DEBATE-CAMPAMENTOS

Hoy son 702 campamentos
en el país según la
investigación de
TECHO-Chile.

La organización llama a todos los sectores a trabajar por esta problemática, que aún tiene a miles de familias sin una vivienda adecuada y sin acceso regular a servicios básicos.

Durante mayo y junio de este año, la fundación TECHO-Chile actualizó su Catastro Nacional de Campamentos y los resultados señalan que, a la fecha, existen 702 campamentos en los que viven 40.541 familias.

Con el fin de reflejar la realidad dinámica de esta problemática, la organización determinó que al mismo tiempo que se cierran campamentos, otros nuevos emergen. De hecho, entre 2016 y 2017 se cerraron 45 campamentos, pero se abrieron 87 más.  A nivel país, por cada dos familias que salieron de campamentos, llegaron tres más a vivir en esta situación.

Respecto a 2016, las regiones con mayor aumento en número de familias en campamentos son Tarapacá (+802), Antofagasta (+542) y Atacama (+515), mientras que las regiones con más familias en campamentos son la de Valparaíso (10.072), Biobío (7.484) y Antofagasta (6.771).

“Por cada dos pasos avanzados, retrocedemos tres. Debemos redoblar los esfuerzos en este tema, poniéndole urgencia a esta profunda desigualdad y lo que significa que más de 40 mil familias hoy no tengan una vivienda digna. Así como la educación y la salud no deben ser regulados por el mercado, el derecho a la ciudad tampoco debe estar regulado por la plata que se tiene en el bolsillo”, aseguró el director social de TECHO-Chile, Gonzalo Rodríguez.

Dentro de las razones de este aumento, la organización atribuye como principal problema la desregulación del suelo en Chile y los salarios insuficientes para costear un arriendo o un dividendo.

Según un estudio de la Universidad Católica del Norte, en la región de Antofagasta el sueldo promedio del primer quintil es de $209.000, y un arriendo mínimo en la región cuesta en promedio $197.000.

Además, al no existir una ley que regule el suelo, desde TECHO-Chile afirman que se genera una desregulación inmobiliaria y una especulación en los precios de las viviendas. Como consecuencia, la tierra queda restringida sólo para algunos, quedando las familias más pobres sin acceso al suelo.

Los 702 campamentos que hoy existen en Chile están ubicados desde Arica a Coyhaique. Las familias que viven en estos lugares no tienen acceso a una vivienda adecuada, además de no contar con acceso regular a al menos uno de los servicios básicos como agua, luz o alcantarillado.

Minvu anula decreto que impide a campamentos acceder a subsidio habitacional

En mayo pasado El Ministerio de Vivienda y Urbanismo anunció la anulación del Decreto Supremo N° 105 que rige desde la dictadura y que dejaba fuera de cualquier beneficio en materia habitacional a las familias que se encuentren en ocupaciones ilegales de terreno, es decir, en tomas.

Parlamentarios comunistas e independientes se reunieron este miércoles con la titular de la cartera, Paulina Saball, para pedirle que reconsiderara esta norma y su aplicación.

No obstante, en la cita la ministra no sólo les confirmó haber reconsiderado la aplicación de esta norma, sino que decidió derogar el polémico decreto conocido como “antitoma”.

Al respecto la diputada del Partido Comunista Karol Cariola, además de valorar la determinación, aseguró que había preocupación en las organizaciones sociales, especialmente en los comités de vivienda que actualmente viven en campamentos.

La parlamentaria manifestó que es una contradicción inhabilitar a un poblador de poder postular a su subsidio habitacional o a otros beneficios vinculados con ese derecho, producto de haber participado en una toma de terreno.

“Contentos del avance y creemos que este es un paso para que todos los pobladores sin casa de nuestro país puedan tener su vivienda lo antes posible, sin tener que exponerse a la situación de sacrificio de vivir en una toma de terreno, en un campamento o en condiciones de hacinamiento como ocurre hoy con una buena parte de nuestros compatriotas”.

El pasado 12 de abril, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) envió una circular a todos los directivos de la cartera para pedirles aplicar el decreto 105 que inhabilita a los ocupantes de nuevas tomas a postular a subsidios de vivienda.

Finalmente, según la secretaria de Estado, “invocar este decreto podía entenderse en un sentido contrario de lo que se quería cautelar, que es que las personas puedan acceder a viviendas adecuadas con los instrumentos vigentes”.

Al respecto, el capellán de Techo-Chile, Juan Cristóbal Beytía, destacó la derogación de la norma, “por las familias que viven en los campamentos” y calificó la retractación como una decisión coherente con el espíritu de la gestión del actual ministerio.

“Lo que es bueno también por parte del Gobierno exista la voluntad de escuchar, eventualmente retractarse si es necesario. Encuentro que eso también da cuenta de un Gobierno que también tiene la madurez para hacerlo. En nuestro diagnóstico la ley terminaba precarizando más a las familias de lo que ya estaban y no era la manera. Para la finalidad que tenemos todos de que los campamentos no aumenten, hay otras maneras que encontramos son más eficaces”.

Cabe destacar que parlamentarios de la Nueva Mayoría e independientes, habían presentado hace unas semanas un proyecto de resolución para que la ministra de Vivienda revirtiera esta decisión, solicitándole además a la presidenta Michelle Bachelet, no invocar decretos de ley originados durante la dictadura cívico militar.

ClariNet