CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Distinguido aconsejador:
Resulta que soy un innovador,
un genio incomprendido al que
sus amigos y conocidos lejos de
reconocer, me han agarrado
para el soberano tandeo.
CONSULTORIO SETIMENTAL
Por el profesor Jean de Frem isse
Hombrecillo de los consejos:
Sucede que mi esposo, el Turulatus
Absurdus, que no tiene ni tierra en los
zapatos y menos una luca en el bolsillo,
dice que quiere exiliarse con el Hernán
Buche, ¿o será Büchi? – bueno, da lo
mismo--, porque en este país
tratan mal a los empresarios.
Consultorio Sentimental
Por el profesor Jean de Fremisse
Amigo de los descorazonados:
Ya ando por los cuarenta y quiero
tener una familia, porque la soledad
es canija y ataca cuando
los años roen el alma.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Sabio profesor:
Aprovechando que usted es un
hombre con muchos conocimientos
–y lo que no sabe, lo inventa --,
quiero preguntarle si conoce alguna
receta para transformarme en fantasma.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Respetado mago de los sentimientos:
Con el Tricilín nos criamos juntos
en el mismo barrio y hasta ahora,
hombres hechos y derechos,
hemos conservado una fuerte amistad.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Frem isse
Don Jean:
Quisiera saber si conoce usted, con
tantos años de residencia en el
planeta, algún método para
dehacerse los cachirulos sin
despeinarse mucho.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Frem isse
Antiquísimo y matusalénico ejemplar:
No se sí con las últimas lluvias me
entró agua al coco o si soy tonto de
nacimiento, pero decidí aceptar la
proposición de unas encantadoras
mellizas de 30 años.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Distinguido saco de arrugas:
Se que usted antes que deshojar
a las margaritas prefiere sacarle
las hojas a las alcachofas. Sin
embargo, voy a pedirle sus consejos
pensando que por una vez a lo mejor
le achunta y me saco la
lotería de la sabiduría.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Viejujo destripador de tragedias
sentimentales:
Tengo la sensación de que mi marido,
el Tiburciano no solo me ningunea,
sino que además me ve las canillas
pese a que uso solamente pantalones,
porque tengo las piernas muy flacas,
raquíticas de arriba a abajo.
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Nigromante de los sentimientos:
Ando buscando una opinión sincera
porque tengo la sensación de que
me vieron la cara de idiota.