MUNDO-MARTE

Antofagasta: Científicos de
la NASA prueban en el
desierto un vehículo para
una expedición a Marte.

Con el fin de probar diversas tecnologías que serían parte de una próxima misión al planeta Marte, una delegación de más 30 científicos de distintos países e instituciones, dirigidos por la NASA, se encuentran desde el sábado 24 de febrero realizando una serie de experimentos en el sector de Yungay, a 80 kilómetros al sur este de Antofagasta.

Según consigna el portal Soy Antofagasta, la iniciativa -que se enmarca en el proyecto internacional Atacama Rover Astrobiology Drilling Studies (ARADS)-, consideró este sector del Desierto de Atacama, debido a sus condiciones de aridez, sequedad, radiación solar y oscilaciones térmicas, variables indispensables para estudiar el desarrollo de la vida, en estado latente o fósil, en ambientes extremos, escenario muy parecido al del planeta Marte.

En el Salar de Yungay también se ubica la Plataforma Solar del Desierto de Atacama (PSDA) y el observatorio Ckoirama, ambos de la Universidad de Antofagasta. Según informó la Universidad de Antofagasta, el investigador principal del proyecto, Brian Glass, explicó que esta etapa de muestreo realizada en Yungay consiste en recoger muestras de suelo, (sobre y bajo superficie), para determinar si existe o existió vida en el lugar.

“De esta forma, probamos todo nuestro instrumental, el cual en el futuro podría ser enviado en una misión al planeta Marte instalado en un rover, como el que estamos usando en esta campaña”, detalló. Asimismo, destacó que lo más importante en esta etapa, es calibrar los equipos, especialmente su sensibilidad para detectar la presencia de vida.

“La Nasa ha realizado pruebas en este sector del desierto desde la década del ’90, y vamos a continuar hasta que todo el instrumental de las futuras exploraciones a Marte sea probado”, agregó.

Respecto a las pruebas que se están realizando, en primera instancia se consideró un dron que sobrevuela el sector, simulando ser un satélite que orbita Marte, luego se envían las imágenes con el punto exacto donde realizar la toma de muestras. Posteriormente, los encargados de manejar el rover fijan las coordenadas y el vehículo comienza a recoger las muestras de suelo.

Durante todo este proceso, los científicos y profesionales del proyecto están constantemente calibrando las diferentes tecnologías, además, se realiza el mismo procedimiento de manera manual, para validar la información recogida.

El equipo de científicos, profesionales y personal de apoyo de Atacama Rover Astrobiology Drilling Studies (ARADS), montó un campamento en el sector de Yungay, específicamente donde se ubica un antiguo pozo de agua que surtía a las antiguas salitreras de la zona.

Respecto a esta experiencia, el ingeniero español Juan Manuel Manchado del Programa de Astrobiología de España, destacó que estar viviendo y compartiendo con científicos de diferentes países “es una gran oportunidad para conocer más y compartir conocimientos. Durante estos días, el trabajo realizado ha sido muy productivo y la convivencia muy buena y enriquecedora”, explicó.

Esta investigación internacional dirigida por Nasa, también cuenta con el apoyo de la Universidad de Antofagasta, por medio del Dr. Luis Cáceres del Departamento de Ingeniería Química y Procesos de Minerales. “La colaboración comenzó con una caracterización climática del sector, realizada hace unos 20 años, y desde entonces, hemos prestado diversos apoyos logísticos e investigativos al proyecto”, explicó.

El académico destacó que ser parte del equipo del proyecto, “nos abre mucho espacio, como universidad regional, a conocer nuevas tecnologías, ver su aplicación en terreno y generar lazos de colaboración específicos con las instituciones y centros intencionales que están presenten ahora en Yungay”.

En este proyecto participan, entre otras instituciones, Ames Research Center de California (Silicon Valley), Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, y Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California, así como Johns Hopkins University en Baltimore, Honeybee Robotics de Nueva York, la Universidad de Antofagasta y CampoAlto SpA, ambas en Chile, y el Centro de Astrobiología de España.

ClariNet