CLITORIS

Estos son los condoros
más comunes que se
cometen al hablar
sobre el clítoris.

Una nota de Radio Bíobío resalta, por ejemplo, caer en el fatal error de “estimularlo bruscamente” o “pensar que el orgasmo clitoriano es menos válido”. Por su lado, también se advierte que están equivocados quienes creen que “todos los clítoris son iguales”.

La radio Bíobío realizó una comentada publicación en la que expone los 5 errores que más cometen las personas al momento de hablar sobre el clítoris.

En ese sentido, la nota del medio antes mencionado resalta, por ejemplo, caer en el fatal condoro de “estimularlo bruscamente” o “pensar que el orgasmo clitoriano es menos válido”.

Por su lado, también se advierte que están equivocados quienes creen que “todos los clítoris son iguales”.

A continuación te dejamos los errores más comunes destacados por la publicación:

Sobre la estimulación la información de la radio apunta a que “si es estimulado torpemente o más bien, bruscamente, esto en vez de generar placer, generará dolor y molestia, apagando cualquier sensación placentera”.

Respecto al orgasmo clitoriano se indica que “Sigmund Freud fue el primero en diferenciar un orgasmo clitoriano a uno vaginal, agregando que el primero era propio de las mujeres inmaduras y con problemas sexuales mientras que el segundo era conseguido por mujeres saludables.

Esta teoría fue validada durante años repercutiendo negativamente en la sexualidad de muchas mujeres que se vieron frustradas por sólo conseguir orgasmos mediante la estimulación del clítoris”.

A quienes creen que los lubricantes no sensibilizan el clítoris se les aclara que existen productos que sí cumplen con esta función y no sólo se limitan en entregar una lubricación extra a la vagina.

El error más común es creer que todos los clítoris son iguales, ya que incluso “hay algunos que son más sensibles que otros, por lo que la estimulación óptima va a depender de cada mujer.

Por lo mismo, es muy importante que la mujer conozca su cuerpo lo suficiente como para saber qué es lo que le agrada y qué no o cómo le gusta ser estimulada y cómo no”.

En otros pasajes se advierte que hay personas que no saben dónde se ubica el clítoris: “Su punta se asoma en la parte superior de la vulva y se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo, rodeando el tercio inferior de la vagina”.

ClariNet