Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

DEBATE-PINERA

De pronto, sin mayor aviso,
la derecha ha empezado a
intranquilizarse.

En Renovación Nacional se anuncia una primaria presidencial con dos aspirantes y algunos se acuerdan de que José Manuel Ossandón podría ser un buen candidato.

En la UDI, desentierran el nombre de Hernán Larraín y le echan talquito para que parezca más rozagante.

Incluso Cecilia Morel se olvida de los cócteles que tanto le inquietan y habla de que su marido tiene “muchas opciones”, más allá de las políticas. Es todo un supuesto debate en marcha.

En el fondo, hay un solo hecho serio y es la sola razón para tanta perturbación: Los negociados del Piraña, que se van conociendo poco a poco, su frescura sin límites, constituyen un baldón para el país. Más allá que su primo Andrés Chaswick diga que todos “saben como es” su pariente y que “así es él”. 

Transformar a un personaje tan inmoral en presidente por segunda vez, resulta demasiado fuerte para muchos entre la gente bonita y salvo algunos cara dura sin remedio, se ha ido imponiendo la idea de que la postulación del multimillonario no es “aconsejable”, para decirlo de forma elegante.

Siendo jefe del Estado se agenció un falso fideicomiso ciego, que solo incluyó sus inversiones locales, las que pese a todo le significaron una ganancia anual de cien millones de dólares, y dio rienda suelta a sus aventuras financieras en el extranjero. Usó para eso su sospechosa compañía Bancard , la misma que le birló al fallecido Ricardo Claro, el piraña original con su desaparecido Banco Hipotecario, y le fue muy bien.

   

El resultado arroja inversiones en más de cien firmas en diferentes lugares del mundo. Todas estas bajo su supervisión directa, pues son operadas desde sus sociedades con sede en Chile, aunque algunas tienen su dirección legal en paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas y Luxemburgo. Por supuesto que con estas se conforma la intrincada red del grupo Bancard, lo que indica lo hipócrita y delictual de las denuncias chafas sobre filtraciones en el Ministerio Público sobre dicho conglomerado.

Para evitar cualquier duda, esta financiera que maneja entre otros negocios la usura tolerada de las tarjetas de crédito tiene entre sus propietarios al Piraña, a su cónyuge Cecilia Morel, y a sus cuatro hijos, con otros socios manera, que manejan un patrimonio estimado en 2.500 millones de dólares.

Uno de sus cómplices dentro de la derecha, el senador udiota Juan Antonio Coloma -un pájaro de cuentas con un antiguo historial personal y familiar-, le restó relevancia a las inversiones en el extranjero del Piraña y acusó de que hay una “persecución” en contra del singular político y empresario, en campanudas declaraciones a una red de emisoras.

Más prudente, el secretario general de RN, Mario Desbordes, reconoció que las operaciones financieras del Piraña “merecen una” explicación, pero advirtió que solo se las pedirán en caso que postule en las primarias de Chile Vamos a Robar. Como se ve, una ridícula Tolerancia Cero a la corrupción.

Frente a estos antecedentes tan condenatorios se habría esperado algo más contundente desde el oficialismo, pero como por esos lados también se cuecen habas, no hubo la seriedad que exige la opinión pública para esclarecer hechos de este tipo.

La presidenta de la DC, la senadora Carolina Goic, pidió celeridad en la transparencia de los capitales del matrimonio Piraña-Morel, como quien dice, les previno de que “deben portarse bien, niños”.

Solo desde el Partido Comunista, su secretario general, Lautaro Carmona, llamó al tipo a demostrar que en las transacciones de las empresas relacionadas con su patrimonio, no hubo conflicto de interés en sus años en La Moneda. Realmente débil, porque los chilenos merecen saber y a fondo, quienes son sus dirigentes.

Por su parte, el fiscal nacional Jorge Abbott salió en defensa del equipo de fiscales que investiga la querella contra el avispado exmandatario, negando la estúpida y tan manoseada historia de las filtraciones denunciadas por el propio Piraña, quien ni siquiera se atreve a decir que las acusaciones en su contra no responden a la realidad. Le molesta que se sepan y punto.

El fiscal a cargo de la investigación, Manuel Guerra, tiene pendiente solicitar nuevamente los antecedentes que le negó el gerente general de Bancard, Nicolás Noguera, y resolver si cita a declarar a la esposa e hijos del exmandatario, aunque solo en calidad de testigos.

Frente a tanto cinismo, realmente se necesita una profunda explicación que no aparece.

Solo episodios como el que recordó el senador Alejandro Guillier, cuando dijo "por mucho menos Lawrence Golborne tuvo que renunciar en 24 horas" a una fracasada candidatura presidencial- Añade que  "es legítima la preocupación ciudadana, porque se han dado cuenta que se han hecho gestiones económicas en momentos que se ocupaba el cargo de presidente de la República. Cualquier empresario sabe que si un capitalista tiene un poder político grande empieza a ser una relación desigual, ya no hay libre competencia y no hay igual trato de un empresario a otro. Por lo tanto es inconveniente esa relación espúrea".

Y que no se hable de fideicomisos ciegos, porque en el mejor de los casos salen tuertos.

ClariNet