6CAUSAS

Aunque puede ser muy
tentador resolver nuestra
falta de deseo sexual con
una pastilla u otro estimulante
momentáneo, hay aspectos
de nuestra vida que pueden
estar afectando nuestra
sexualidad sin que
seamos conscientes de ello.

En BBC Mundo, recopilamos una lista de seis cosas que te gustaría considerar.

1. Un medicamento

Quizás comenzaste un tratamiento médico y uno de los fármacos que estás tomando tiene entre sus efectos secundarios la reducción del libido.

De acuerdo con Diabetes UK, una organización de caridad dedicada a ayudar a las personas que sufren esa enfermedad en Reino Unido, tanto hombres como mujeres "pueden experimentar disfunción sexual causada por factores físicos o por un medicamento que esté tomando o ambos".

De hecho, medicinas contra la presión alta y la depresión pueden afectar el deseo sexual y la posibilidad de conseguir un orgasmo.

Por eso es importante, preguntarle al médico qué tipo de efectos colaterales tienen las medicinas que te prescribe y qué otras opciones se pueden explorar en caso de que afecten tu libido.

También es importante conocer que hay enfermedades que afectan el flujo sanguíneo y la respuesta sexual como la diabetes y las enfermedades del corazón y del riñón.

2. Problemas de autoestima y expectativas altas autoimpuestas

El no sentirse atractivo o sexy puede estar jugando un papel clave en la forma cómo abordamos nuestra sexualidad.

Como bien lo plantea la publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, Harvard Health Publishing, en: "5 cosas que pueden arruinar el buen sexo" ("5 things that can scuttle good sex"), "la gravedad no es amable con el cuerpo a medida que envejece".

En el caso de las mujeres también influyen los embarazos y los partos.

Para ambos géneros, el aumento de peso o la caída del cabello pueden influir en la sensación de sentirse menos deseables.

"Tales sentimientos pueden obstaculizar la sensación de cercanía o la inspiración para hacer el amor y pueden impedir que una persona inicie o responda a avances sexuales", señala la revista.

De acuerdo con Ant Smith, autor de "The Small Penis Bible" ("La biblia del pene pequeño"), existen "presiones sociales" y una "imagen idealizada del tamaño del pene por parte de la industria pornográfica y de los medios de comunicación", lo cual proporciona una "visión distorsionada de lo que es normal".

Smith le dijo a BBC Mundo que el hecho de ser consciente de que tenía un pene pequeño dificultó sus relaciones amorosas "y convirtió el sexo en un verdadero desafío".

El doctor Fabián Bonaño, de la Asociación Española de Andrología (ASESA), señaló que "existen muchos prejuicios sociales con los temas relacionados con la sexualidad" y algunos hombres pueden estar preocupados por el tamaño del pene, aunque sea normal.

"El paciente puede sentirse inhibido al iniciar una relación sexual, por miedo a no cumplir con las expectativas de la pareja", explica.

Por eso, la autoaceptación es fundamental.

3. Experiencias negativas en el pasado que no hemos abordado

Aunque el deseo sexual es algo natural y biológico, los factores culturales, religiosos, sociales y familiares también influyen en la forma como asumimos las relaciones sexuales.

"Para algunas personas, esta historia apoya una actitud de disfrute saludable del sexo. Para otras, complica las relaciones sexuales", indica Harvard Health Publishing.

Por eso los expertos recomiendan pedir ayuda especializada para abordar temores, traumas o experiencias pasadas que te pueden estar afectando.

4. Consumo de alcohol

Aunque una copa de vino puede estimular tu libido, el consumo en exceso de alcohol puede afectar tu desempeño sexual y la posibilidad de alcanzar un orgasmo, señala la publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, Harvard Health Publishing.

5. Una infección de la cual no te has dado cuenta

La candidiasis vaginal es una condición común, que empeora con los altos niveles de glucosa en la sangre, y que hace que las relaciones sexuales sean incómodas, advierte Diabetes UK.

Otra condición es la vaginosis bacteriana, VB, que es la infección vaginal más frecuente en las mujeres de 15 a 44 años y está causada por una cantidad excesiva de ciertas bacterias que provoca un desequilibrio bacteriano en la vagina.

Las infecciones en esa zona también pueden ser desencadenadas por hongos.

Ciertos jabones y productos químicos pueden ocasionar irritación, picazón y ardor en la vagina y eso puede hacer que las relaciones sexuales sean dolorosas para muchas mujeres.

Lo mismo sucede con la cistitis, una de las infecciones bacterianas más comunes.

6. Estar constantemente apurado

Y aunque eso parece ser parte del ritmo de vida actual, es fundamental detenerse y darnos un tiempo no sólo para relajarnos de cara a un encuentro sexual con nuestra pareja sino para que ella o él también entren en sintonía.

Hay que encontrar el tiempo para acariciarse, besarse y tocarse, esa es una de las recomendaciones de la publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, Harvard Health Publishing, en su artículo: "11 maneras de ayudarte para tener una mejor vida sexual" ("11 ways to help yourself to a better sex life").

"Las técnicas de enfoque sensorial que utilizan los terapeutas sexualespueden ayudarlo a restablecer la intimidad física sin sentirse presionado. Muchos libros de autoayuda y videos educativos ofrecen variaciones de estos ejercicios.

También puede pedirle a su compañero/a que lo toque de la manera que le gustaría ser tocado/a. Esto le dará una mejor idea de cuánta presión, de suave a firme, debe usar", indica la revista especializada.

Harvard Health Publishing también sugiere probar nuevas posiciones e incluso escribir tus fantasías sexuales y compartirlas con tu pareja.

BBC MUNDO