titular-inequidad

El 8 de Junio 8 del 2013, el economista de Harvard Greg Mankiw, quien fuera asesor del ex presidente George W. Bush, publicó en la revista Journal of Economic Perspective un documento que tituló “Defending the One Percent”, (Defendiendo al uno por ciento). 

Por Mario Briones R.

 

Un documento de 25 páginas, donde él expone su defensa del 1%  de los más ricos de Estados Unidos,  los que según su apreciación, están en dicha posición por ser más capaces que el resto para hacer más dinero, son más inteligentes, tienen las habilidades que se demandan en cada momento y los instintos para ser más emprendedores, e incluso, que sus hijos heredan estos rasgos genéticamente.

En Chile, los hombres más ricos, los encontramos dentro de los grupos económicos que encabezan dueños como Paulmann, Solari, Saieh, Cueto, Said, situados dentro de un grupo más amplio de por lo menos 20,  que son dueños de gran parte de la riqueza del país. Nuestra diferencia con los norteamericanos es que no encontramos  economistas tan directos al estilo de Mankiw, que desarrollen teorías que expliquen la existencia de los ricos en forma franca  y abierta. Los economistas locales son más tangenciales y  eluden hablar de la riqueza de los ricos como algo de valor en sí, por temor a desnudar tanta riqueza  frente a la gran cantidad y variedad de pobres que existen en el país. Prefieren recurrir a la manipulación, a la política del terror, como lo que emplea el propio Ministro de Hacienda,  olvidando la sociedad del conocimiento y la tecnología del siglo en que vivimos, con cambios de relaciones entre la clase política y los gobernados.

Como contra propuesta se ofrece cuidar el estado de derecho y el sagrado respeto a la constitución, aun cuando haya sido aprobada por cuatro señores que se tomaron el poder.

G. Mankiw,  dice que en el caso del 1 % más rico de EE UU, se trata de multimillonarios que lo están haciendo muy bien, mientras que el resto lucha por ponerse al día. Para él los ricos son seres mejores que el resto, los ricos realmente se ganan su dinero y cualquier esfuerzo por reducir la desigualdad sería hacernos a todos un poco más pobres. No olvidemos que los norteamericanos fundan el país adoptando el modelo neo liberal, siglos de existencia han creado una cultura donde gran parte de la sociedad  traspasó  el sentimiento de culpa por el que tiene menos  y los problemas éticos no son vitales para decir que son partidarios de que existan los ricos y los pobres, porque detrás de cada afirmación como esa, esta la aspiración secreta de llegar también a ser rico.

A través del tiempo, EE UU y su economía ha experimentado diversas crisis, participando directamente en grandes conflictos,  guerras mundiales y otras como Corea, Vietnam, etc., donde  las convicciones políticas son impuestas por elites poderosas dentro de un limitado abanico de posibilidades para que la población libremente decida otra cosa.  El poder ejerce la presión y el control a través de poderosos sistemas de comunicación con grandes campañas de mucho dinero, a la que muy pocos se pueden sustraer, so pena de ser satanizados como disidentes, comunistas, terroristas, o traidores como es el caso reciente de Edward Snowden, donde lo relevante no es lo él denuncia, el espionaje a los ciudadanos por el gobierno, sino el  “valor traicionado” en seguridad a la patria.

En estos días hemos conocido que el Departamento de Estado gastó  US$ 630.000 dólares solamente en promocionar su página de Facebook, lo que permitió aumentar la cantidad de seguidores de cien mil a dos millones, lo que es consistente con lo señalado. Las rebeliones internas cuando han ocurrido, como la lucha de los derechos civiles de los negros, no ponen en peligro el sistema, porque desde los tiempos de la colonia, la política ha estado  subordinada al gran poder de los ricos, el dinero y los militares, incluso con un sistema que “soporta o acepta” la ocurrencia del asesinato para eliminar a los líderes que se salen del marco aceptable. Ejemplos hay varios, los asesinatos de Lincoln, Mater Luther King, o los Kennedy.

Josh Bivens y Larry Mishel, del Instituto de Política Económica, tienen buenas respuestas para rebatir a G. Mankiw, argumentando que, en el comportamiento de las igualdades y desigualdades no solo influyen las fuerzas del mercado sino decisiones políticas conscientes, por ejemplo tasas de impuestos más bajas o una menor capacidad de negociación de los trabajadores o limitaciones en la sindicalización entre otras.  Alan Krueger, presidente del Consejo de la Casa Blanca de Asesores Económicos, ha dicho algo que ayuda resumir el punto, "Estamos cada vez más ante un ganador que se lleva todo en la economía,...durante las últimas décadas, el cambio tecnológico, la globalización y la erosión de las instituciones y las prácticas que apoyan la prosperidad compartida en los EE.UU. han puesto más stress a la clase media”,  ni que decir lo que implica para los más pobres.

Hemos llegado al punto en que la discusión  parece centrarse en los resultados empíricos.  La forma en que  absorben las grandes Corporaciones a las menores, permite concentrar a su vez una mejor aplicación del efecto narcótico en las masas para formar una visión tal del mundo, en que sólo importan el éxito económico o financiero, para lo cual disponen de variadas formas para socializar una  finalidad o actividad de modo que se perciba como “correcta o normal”. Habrá escuchado Ud. numerosas veces, “son demasiado grandes para caer” en relación a la banca, o  por  ejemplo del Señor Henry M. Paulson Jr., quien recibió una remuneración de US$ 500 millones de dólares al retirarse de uno de los mayores bancos de Inversión, Goldman Sach para luego asumir el cargo de Secretario del Tesoro de EE UU., donde le correspondió administrar los fondos públicos de la FED para el salvataje de las mismas entidades, que por sus anteriores manejos, quedaron en quiebra.

Dentro de la lógica de Mankiw, los casos anteriores,  son el hacer de su capacidad e inteligencia como ricos para “vender” su “producto”, porque visto desde los resultados, siempre logran éxito, aún cuando intervenga la ley.

En Chile se argumenta que los proyectos de inversión minera o energéticos se han judicializado y eso va en contra del crecimiento del país. Si aplicamos la tesis de Mankiw, cada vez que un empresario instala una central a carbón que contamina el aire, o un proyecto minero que deposita enormes relaves altamente tóxicos que se filtran en las cuencas de los ríos o en el subsuelo, son simples obstáculos que coartan la libertad del  empresario temporalmente y que luego en virtud de su inteligencia, audacia y sagacidad, transforman en fortaleza por su naturaleza de ricos. No es parte de su pensamiento ni está en su naturaleza evitar acciones que contribuyan directamente o indirectamente a dañar al resto de la ciudadanía, porque eso negaría su propósito de existencia.

Si Ud. observa la política norteamericana, verá a los empresarios instalando industrias altamente peligrosas o contaminantes, centrales nucleares, la formación de monopolios con ligeras regulaciones o dentro de un esquema muy reducido de control o de crítica ética ciudadana, con una historia llena de muertes y accidentes o como el caso del derecho a tener armas. En relación a la política exterior, el asunto es peor, no hay reparo ético, político, medio ambiental ni menos valoración del riesgo en vidas humanas propias o de las personas en aquellos países atacados, Vietnam, Irak, Afganistán, etc., y probablemente sumarán Corea del Norte, Irán, etc. La falta de una ética crítica se suple posteriormente mediante el boato de grandiosas ceremonias patrióticas, llenas de simbolismos militares, discursos, descargas de fusilería e himnos patrios dentro de un gran protocolo que entrega la bandera doblada a las madres o viudas de los soldados que yacen en los féretros, centro de las ceremonias, muertos por mandato de la patria que los envió a miles de kilómetros a proteger los valores de la nación.

De supremazo en supremazo, la máxima autoridad de la Justicia chilena sigue dictando fallos que han estado  remeciendo el sistema. Primero lo hizo echando abajo la aprobación medioambiental de la central eléctrica Castilla el 28 de agosto de 2012, lo cual desató la inédita réplica de la ministra de Medioambiente, María Ignacia Benítez a favor de los empresarios.  En otro caso,  el fallo unánime contra la SVS, la Corte marcó un precedente en el ámbito de los conflictos de interés, ya que obliga a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) a entregar los nombres de los funcionarios que poseían directamente, o a través de otras empresas, acciones en compañías por ellos fiscalizadas. Etc. Son los factores “inteligentes” que permite ir formando ricos.

Para un rico de magnitud no existe la contradicción que un accionar puede ser intrínsecamente malo, si ello se opone a su “ingenio” empresarial  que debe ser siempre libre. Veamos el caso de los fondos de pensiones de los trabajadores, son  US$ 250.000 millones aproximadamente administrados por empresarios que los utilizan para incrementar el capital de sus empresas, bancos y  nutrir mecanismos financieros con dicha finalidad sin participación ni injerencia de los trabajadores como legítimos dueños del dinero. Cuando se llega a la conclusión que el sistema entrega pensiones miserables, sesudos estudios estadísticos establecen que el problema son los trabajadores que no cotizan durante toda su vida laboral.  Pero no se discute ni aceptan que la falla sea el sistema de economía donde opera el modelo de AFP,  que en si mismo obedece a igual lógica del sistema en crisis, el cual no facilita a las personas tener un trabajo garantizado, estable y bien remunerado toda su vida laboral. Por el contrario, la economía neo liberal exige mayor flexibilidad laboral para funcionar sin limitaciones.

En conclusión, descritos con la misma lógica de Mankiw que habla del instinto, los ricos parecen ser una variedad animal con instintos salvajes irreductibles e irrevocables de vocación depredadora, donde, como hemos visto, tienen una lógica que sólo permite ver su propia imagen y condición de superioridad, negando el resto cueste lo que cueste. Como en el ejemplo, elevar los años para que los “no tan inteligentes” demoren y paguen más en tener pensiones, es una astucia inteligente que les permite mantener los fondos más tiempo incrementando su riqueza, y eso, desde su visión única de ricos, no tiene objeciones, es más la propia Ministra del trabajo E. Matthei lo aprueba.

He citado el caso de EE UU., pero no es sólo un problema de un país determinado. En China se estima que en el 2015 habrán más de 1.400.000 millonarios, equivalente al 0,1%  como el summum  del logro humano para un país que tiene  1.400.000.000 de personas.  ¿Seguirán expandiendo peligrosamente la inequidad en todo el mundo?

Cuando las sociedades se saturan de abusos, crece la desigualdad, sobran las mentiras y el sometimiento se cubre con prácticas que parecen democráticas, se vuelve inaceptable la convivencia, se suceden las épocas de odio, donde cualquier chispa produce manifestaciones,  desmanes y  hasta la sublevación de los pueblos con actos  de violencia donde nadie le garantiza nada a nadie.  ¿Cómo se definirá el encuentro de las ideologías que están chocando? La historia no ha sido muy proclive al optimismo, la clase política imperante siempre ha optado por el suicidio de su especie a perder sus beneficios, lamentablemente, las consecuencias son reales y verdaderas, más aún cuando en todas partes del mundo la inequidad, los  pueblos la están advirtiendo.

ClariNet