Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

DEBATE-PISQUEROS

La absurda pelea entre Perú
y Chile por el nombre de pisco
para su aguardiente de viñedos
de escaso riego y fuerte sol,
que le dan alto grado alcohólico
y especial sabor, es dramática.

Por Arnoldo Silva Lagos

Sería anecdótica por su relativa importancia económica y tan ridícula como si Rusia, Polonia, Bielorrusia y Ucrania se quisieran apropiar en exclusiva de la dominación vodka, pero adquiere otro tinte si se la mira desde la perspectiva de la indispensable necesidad de integración regional, en un mundo minado por diversos peligros y donde los países de economías en pequeña escala, solo pueden esperar lo peor.

De pronto, reconocen algunos expertos, esta Guerra del Pisco pareciera una continuación farandulera del conflicto de 1879, pero lo trágico es que revela una mentalidad retardataria, anclada en el pasado y refractaria a una realidad poco auspiciosa para los pueblos que no han logrado encontrar la riqueza material y acceder a las claves del conocimiento en lo intelectual, lo que da para un debate serio que se elude en ambas naciones.

El más reciente episodio desembocó en una pueblerina polémica originada a raíz de las sanciones domésticas por la participación de varias pisqueras peruanas en un concurso rotativo basado en la calidad del licor de carácter internacional, esta vez a efectuarse en nuestro suelo. Según la explicación de

El Comercio de Lima, el bochinche no parte desde la entidad organizadora del certamen internacional, la que explica el meollo del tonto diferendo: "Para cumplir con el ordenamiento jurídico chileno, los piscos provenientes de Perú deberían ser registrados como 'aguardiente de Perú', ya que en caso contrario se estaría contraviniendo lo dispuesto en la ley chilena". Lo mismo pasa en el país vecino con respecto a la bebida local.

Para evitar suspicacias, se aclaró que "las catas que se desarrollan durante el concurso se realizan siempre a ciegas, de modo que en ningún momento se haría referencia a pisco peruano, ni a pisco chileno, estando todos en completa igualdad de condiciones". Sin embargo, algunos productores de la industria licorera peruana no lo estiman así. "Se supone que el concurso es una entidad neutral y solo han hablado con el ministro de Agricultura de Chile para llegar a un acuerdo. Nadie nos ha preguntado si nos parece bien", comentó Manuel Cadenas, fundador del portal especializado La Yema del Gusto.

Cadenas afirmó que esta vez la propia categoría Pisco Peruano -que normalmente aparece todos los años en las bases de la competencia-, no se mencionó en ninguno de los documentos pertinentes. Por lo tanto, se preguntó: "¿Cómo van a premiar los productos? Además, si cualquiera de estas 18 marcas gana, ¿la van a premiar como pisco peruano? ¿Van a poder ponerles la etiqueta a sus botellas como ganador del Concurso Mundial ?", argumentó.

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) de Perú, se metió en la pelea desafiante y anunció que se podrían cancelar las autorizaciones de uso de la denominación de origen "Pisco" e iniciar procedimientos para castigar a aquellos productores que participen en el llamado Concurso de Bruselas que esta vez tuvo de sede a Chile.

"Dicha sanción se aplicaría a los productores que afecten el prestigio y el valor comercial de nuestra denominación de origen Pisco, al participar con el nombre de 'aguardiente de uva peruano'", añadió. Dicha la repartición, sin embargo, autoriza la venta a nuestros pisqueros de los excedentes que no ocupan y que aquí se mezclan con los piscos criollos cuya cantidad no es muy grande, lo que permitió que se acabara con la falsificación que significaba hacer esta mezcla con aguardientes corrientes de la zona central y sur, y sin las características de aquel del Norte Chico o del Perú.

El tribunal peruano indicó que "en el supuesto de que los productos peruanos obtuviesen medallas en el concurso desarrollado en Chile, no podrían ostentar las mismas en sus piscos comercializados en el mercado peruano, ya que estas no habrían sido ganadas en la categoría Pisco, sino en la de 'destilado o aguardiente de uva peruano', lo cual, de ser el caso, podría implicar un engaño al público consumidor, siendo plausible de las correspondientes sanciones".

Una lamentable cantinflada que impide el desarrollo conjunto de un producto que enfrenta la competencia de bebidas espirituosas de mucho mayor renombre como el whisky o el coñac.

Para peor, por aquí surgieron otros tontitos chovinistas y uno de ellos se ufanó de que sus estupideces son “efectivamente, las primeras en Chile". Se trata del alcalde de Paihuano, un deschavetado llamado Hernán Ahumada, quien pergeñó una insólita ordenanza municipal que obliga a los bares a no ofrecer el destilado peruano bajo el nombre de pisco.

"No nos oponemos a que ellos vendan; lo que sí vamos a prohibir es que se diga la palabra pisco. Perfectamente pueden poner aguardiente, destilado o jugo de uva peruana, cualquier nombre, pero la denominación de origen es de Chile", ladra este tarado.

Quien no acate la normativa en la turística comuna del valle de Elqui, señala Ahumada, se expone a multas que fluctuarán entre 1 y 5 UTM e incluso, el cierre del local comercial. De inmediato lo apoyó otro retrasado mental, Claudio Escobar, gerente de PiscoChile, quien catalogó como un “paso importante” que las provincianas autoridades de "una comuna emblemática relacionada con la industria del pisco, tomen este tipo de acciones para proteger y reforzar la denominación de origen".

Se queja que los últimos años se ha ido vulnerando la normativa en puntos de consumo como hoteles, restaurantes y supermercados. Una situación que atribuye más a un desconocimiento por parte de los inocentes empresarios de la ley que data de 1931, que a un intento por transgredirla.

Alega que el pisco chileno no puede ingresar al mercado peruano y no hay registros de exportaciones a ese país. "No existe reciprocidad. Ellos entran acá como aguardiente de uva para efectos del ingreso al mercado", sostiene Escobar.

Más conciliadora Claudia Carbonell, quien dirige el Consejo Asesor del Pisco, menciona que en los países donde el sector pisquero ha encontrado barreras para ingresar sus productos se han activado consultas diplomáticas y asesoría jurídica por parte de los ministerios de Agricultura, Economía y Relaciones Exteriores.

El director de ProChile, Alejandro Buvinic, cuenta que el pisco chileno hoy llega a 50 mercados, "demostrando la alta aceptación que ha ganado el destilado nacional en la última década". Los envíos han aumentado más de 100% en una década, al pasar de US$ 1,3 millones en 2007 a US$ 2,7 millones el año pasado.

Lo que apunta a lo obvio: Si Lima y Santiago colaboraran en fomentar al pisco, en general, habría más venta y sería problema de los bebedores elegir el peruano o el nuestro o si tomarlos indistintamente e incluso mezclarlos.

Debemos colaborar, pero estos soldaditos de plomo, prefieren su absurda guerrucha.

ClariNet