ALDR

El descubrimiento de una
proteína, localizada en la
mitocondria, puede
convertirse en una
alternativa terapéutica
para prevenir la
insuficiencia cardíaca (IC),
una de las principales causas
de mortalidad en el mundo.

La proteasa, nombrada OMA1, se activa cuando se estresa el corazón y su inhibición protege a las células cardíacas o cardiomiocitos evitando su muerte y el deterioro de la función del órgano principal del aparato circulatorio, señalaron los autores del hallazgo.

Los científicos, procedentes del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III, de España, evaluaron en ratones tres modelos independientes de IC con diversa sintomatología: taquicardia crónica, hipertensión crónica e isquemia del miocardio con hipertrofia.

Independientemente de la causa inicial que provoca la insuficiencia cardíaca, cada uno comparte características comunes que implican a la mitocondria, los orgánulos responsables de la respiración celular, dijo Rebeca Acín, autora principal del estudio publicado en Science Translational Medicine.

Los científicos observaron que para que se desencadenen las alteraciones morfológicas de la membrana interna mitocondrial es preciso la activación de OMA1.

La eliminación de esa proteasa previene la IC en los tres modelos y, por ende, incide de manera directa en la protección de cardiomiocitos, subrayaron los autores.

Estos resultados identifican a OMA1 como una prometedora diana terapéutica para la insuficiencia cardíaca, concluyeron.

ClariNet