SEXUALIDAD

No hay nada más rico que después
de un día estresante, de mucho
trabajo, distenderse con buen sexo,
con risas, con una conversación
profunda después del orgasmo.

POR JANET NOSEDA*

El sexo los unirá más, les permitirá reírse, pasarlo bien y mantener entre ustedes la comunión más íntima que hay en una pareja: la sexualidad.

Cuando una pareja, ya sea matrimonio o pololeo llevan mucho tiempo juntos, el sexo puede volverse algo rutinario. ¿Recuerdas como era el sexo al principio?

Mariposas en el estómago, nervios, ansiedad de tener ese encuentro sexual, descubrir distintas formas de tener sexo, acoplarse a la mejor postura para ambos, etc. Luego de muchos años, el sexo pasa a ser algo rutinario, como una costumbre más dentro de las tantas que tenemos y se va haciendo cada vez más lejano en el tiempo.

Esto se puede deber a varios factores. Hay muchas parejas que siguen juntas sin amarse, por costumbre, por no estar solos o porque el matrimonio debiese ser para toda la vida y otras parejas, tienen sexo rutinario porque dejaron simplemente, de preocuparse de ello, cuando la sexualidad es frágil, hay que alimentarla constantemente, sumarle nuevos factores. La sexualidad implica hacer consciente que es un derecho humano vivir la sexualidad por amor o por placer y ello es tan importante como comer cada día.

Te invito a que analices la sexualidad entre ustedes como pareja. ¿Ha cambiado a como era en un principio? Es normal que quizás ya no sea todos los días pero ¿se han preocupado de mantenerla viva, de alimentarla, al igual que una planta? Si la respuesta es no, es necesario reconsiderar y volver a tomarle la importancia al sexo. El sexo es la forma más bella de comunicarse en pareja. No es sólo desnudar el cuerpo, sino que desnudar el alma.

Recuerda las veces en que conversaste con tu pareja luego de una relación sexual. Ambos están distendidos, desnudos, sin tapujos y se han comunicado a través del cuerpo. Así, las conversaciones surgen desde la desnudez del alma, junto con la complicidad, las caricias, las risas. Ese tipo de conversación es necesario. Ese tiempo de comunión, es necesario.

Hay algunos tips para volver a tener una sexualidad gratificante. Uno de ellos es sorprender a tu pareja con alguna lencería bonita, enviándole antes un SMS donde digas que tienes una sorpresa. Cuando se sabe desde antes que se tendrá sexo a la noche, por ejemplo, se crea una fantasía mental que hace subir el deseo sexual y esperar con ansias ese momento. Puedes enviar una fotografía como “previa”. También pueden visitar juntos un sex shop y elegir un juguete para ambos. Hay muchos juegos que resultan entretenidos y los hará juntarse y reir, como juegos de mesa eróticos, pintura de cuerpo comestible o juguetes genitales.

También puedes sorprender a tu pareja con una visita a un motel bonito. No ahorres en esto. La idea es que sea un lugar bello, donde se note que escogiste con pinzas para los dos. 

Si están acostumbrados a tener sexo en cierta postura, intenten una nueva o más bien, prueben durante la misma relación sexual cambiar a otras posturas, varias veces. Para esto puedes ayudarte de algún implemente para sujetarte, como una silla, por ejemplo o pueden usar una mesa. Cuando la mujer está en una postura alta, es más probable que la penetración sea más profunda, a la altura del hombre. Además, si ambos terminan arriba de la mesa, les dará una sensación de novedad y de excitación que hará mucho más placentero el encuentro sexual. La utilización de la silla puede usarse para que la mujer de espaldas al hombre, apoye los ante brazos en la silla, haciendo la penetración más profunda. Incluso, pueden ir más allá. Piensen en las fantasías eróticas que cada uno tenga y atrévanse a vivirlas y a no cerrarse a experimentar.

Pueden intentar “hablar sucio” (¿cómo sabes si ello no te excitará?), usar esposas o tapar la vista. También es recomendable grabar un cd con la música romántica que se hayan dedicado alguna vez o que le quieras dedicar y ponerlo cuando quieran tener sexo.

Como vez, hay muchas formas de revivir el deseo sexual. No piensen que el sexo es algo accesorio a la pareja. El sexo es parte de la pareja y una de las herramientas de comunicación más efectivas, por lo que ambos deben proteger esos espacios. No hay nada más rico que después de un día estresante, de mucho trabajo, distenderse con buen sexo, con risas, con una conversación profunda después del orgasmo. El sexo los unirá más, les permitirá reírse, pasarlo bien y mantener entre ustedes la comunión más íntima que hay en una pareja: la sexualidad.

*JANET NOSEDA

Psicóloga. Magíster en Psicología Clínica. Trabaja temas de sexualidad y género desde la Teoría Post Feminista y Queer.