PLACERES

El sexo anal lo creas o no,
todavía sigue siendo un tabú
para muchas mujeres, pero si
tienes confianza con tu pareja
y quieres probar nuevas formas
de diversión en la cama, puedes
encontrar en esta
práctica un gran filón.

Si eres una principiante que comienza a interesarse por ello, debes saber que existen muchos más movimientos que la clásica postura del perrito. De hecho, esa es una de las menos placenteras y cómodas cuando comienzas a practicar sexo anal. 

Para descubrirte las mejores posturas de sexo anal junto con los mejores consejos para darle rienda suelta a esta fantasía, hemos hablado con la experta en 
sexo y relaciones Cate Campbell, que explica que antes de empezar a practicarlo "hay que tener en cuenta que este es un juego totalmente distinto al coito" y por ello requiere algo más de dedicación, preparación... Y lubricante.

"Explorar el área anal de forma previa a la penetración. Es muy importante para que ambas partes estén relajadas y descubran cómo responde el cuerpo a esta estimulación", explica Campbell. "Empieza con 
masajes y juegos preliminares y descubre la zona con vuestros dedos (¡uñas siempre cortas!), lengua o juguetes sexuales antes de pasar a la penetración". 

Puede que estés acostumbrada a practicar sexo de una forma más "tradicional" pero debes saber que el sexo anal también es muy común entre parejas heterosexuales y con él puedes descubrir muchas formas de placer que anteriormente desconocías.

Una vez que te sientas preparada y convencida de que te apetece hacerlo, prueba con alguna de estas 20 posturas para practicar sexo anal y ampliar tu repertorio sexual...

El ventilador

El ventilador aporta toda una nueva dimensión al sexo anal con un nuevo ángulo para la penetración. Con esta posición, el hombre penetra a la mujer alcanzando una profundidad que no se puede lograr con otras posturas.

El chico penetra a la mujer por detrás, controlando el movimiento y con la posibilidad de estimular con las manos el pecho o la vagina también. Y ella mientras... ¡A disfrutar!

El mono

Esta vez vuelves a llevar tú el ritmo. Para llevar a la práctica esta postura de sexo anal haz que tu chico se tumbe boca arriba y acerque sus rodillas a su pecho. Entonces tú colócate de espaldas a él sobre sus muslos y deslízate hasta que su pene esté dentro de ti. Para que sea más fácil, apóyate en sus piernas con las manos y agarraos para tener más estabilidad. 

"En esta postura de sexo anal, la mujer puede deslizarse por el pene de su chico y de esta forma tener el control de la profundidad", concluye Cate. 

Pincho moruno

Si ya estás cansada de probar con la cucharita, esta postura de sexo anal es una gran alternativa. Esta vez tus manos están libres para estimular tu cuerpo o el de tu chico mientras es él quien debe hacer todo el trabajo duro.

Tu pareja debe estar apoyada de lado, de forma que hagáis un ángulo recto entre los dos.Pon tus rodillas en forma de puente de manera que él esté por debajo. Una vez más, tu ano estará más relajado y preparado para la penetración con esta postura. ¡Que empiece la diversión!

La amazona

Si quieres añadir un extra a tu vida sexual, entonces toma nota de este consejo: usa accesorios. Con la amazona, sales de la rutinaria cama para descubrir que el placer también es posible sobre un taburete. 

Una vez más tienes tú el control de la situación, y una vez más debes colocarte a horcajadas sobre tu chico para practicar esta postura de sexo anal. Asegúrate de que tanto tus pies como los suyos tocan el suelo, porque es indispensable para conseguir algo de equilibrio. 

La pierna arriba

Como decíamos, abrirlas piernas te da un extra de placer, así que como podrás imaginar, esta postura te puede hacer ver el cielo. Túmbate boca arriba y levanta una pierna. Deja que tu chico se siente entre medias colocando la pierna levantada sobre su hombro. 

Ésta es la mejor postura de sexo anal para un contacto total con tu pareja, pues os estáis mirando fijamente y él tiene una mano libre para acariciarte y tú puedes hacerlo con las dos... O disfrutar de las vistas como en la imagen.

La montaña mágica

La postura clásica que cualquiera se imagina cuando practica sexo anal es con la mujer agachada y el hombre accediendo a ella desde detrás.Con la montaña mágica la idea es la misma, pero es muy diferente a su vez. En este caso el hombre toma el control, y lo hace abrazándote desde detrás, lo que supone un momento íntimo y de contacto pleno.

El truco en esta ocasión está en los cojines que dan forma a esta postura y la hacen cómoda y fácil. Además, desde este ángulo la profundidad es maravillosa. ¡Pruébalo!

Autobús de dos pisos

Tras la postura de la cucharita íntima, esta puede ser una postura anal de continuación perfecta. Aquí sigues teniendo la intimidad de la posición anterior pero tienes algo más de control sobre la situación. 

En esta postura, tu chico se tumba boca arriba mientras que tú haces lo mismo pero sobre él. Tú debes arquear un poco la espalda hasta recostarte sobre su pecho, apoyándote de tus codos. 

Mientras tú mantienes tus piernas dobladas y tus pies a la altura de sus rodillas, él debe sujetarte por la cintura mientras te penetra con movimientos suaves. Si te gusta la sensación, es el momento de seguir probando las siguientes posturas.

Cowgirl al revés

Ésta es una de las posturas más populares para practicar sexo anal. Lo más positivo es que estás encima y puedes controlar la velocidad y la profundidad de la penetración. Además él tendrá unas vistas perfectas, por lo que le encantará a tu chico también.

Aquí vuestras manos están libres para exploraros mutuamente, ¡así que no pierdas la oportunidad! Recuerda que en esta postura tu chico debe tumbarse con las piernas juntas, mientras tú te sientas de rodillas a horcajadas sobre él. 

La cucharita íntima

Para Cate Campbell, esta íntima y sexy postura es la manera correcta de empezar a practicar sexo anal. Primero haz que tu chico se tumbe detrás de ti uniendo las piernas y doblándolas juntos, lo cual es perfecto porque hará que los dos estéis relajados (que es la clave para disfrutar el sexo anal) y además él tendrá acceso a otras partes de gran importancia como el pecho o el clítoris.

"Esta postura de sexo anal es una gran idea para empezar con esta práctica, especialmente si la mujer se inclina hacia adelante y aleja sus piernas de su cuerpo, lo cual automáticamente provocará la apertura del esfínter externo", explica Cate.

La mariposa

Con la mariposa conseguirás un ángulo perfecto para la penetración anal. Puede que a simple vista no parezca la postura más cómoda del mundo (ayúdate de cojines), pero sin duda es también muy placentera, ya que permite una gran profundidad en la penetración.

Además, él va a tener una visión excepcional de la situación, así como contacto directo con tu mirada, lo cual es otro plus. 

La canasta

Con la canasta, puedes tener un control exacto de la profundidad de penetración durante el sexo anal. Mientras, tu chico te sujeta con las manos, lo cual se agradece porque minimiza el esfuerzo y multiplica el placer.

Además, el tendrá acceso directo a tu pecho con su boca y es una posición de lo más íntima. ¡Merece la pena probarlo!

La bisagra

Ahora nos estamos dirigiendo hacia los reinos del perrito con la bisagra. En realidad, en esta postura de sexo anal tú sigues estando arriba...Más o menos. Aunque en esta ocasión será él quien tome las riendas de la situación.

Colócate a cuatro patas apoyándote sobre los antebrazos y con las piernas abiertas. Mientras, él se apoya con una mano y una rodilla en el suelo (que debe quedar entre tus piernas) y con la otra mano te sujeta y empuja hacia él para facilitar la penetración. 

Escalera de color

Recuerda que en la variedad está el gusto. No tienes por qué hacer el amor siempre en la cama o en tu dormitorio. Gran parte de la diversión depende de hacer cosas nuevas y excitantes, así que... ¿Por qué no probar con una postura de sexo anal de calor en las escaleras? 

Un consejo es que, aunque hagáis el amor ahí, utilicéis cojines para no haceros daño en las rodillas. A partir de ahí... ¡Que te diviertas!

El triángulo luminoso

Y volvemos a las posturas más íntimas. Un cara a cara de lo más sensual con esta variante del misionero. Mucha gente piensa que esta posición es inviable para practicar sexo anal, pero se puede y ¡es de lo más excitante!

"Es posible, con paciencia y práctica, lograr este cara a cara", explica Cate. "Se puede hacer con la mujer debajo y el hombre encima, pero ayuda más si ella tiene las piernas dobladas y hacia arriba, agarrando al hombre por los hombros", concluye. Sin duda una postura muy llamativa para comenzar a practicar el sexo anal con tu pareja.

El loto reclinado

Abrir las piernas tiene un efecto realmente positivo cuando se trata de practicar sexo anal. El loto reclinado os permite otro íntimo cara a cara pero la penetración se vuelve más sencilla y, además, se crea un ángulo perfecto para vivir una gran experiencia.

El golpe lateral

El golpe lateral es una de las posturas más sensuales para el sexo anal. Ya te hemos contado que la clave es que estés relajada (además del lubricante) para que la penetración sea sencilla y placentera, y con esta postura de sexo anal es muy fácil conseguirlo. 

Mientras se adentra en ti puede probar a masajearte la espalda o acariciarte, de forma que te relajes y sea una montaña rusa de sensaciones. Además, el ángulo no permite una penetración muy profunda, así que es poco probable que te haga daño (al menos es más suave que el perrito).

El cruce

El cruce es otra gran postura para el sexo anal. Es una variación de la postura anterior pero igual de efectiva para conseguir placer. En este caso debes tumbarte boca abajo y abrir las piernas pero en vez de poner una sobre el hombro del chico, déjala doblada pegada a su cuerpo. Si te gusta sentir que él toma las riendas, esta postura de sexo anal te encantará.

El clip

Aunque es un poco de esfuerzo extra, no hay razón para que no disfrutes esta postura de sexo anal. Con la postura del clip, tú estás sentada encima de tu chico, mirándole a la cara, lo cual te permite llevar el control y él, por su parte, tiene unas vistas inmejorables y acceso directo a tu clítoris.

"Cuando la mujer está encima tiene más control y es capaz de ponerse de tal forma que consiga la mayor excitación posible. En algunas posturas se estira la piel y el músculo alrededor del ano y esto permite que también se estimule el clítoris. Aunque es algo que requiere práctica", cuenta Cate.

Si te gusta mucho esta postura, entonces prueba a tumbarte hacia atrás arqueando tu espalda (justo como en la foto) para una sensación extra de penetración.

El caballo salvaje

Tener el control es especialmente importante en el sexo anal porque es un área delicada y es crucial que sepas en cada momento qué está pasando ahí abajo. Por eso, las posturas en las que estás encima es apostar a caballo ganador. O a caballo salvaje, en este caso.

Tu chico debe sentarse de piernas cruzadas y recostarse hacia atrás apoyándose con los brazos. Entonces tú tienes que sentarte a horcajadas sobre él. Esta postura para practicar sexo anal te permitirá mucha intimidad con tu pareja y además es también apta para estimular el clítoris.

Para que visualices mejor todas y cada una de estas posturas de sexo anal no te pierdas las ilustraciones de nuestro álbum.Te servirán de guía para comenzar a disfrutar del sexo, y si todavía no lo has probado comenzar a practicar el sexo anal, todavía más si cabe con tu chico.

https://www.enfemenino.com/pareja/album1246609/posturas-sexo-anal-0.html#p1

ClariNet