MUNDO-GALAN

Un equipo de científicos indios
y españoles hallan el genoma
de un antecesor extinto de
nuestra especie con el que los
Homo Sapiens se cruzaron y
tuvieron descendencia.
Por Magdalena Verónica
Gutiérrez

Los científicos han publicado las conclusiones del estudio en la revista 'Nature Genetics', donde revelan que nuestros antepasados se cruzaron con una especie desconocida cuya huella todavía puede encontrarse en el genoma de los habitantes de las islas indias de Andamán, ubicadas cerca de las costas del subcontinente.

Para poder llevar a cabo este estudio los expertos analizaron el genoma de 70 sujetos indios, de los cuales 10 eran oriundos del archipiélago de Andamán, con la clara intención de determinar el origen de su gente.

Lo que han descubierto es que los habitantes de Andamán son genéticamente muy parecidos al resto de poblaciones del orbe, aunque anteriormente se pensaba que por su tez oscura, su pelo muy rizado y su escasa estatura, estos humanos eran muy diferentes a los indios del continente.

Incluso, hubo una teoría que sostenía que eran descendientes de un grupo diferente al de los humanos que partieron de África hace aproximadamente 60.000 años para poblar el resto del planeta y del que descendemos todos los Homo Sapiens.

Una de las cosas más sorprendentes halladas durante el estudio es que el genoma de esta población contiene fragmentos que no corresponden a los de ningún humano actual. De acuerdo a los investigadores, se trata de restos del genoma de un antecesor extinto con el que los Homo sapiens se cruzaron teniendo descendencia.

La identidad de ese homínido no es conocida todavía a ciencia cierta.

Respecto a este trabajo de investigación, el investigador de la Universidad de Adelaida, Australia, Alan Couper, opina: “Como este estudio apoya que solo hubo una salida desde África hace unos 60.000 años, la existencia de este cruce refuerza la posibilidad de que el Homo erectus (especie que pudo protagonizar el cruce) sobreviviera hasta hace unos 60.000 años en esta región, algo que aún no se ha podido confirmar con fósiles”. Y sostiene: “al igual que se han presentado efectos positivos y negativos del ADN neandertal presente en los humanos modernos, ahora hay que investigar el efecto del ADN denisovano* y de esta misteriosa fuente recién identificada”.

*El homínido de Denisova es el nombre otorgado a una posible nueva especie de Homo, identificada a través del ADN de restos óseos encontrados en Siberia. Se ha sugerido que esta nueva especie vivió entre hace un millón y 40 mil años en áreas en las que también vivían neandertales y Homo sapiens.

ClariNet