MUNDO-MICROBIOS

La directora del Instituto de
Astrobiología de la NASA ,
señaló que “esta puede ser
la historia oscura de nuestra
vida”, tras descubrir
microbios prehistóricos.
Por Verónica Magdalena
Gutiérrez

El pasado 17 de febrero, biólogos del Instituto de Astrobiología perteneciente a la NASA han anunciado en la Asociación Estadounidense de Fomento a la Ciencia , en Boston, el hallazgo en cuevas del norte de México de microbios que podrían tener hasta 50.000 años de antigüedad.

El sistema de cuevas donde los científicos han encontrado estas formas de vida es “tan hermoso y caliente que lo llaman tanto el País de las Hadas como el infierno”, señala la agencia estadounidense. Estas cuevas se encuentran en una mina de plomo y zinc abandonada, a 800 metros de profundidad en el pueblo de Naica, perteneciente al estado de Chihuahua, en el norte del país norteamericano.

En los cristales de estas cuevas que tienen condiciones inhóspitas para la vida, los investigadores de la NASA encontraron hasta 40 cepas diferentes de microbios, entre estos algunos virus. Los microbios estaban inactivos y los científicos tuvieron que ‘despertarlos’ y hacerlos crecer en un cultivo microbiológico.

Los investigadores han afirmado que el ADN de las formas de vida encontradas difiere en un 10% de sus parientes más cercanos, es decir, una diferencia tan grande como la que separa a la especie humana de las setas. Penélope Boston, directora del Instituto de Astrobiología de la NASA , aclara: “Son un ejemplo de organismos que  se mantienen en vida esencialmente alimentándose de minerales y compuestos inorgánicos a temperaturas muy altas”. Y, al caracterizar el hallazgo como “supervida”, ha indicado que “esta puede ser la historia profunda de nuestra vida”.

De confirmarse la antigüedad de estos microorganismos, determinada a partir del análisis del crecimiento de los cristales, implicaría que los microbios tienen mayores capacidades para sobrevivir durante miles de años en condiciones extremadamente duras en minerales como el hierro y el manganeso.

Si algo queda claro es que la especie humana, en principio la más evolucionada del planeta, resultará la más débil de todos los tiempos. 

ClariNet