex mandataria.

Los gritos de ¡Cristina senadora! y ¡Cristina presidenta!, evidenciaron la ansiedad con que la esperaban como una líder natural con capacidad para enfrentar el momento crítico que vive el país. Su mensaje fue claro, convocarlos a la unidad para poner freno en las próximas elecciones a esta situación y llamando a la organización política para enfrentar estos desafíos describiendo todo lo que se ha perdido en un año y medio de gobierno de Macri.

Pidió especialmente que no hubiera insultos cuando se hacía referencia a la situación. Los insultos se los dejamos a ellos, afirmó y llamó a luchar por una unidad efectiva.

Al explicar que la crisis afecta a millones de argentinos del partido que sea, la ex mandataria reflexionó cuando vienen esas facturas de luz con sumas desorbitantes ¿vienen con un loguito de la UCR (Unión Cívica Radical ) o del PJ (Partido justicialista)? No, vienen con loguito de Edenor o Edesur, que ya sabemos bien quiénes son, y consideró que Unidad Ciudadana trata de representar los intereses de los hombres y mujeres de carne y hueso.

“Si los remedios siguen aumentando, si nos siguen endeudando. ¿De qué 2019(elecciones presidenciales) me están hablando? Yo quiero que los argentinos lleguen a 2019, no un dirigente…¿Qué ganamos con la especulación? Se trata de nuestro país, de Argentina, y que pueda volver a tener futuro”, advirtió.

En medio del acto, Cristina Fernández llamó al escenario a personas que se acercaron a su llegada planteando sus problemas y dramas. Entre ellos científicos del Conicet, que perdieron sus becas de investigación, desempleados, jubilados, nietos restituidos, trabajadores, y discapacitados (un matrimonio de ciegos) y en todos los casos la multitud respondía emocionada.

Testimonios de vidas como en un naufragio que hicieron llorar a más de uno entre los presentes. La tragedia de todos aquellos en carne y hueso evidenció el desesperanzador momento político que se está viviendo.

A los pedidos de Cristina, senadora o Cristina, presidenta, respondió: He tenido todos los honores y los cargos que ustedes me han dado, vengo ahora a sumarme como una más, a poner la cabeza y el corazón, vengo a sumarme a este espacio porque esta preocupación, esta indignación, esta tristeza que también recorre a la sociedad me conmueve también.

“Siento que les han desorganizado la vida a la sociedad, la gente tenía su vida organizada podía planificar a fin de mes, tenía su sueldo, juntar para las vacaciones, ahorrar para la cuota del auto o la bolsa de cemento. Tenían la vida organizada y eso es lo que han venido a romper”, sostuvo cruzando al gobierno de Cambiemos.

La ex mandataria aseveró que lo que se necesita es ponerle un límite a este gobierno en las próximas elecciones para que pare el ajuste, y señaló a los que intentan confundir hablando del pasado. El problema que tenemos es que con ellos no tenemos futuro, dijo y afirmó que Unidad Ciudadana tiene que representar las voces, los intereses, las necesidades todos los problemas que hoy tiene la sociedad y se desmarcó de los dirigentes políticos que especulan con las elecciones presidenciales de 2019.

Otro escenario

El presidente Mauricio Macri y una comitiva gubernamental realizó el acto del Día de la Bandera en Rosario, Santa Fe, en medio de estrictas medidas de seguridad y un vallado, que impidió al pueblo rosarino acercarse -como siempre lo hizo- al acto, donde intentó reivindicar a su gobierno.

Sólo se había permitido la entrada de unas 600 personas. “Por primera vez desde el retorno a la democracia, no se realizó el desfile cívico, lo que generó mucho malestar en las autoridades locales y también entre los ex combatientes de Malvinas, quienes se retiraron del acto una vez que terminaron de entonar el Himno Nacional. No fueron los únicos descontentos con la presencia del mandatario nacional. Integrantes de la Multisectorial contra los Tarifazos, que el año pasado fueron reprimidos por la Gendarmería cuando intentaron acercarse al Monumento Nacional a la Bandera, se concentraron a unas pocas cuadras del lugar para reclamar por las políticas económicas del gobierno nacional, aunque en esta oportunidad no se produjeron incidentes.

En los últimos actos a los que ha concurrido el presidente o la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, ha habido escraches (denuncia, señalamiento público) y reclamos de ciudadanos en rebelión contra las medidas de ajuste, la inflación, el desempleo -en este primer trimestre se perdieron más de 200 mil empleos, lo que lleva la cifra a casi 700 mil desempleados en todo el país.

La situación se agrava día a día y los anuncios sobre nuevos endeudamientos son resistidos por economistas de izquierda y de derecha. Pero el presidente sostuvo en Rosaario que todo estaba mejor en el país, ante el asombro de los asistentes. Son escenarios en medio de una campaña electoral que ha comenzado con varias sorpresas hacia las legislativas de octubre próximo.

(*Publicado en La Jornada de México)

El nuevo tono en la campaña de Cristina

Martín Granovsky| Según la idea de Cristina, Unidad Ciudadana debería encarnar el freno a Macri en medio de la caída del empleo, el corte del acceso a remedios, la suba de tarifas y la deuda en alza. Un discurso sin tono burlón con casos concretos de angustia por la situación social.

Por primera vez sin tacos altos en público, la ex presidenta no usó el tono burlón de otras veces, esquivó las frases autorreferenciales y se privó de temas clásicos como el cuestionamiento a los grandes medios de comunicación. Seguramente no abandonará para siempre esos puntos, pero pareció haberlos apartado para poner de relieve las escenas de la vida cotidiana en medio de la caída económica.

Parte del discurso recogió los 15 puntos de campaña que CFK difundió el 14 de junio, y sobre todo el número uno, con datos sobre la pérdida de medio millón de empleos formales e informales desde que asumió Macri el 10 de diciembre de 2015 y con la propuesta de un aumento de emergencia y la suspensión de despidos por un año.

Por eso figuró la condena a la “suba irracional de tarifas”, que en Arsenal tildó de “delirante”, y el cuestionamiento a las tasas de interés altas para el financiamiento, “además de la deuda de casi 100 mil millones de dólares ya contraídas” y la última, a 100 años.

¿Y los partidos? “Los partidos hablan distintos idiomas pero la matemática es una sola y no les dan los números a los trabajadores, a las pymes, a los científicos, a los comerciantes”, procuró concretar.

“Tenemos que organizarnos, porque a la entrada vi jubilados con remedios que ya no están y lo importante es canalizar esta fuerza, esta decisión ciudadana”, dijo. “La agresión neoliberal supera a todos los partidos políticos. Cuando van al supermercado, ¿a alguno le hacen una rebaja porque es de un partido o de otro? Cuando despiden en la fábrica, las suspensiones y los despidos vienen con nombre y apellido de carne y hueso. De eso se trata Unidad Ciudadana.”

(Extracto de nota en Página 12)