Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275
CONSULTORIO SENTIMENTAL
Por el profesor Jean de Frem isse
Don Jean:
Quisiera saber si conoce usted, con
tantos años de residencia en el
planeta, algún método para
dehacerse los cachirulos sin
despeinarse mucho.

Resulta que yo me los hice cuando mi novio, el Pocavergoña, me dijo que nos íbamos a casar y nos iríamos a vivir frente al mar, instalando en Chiloé un restaurante de mariscos.  

Y en eso que se aparecen las salmoneras y su marea roja. El Poca, reaccionó de inmediato y me dijo que nos podíamos ir a La Lisera en Arica, Corrimos a comprar los pasajes y hubo una varazón de langostinos enanos y el mar quedó colorado.

¿Qué podemos hacer, ah?

La Cutufina

Mi desencantada niña:

Mi querida niña, yo me iría tierra adentro porque al paso que vamos, nos quedaremos sin mar, pura arena. Incluso pueden montar un museo de crustáceos, para que los conozcan al menos momificados los cabros chicos.

Apurense, eso sí, porque no sabemos cuanto va a durar el agua salada.

Jean, el buzo 

DE LA FILOSOFÍA TANGUERA

 

EL PRESTIGIO Y SUS

GRANDES ENREDOS

  

Por el hijo de Jean de Fremisse

  

Para el tango, conservar el prestigio es una cuestión de honor. Y lo hace con el acero, el ingenio y lo que tenga más a mano en el momento en que las cosas se ponen color de hormiga.

Incluso, una de sus piezas más escuchadas en sus tiempos de gloria, habla de uno que le pregunta a la mujer amada: Percanta, por favor, di que me has dado, que ya no se quién soy. Y se lamenta que su fama de guapo que brilló en la acción, se esfumó como terrón de azúcar en el té, porque un día por el miedo a ir a la cárcel y no verla más, se echó a correr. Y se horroriza ante la posibilidad de ir a una iglesia, hincarse y ponerse a rezar. 

Ahora, si uno mira las situaciones con serenidad, fácilmente puede darse cuenta que hay un montón de decisiones que se toman no con la razón, sino con el orgullo y la soberbia, por la tonta percepción que somos mejores que el resto, más astutos, manipuladores y elocuentes.

La verdad es que todas esas condiciones las poseen muy pocos. Otros simplemente tienen suerte y se encuentran con gente ingenua y crédula que les compran sus mentiras.

En realidad, eso de la superioridad sobre el resto, algo que va desde el racismo a fruslerías, desde los horrores de la guerra hasta las insolencias de un idiota en una fuente de soda, es algo que te otorgan los demás. A veces le achuntan, otras no. Pero echar fama no está de más, después de lograrla es fácil echarse a dormir.

Claro que sin olvidar que a camarón que se duerme se lo lleva la corriente: En otras palabras que nada es absoluto, que todas las acciones tienen su límite.

Aunque el tango no lo diga, indudablemente lo peor de lo más malo es sentirse el pueblo elegido y tratar de imponerse al resto. La historia lo demuestra una y otra vez. Pero a los humanos, caray que nos cuesta aprender.   

ClarInet