MUNDO-AGUA

Muchos investigadores han
estado buscando durante más
de 20 años, un método que
demuestre que el agua puede
mantenerse en dos estados
líquidos diferentes.
Por Verónica Magdalena
Gutiérrez

Actualmente la ciencia conoce que en estado gaseoso el agua se mantiene en forma de vapor, mientras que en estado sólido su estructura molecular puede adoptar 21 formas diferentes dependiendo de la temperatura y la presión a su alrededor. No obstante, su estado más conocido, el líquido, todavía esconde algún misterio.

Ya desde la década de los años de 1990, los expertos guardaban ciertas sospechas sobre si el agua líquida podía mantenerse en un estado molecular diferente a una densidad superior o inferior a su nivel normal de un gramo por centímetro cúbico, aunque en ese momento no existía aún un método que fuera capaz de demostrarlo en la práctica.

Un grupo de investigadores del Departamento de Química de la Universidad de Nebraska, ha llegado a la conclusión de que este extraño subestado líquido del agua se consigue encerrando moléculas de agua en un nanotubo de carbono de un tamaño de 1,25 nanómetros, es decir, unas 15.000 veces más delgado que un cabello humano, y sometiéndolas a una temperatura constante de -43 grados centígrados.

Las simulaciones realizadas con computadora han demostrado que en esta situación el agua se comporta de una forma inesperada. Aún bajo el punto de congelamiento, el agua adquiere un estado líquido de baja intensidad y luego se congela nuevamente para formar un nanotubo hexagonal de hielo. “No esperábamos eso”, confiesa el profesor Xiao Cheng Zeng, miembro del equipo de investigación.

Ahora, los científicos esperan que el avance en la tecnología de fabricación de nanotubos de carbón les permita demostrar en la práctica este extraño comportamiento y abra un amplio abanico de opciones en la investigación del estado de baja o alta densidad líquida del vital elemento. Zeng considera que “observar que existen dos estados líquidos ha sido como el Santo Grial del agua”.

ClariNet