MUNDO

Hoy en día, pueden ser
creadas en los
laboratorios materias con
propiedades asombrosas
e irregulares.
Por Verónica Magdalena
Gutiérrez

Sin embargo, es necesario preguntarnos si estas materias representarían un peligro para el planeta que nos alberga.

El experto Alexánder Yenikéev, explica en un artículo -que ha sido publicado en el periódico online ruso Lenta.ru- dedicado a ciertas materias anómalas que existen en el universo, que “todas las partículas pueden ser divididas en dos grandes grupos: bosones y fermiones (dos tipos básicos de partículas elementales que existen en la naturaleza).

De acuerdo a Yenikéev, la principal propiedad del bosón consiste en que dos partículas puedan estar en el mismo estado cuántico (concepto que tiene su origen en las teorías modernas sobre cómo se entiende en la actualidad el 'tejido espacio-tiempo'), siendo así copias exactas la una de la otra, por lo cual, estas partículas pueden fundirse en una "superpartícula”.

El experto explica que los fermiones -que incluyen a electrones, protones y neutrones, entre otros- no poseen tal propiedad y que dos partículas idénticas de esta clase no pueden encontrarse en el mismo estado cuántico a la vez.

Según Yenikéev, “este principio protege a nuestro universo de la destrucción total”, porque debido a ello existen los átomos con sus orbitales.

Los Superfluidos

Uno de los ejemplos del material anómalo es el helio-4. Las propiedades únicas de este material consisten en que es capaz de 'trepar' las paredes de un  recipiente como si ignorara la gravitación”, describe Yenikéev. El especialista explica que esto se debe a que en condiciones de temperaturas muy bajas, la fuerza de fricción deja de ejercer su acción sobre el sorprendente material.

Tras el enfriamiento de los átomos del hielo-4, los bosones se pasan al mismo estado cuántico “como si estuviesen fusionándose en una gota gigante", según el experto. Las partículas oscilan debido a las fluctuaciones cuánticas, lo que impide la transición del hielo en el Cristal sólido. Al mismo tiempo, esas oscilaciones no son suficientes para disipar el flujo del fluido. De esa forma, explica Yenikéev, los efectos cuánticos se hacen visibles a simple vista, y observamos cómo el hielo-4 se transforma en un líquido casi totalmente desprovisto de viscosidad.

¿Cómo Crear un Agujero Negro?

La propiedad de los bosones para estar en el mismo estado cuántico ayuda a crear otro material sorprendente: el condensado de Bose-Einstein. El especialista señala que este material es capaz de abarcar cualquier número de partículas en una zona limitada de espacio. Cuantos más átomos contiene el condensado, más átomos atrae. Eso significa que si colocamos en el mismo una cantidad suficiente de bosones, “se puede obtener un agujero negro de pleno valor que succiona todo lo que se encuentra a su alrededor".

Yenikéev agrega que no se puede crear un objeto como tal en un laboratorio porque requiere una masa que supera decenas de veces la masa de Fobos, el satélite de Marte. No obstante, los científicos desarrollan análogos lejanos de agujeros negros que no amenazan a la Tierra.

El Santo Grial de la Física

El hidrógeno metálico es otro material raro que, de acuerdo al artículo, se crea en las profundidades de los gigantes de gas. Su capacidad asombrosa es la superconductividad. Debido a que es extremadamente difícil obtener el hidrógeno metálico en laboratorio, hay quien lo denomina el Santo Grial de la física de altas presiones, concluye Yenikéev.

ClariNet