ALCOHOL-SEXO

No es ningún secreto que
la gente se calienta cuando
bebe alcohol. Tu cohibición
disminuye, las partes
inteligentes de tu cerebro se
ralentizan y tu sed de
sexo se dispara.

Por Rocío Montes

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu deseo sexual es distinto después de unas cervezas y después de unos chupitos de tequila? Esto se debe a que el cerebro reacciona de forma distinta según el tipo de alcohol.

De acuerdo con una publicación reciente de un estudio publicada en Journal of Sexual Medicine, los que beben cantidades moderadas de vino tinto tienen impulsos sexuales más fuertes que los que optan por la cerveza o el vodka.

El estudio encontró que los participantes que bebían dos vasos de vino tinto al día tenían los niveles de testosterona mucho más altos que los que no beben vino tinto. Esto demuestra que al beber vino tinto te aumenta la libido, al igual que la testosterona, que es la hormona que hace que tengamos ganas de sexo.

¿Qué explicación da la ciencia a todo esto? Al parecer, la quercetina que hay en el vino bloquea la enzima UGT2B17, cuya principal función es eliminar la testosterona de tu cuerpo. Al tener un aumento de los niveles de testosterona circulando por el torrente sanguíneo, nos vemos obligados a tener impulsos sexuales más altos y más ganas de sexo.

Pero esto no es todo. También se ha demostrado que el vino tinto aumenta el deseo sexual de las mujeres, ya que aumenta el flujo de sangre en sus zonas erógenas a la vez que aumenta la excitación y la sensibilidad de la zona.

Así que, si quieres pasar una gran noche, olvida el whisky y demás bebidas alcohólicas e introduce el vino tinto en el menú de esta noche con tu pareja.

¿Sabías que no todas las bebidas servían para este fin?

ClariNet