CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Fremisse
Por la flauta, profe:
Le escribo entre sismo y remezón
y no logro que las canillitas se me
sosieguen.
El julepe es cosa viva, maestro.

Resulta que con la Temblorina del Movimiento, nos matrimoneamos el jueves 27 para disfrutar del fin de semana largo, dado que la empresa en que trabajamos no laburó el viernes 28. Con el bailoteo, la cena y los tragos, aquella madrugada no pasó mucho y quedamos de acuerdo en que nos desquitábamos con el almuerzo.

Íbamos a iniciar el primer round cuando comenzó el rock de la Tierra y no paró. Un sismo de seis grados Richter se registra en Valparaíso y a nosotros nos tocó en Renca de rebote, a las 13:06 horas. Antes hubo uno de 5,8° y tres temblores de 5,1°, en total 10 en menos de una hora entre El Tabo y el puerto. Como mucho.

En Chile, en la práctica, no hay para dónde arrancar así que estamos buscando algún lugar donde los terremotos no se conozcan. Hasta ahora no pillamos nada. ¿Cree usted que está bien que en vez de casa uno se mude de país?

Cautivo de la Fuga Veloz

Mi buen muchacho:

No deja de tener razón. Si encuentra alguna nación acogedora y sin sacudones, me pasa el dato.

Eso sí que sea un lugar donde no haga frío, porque a mi edad se necesita el calorcito permanente para no sufrir tiritones de ninguna clase.

Jean, el inmóvil.

De la Filosofía Tanguera

 

NO LE DIGAS A TU JEFE QUE

METIÓ LA PATA: ¡TE DESPIDE!

 

Por el hijo de Jean de Fremisse

El tango nos dice que el mundo fue y será una porquería, al que nada le importa, que se limita a girar, absolutamente indiferente de lo que nos pase a los bichitos que lo habitamos.

Lo comprobó un funcionario de una empresa ligada al mundo financiero que filtró un video donde desvela cómo se instalan aparatos para clonar tarjetas en los cajeros automáticos, algo que por práctico fue ampliamente masificado en redes sociales.

En agradecimiento, lo despidieron alegando que desmeritó a la empresa. Se trata del ahora ex operador de una empresa de seguridad y transporte de valores, que filmó la forma en que se desactivaba una cámara y un skimmer, alertando a los usuarios a revisar las cajas antes de retirar dinero.

El imaginativo y bien intencionado Nicolás Jemenao, porque los ejecutivos de la compañía abusadora Wagner consideraron que su video dañaba la marca y ahuyentaba a los clientes, fue echado a la calle aunque con un deshojado cheque en la mano, para evitar que alegara.

Sin embargo, la cosa es mucho peor de lo que parece y técnicos interiorizados en el tema, advierten que el sistema para clonar tarjetas expuesto en el video es muy sencillo de instalar y, por lo tanto, son innumerables los presupuestos familiares que se encuentran en peligro.

"Nunca pensé que dar estos datos inocentes me costaría mi trabajo. La intención más que nada fue hacer una ayuda pública porque, al momento de trabajar en la calle, constantemente me encontraba con gente que me contaba que en tal o cual cajero “me faltó plata” o “me estafaron'", comentó Jemenao.

Sobre su caso, aclara: "No cometí ningún delito ni ninguna falta, simplemente mi intención fue ayudar a toda la gente. La felicitación que me dieron cuando llegué a mi trabajo al día siguiente, fue 'espere en el casino para prestar una declaración'. Estuve cuatro días así, sin hacer nada", agregó.

La empresa, en tanto, declinó entregar su versión al medio.

Además, Jemenao concurrió a la Inspección del Trabajo para alegar un despido injustificado, aunque detalló que no cuenta con un abogado. "Estoy tranquilo porque hice algo bueno, solo tengo la preocupación por encontrar un trabajo pronto".

En otras palabras: Haz el bien y te darán tremendo chute en las posaderas.

ClariNet