Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275
QUÉ BARBARIDAD: SE
INCENDIA BOSQUE Y
DEBE PAGAR LA CGE
Horadados del bolsillo.

Por Zoila Concha de Vaca

Realmente no logro explicarme cómo nosotros, la gente linda, podemos seguir respirando el aire contaminado y grisáceo de este país. Aquí pasan cosas que no ocurren en ninguna parte y deberían agradecernos que teniendo dinero suficiente para irnos de perdis a Miami, sigamos aquí en este lugar tan inhóspito.

Ahora resulta que se incendia un bosque y los daños los tiene que pagar una compañía generadora de electricidad, propiedad de privados como corresponde. No sé hasta cuando la rotancia va a continuar haciéndose la loca, que la plata nos pertenece a nosotros y nada más que a nosotros, los de arriba. Para los de abajo, que se conformen con las sobras y si las hay qué bueno y si no, bueno también.

En algo muy difícil de creer en este momento, la Fiscalía Regional de O'Higgins, que debería dedicarse a algo más útil, está presionando a los abogados de la Compañía General de Electricidad (CGE) y a los defensores de sus ejecutivos procesados como autores de una tremenda fogata forestal, con el fin de indemnizar a las cerca de 200 víctimas de la VI Región. ¡Pero si a ellos se les quemaron los cachetes de atrás, no se les cortó la luz!, pero así son las cosas en este territorio de atrocidades.

Como si no debiesen perseguir a quienes nos roban, el fiscal regional, Emiliano Arias, y el fiscal jefe de Rancagua, Sergio Moya, se dedicaron a buscarle el odio a esta pobre gente y al final, no encontraron nada mejor que crear una mesa de trabajo para buscar alguna mejor manera de reparar a los quemados.

Demostrando su altruismo, generosidad y amor por el prójimo (aquel que paga religiosamente sus cuentas, claro), la CGE se puso con 150 millones de pesos para compensar a los más afectados por los incendios de los bosques.

En esa supuesta mesa, que no se sabe si es redonda como la del rey Arturo o cuadrada, la fiscalía está exigiéndole a la CGE una indemnización superior a los $20.000 millones. Realmente insólito.

"Según las declaraciones de las víctimas, la información aportada por el municipio, Conaf y organismos públicos, el perjuicio ascendería a más de veinte mil millones de pesos, que sería lo que se pediría como mínimo" para recuperar lo arrasado por el fuego, de acuerdo al fiscal Moya.

En esta instancia participan los abogados de la CGE, gente linda como el ex ministro de Justicia y ex agente de Chile por la demanda boliviana en La Haya, Felipe Bulnes, y Rafael Salas. Por los imputados, pleitea el jurista Cristián Muga, además de Moya.

"No se ha hablado de poner término a los procesos penales. De hecho, la investigación continúa y ha habido otras audiencias en esa arista", se burló además el funcionario del Ministerio Público (MPO).

Para realizar estas aberrantes conversaciones influyó en que el Ministerio Público no se opusiera a modificar las medidas cautelares del gerente técnico de la CGE de O'Higgins, Pablo Yáñez, quien ¡horror de horrores! estaba en prisión preventiva desde el pasado 18 de abril, cuando fue formalizado junto con los gerentes de operaciones, Esteban Vuchetich, y de Mantenimiento y Construcción de Santa Cruz, Patricio Reyes.

 Todo eso en base a sus presuntas responsabilidades en cinco delitos de incendios forestales ocurridos en la región entre diciembre de 2016 y enero del presente año. Yáñez quedó con arresto domiciliario nocturno y arraigo. Dicen que arreglos mal hechos y chapuceros hicieron saltar chispas y con los tremendos calores del verano pasado, se desataron las llamas.

De eso, por supuesto, es poco o nada la culpa de la CGE. Si no fuera por la frescura de sus empleados de gerencia que enfrió la atmósfera ¡todo habría sido peor!

ClariNet