DEBATE-ASESINOS

¿Estamos realmente con índices
de enfermedades mentales que
llaman la atención y auguran
un futuro incierto?

Por Marvin Saavedra

En los hechos sí porque por un lado las élites se han vuelto ciegas y sordas, enfocadas en solo enriquecerse, mientras que el pueblo llano responde restándose a votar, santificando con eso el robo, enfocándose la gente en el carrete, llenándose de deudas y haciéndose la loca con sus responsabilidades como ciudadanos. 

Cuando la presidenta Michelle Bachelet intentó iniciar un debate y se refirió a la gravedad del sádico asesinato de una niña de menos de 10 años en Coihayque, como síntoma inequívoco de males sociales inquietantes, la llamada prensa tradicional, recogió fugazmente las palabras de la mandataria y a otra cosa, mariposa.

Ningún medio, ni siquiera los alternativos con algún peso, reporteó a fondo los muchos crímenes que van conformando un panorama preocupante de casos de violencia brutal y que afecta al cuerpo social del país. Por supuesto que se habló de algunos de los casos más horripilantes, pero exclusivamente desde un enfoque sensacionalista barato, basado en que el país está en manos de la delincuencia, olvidando groseramente a los delincuentes supermillonarios, como los de la UDI, que han hecho un daño terrible al país, pero igual hay tarados que siguen votando por ellos.

Pese a que muchos lo ignoran, es imposible ocultar que el personaje más conocido de la derecha, el Sebas Piraña, cimentó su fortuna en la quiebra fraudulenta del Banco de Talca y que fue prófugo de la justicia, es decir, no dio la cara hasta que con una leguleyada y el apoyo del régimen militar, lo libraron de ir a la cárcel.

El hecho, que pese a ese antecedente más visible haya llegado a La Moneda, es uno de los tantos aspectos de la crisis que nos afecta.

Ahora, sin profundizar en el tema, El Centro de Talca, da cuenta del comienzo del juicio oral por la tragedia de tres menores, tres niñas sordomudas, violentadas sexualmente por un chófer que trabajó incluso como tal en un municipio del sur.

El caso se remonta al mes de noviembre de 2014 cuando las tres menores con enfermedades auditivas, que les impiden oír y expresarse en forma verbal, de 13, 9 y 8 años de edad respectivamente, mediante el lenguaje de señas acusaron a Gustavo Salgado Riquelme, de 34 años, de violarlas.

Lo hacía en los momentos que las trasladaba desde Colbún hasta la escuela especial Centro de Trastornos de la Comunicación de Talca.

El malandrín está en prisión preventiva, pero con comodidades y libertades pues su encierro es en la sección de enfermería del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de la ciudad de Linares. Inicialmente había sido internado en la cárcel de Talca, pero, según las autoridades, amenazas de otros reclusos obligaron a su traslado a la Villa de San Ambrosio.

“Nosotros estamos solicitando la pena de presidio perpetuo calificado lo que implica que recién después de 40 años privado de libertad el imputado podría acceder a algún beneficio intrapenitenciario. Tenemos 33 testigos de distintos orígenes y fuentes, las víctimas, familiares, terceras personas del colegio, otros niños e incluso funcionarios de la municipalidad de Colbún que sostienen nuestra acusación. Además, contamos con 14 peritos que van a declarar para concluir que los hechos ocurrieron tal como nosotros los planteamos. Hay dibujos y diversas pericias”, comentó el fiscal Iván Vidal.

Estamos mal, eso es indudable y lo avalan las cifras. En la Región del Maule, se registra un 30% de la población que presenta problemas de índole mental, según indicó Carmen Cifuentes, jefa de los Dispositivos de Atención de Usuarios del Servicio de Salud del Maule, quien insistió en la urgencia de los primeros auxilios psicológicos a tiempo, que son vitales para lograr la mejoría del paciente.

Si no se actúa oportunamente no solo existe el riesgo de que empeore la calidad de vida de estas personas, muchas de ellas en edad laboral, sino igualmente se abre la puerta a que cometan barbaridades como las fechorías de este chófer con niñas indefensas. En el Maule, sus 13 hospitales atienden estas patologías. Hay dos centros diurnos en Linares y en Talca, dos hospitales de día, residencias y hogares donde hay usuarios insertos en la comunidad. Pero además, hay dos Centros de Salud Mental, uno en Linares y otro en Talca.

Según las cuentas del Servicio de Salud Maule, este año se han atendido 25. 502 ciudadanos con problemas psicológicos y, en Atención Primaria de Salud, hay 128.770 personas bajo control médico.

Los problemas de salud mental corresponden al uso de alcohol y drogas en primer lugar; luego están los trastornos de ansiedad, donde la llamada agorafobia que no está acompañada por crisis de pánico, prevalece por sobre los demás cuadros clínicos de este tipo; y, en tercer lugar, están los trastornos afectivos, destacando el trastorno depresivo mayor. Para mayor claridad, el término agorafobia significa literalmente temor a los espacios abiertos, y consiste en un miedo y una ansiedad intensos de estar en lugares de donde es difícil escapar o donde no se podría disponer de ayuda. Generalmente involucra miedo a las multitudes, a los puentes y a estar o quedarse solos. También se presenta la dependencia a otras personas. 

En los pacientes menores de 20 años, la mayor prevalencia de trastornos de salud mental está dada por los trastornos de ansiedad, seguidos por los de conducta y los depresivos.

El seremi de Salud, Rafael Santander, indicó que el 30% de las licencias médicas en la región son a causa de la Salud Mental y se trata principalmente de personas en edad de trabajar.

En el Día Mundial de la Salud Mental, Naciones Unidas resaltó la importancia de que la atención de la salud mental esté disponible para todas las personas que la necesiten, independientemente de sus circunstancias y dondequiera que vivan. Este año se reveló la urgente necesidad de prestar apoyo inmediato a las personas que sufren trastornos psicológicos tras haber sobrevivido a una crisis colectiva, como trastornos sociales, violencia callejera y otros parecidos.

Como en casa se asocia a la dictadura, para la autocalificada centro derecha, lo mejor es hacerse la tonta y no mencionar la soga en la casa del ahorcado.

ClariNet