MOMIOS-MENTIRAS

Un simple cotejo de los hechos
indica que la derecha sigue
fielmente las prescripciones
del delincuente político
Jota Jota Rendón.

Por Arnoldo Silva Lagos

El venezolano refugiado en Miami dirige la campaña para intentar  impedir las reformas, laboral y de educación y, en especial, soslayar la discusión de una nueva Constitución. Se hace delinquiendo, hecho comprobado que casi nadie fustiga y menos condena. 

Rendón no es ningún genio de la guerra sucia política, solo aplica a las condiciones actuales las ideas sobre la propaganda política del nazi Joseph Goebbels, basadas en unas cuantas ideas muy simples: Mentir, mentir que algo queda, insultar al enemigo de clase y achacarle los defectos y atrocidades propios, sin respetar ningún extremo, con la intención de confundir y encandilar a las masas, haciendo todo lo contrario de lo que se practica. Para poner un ejemplo, Adolfo Hitler no inició ninguna guerra con una declaración previa del inicio de las hostilidades y siempre invadió otros países, aludiendo “a la necesidad de salvar la paz”.

En casa se roba y se estafa al Fisco, en nombre de la decencia y la moral.

Todo pasa por el control de los medios de comunicación, algo que casi es absoluto por parte de la derecha local, y echar los escrúpulos morales por la borda, lo que el momiaje hizo ya hace mucho, pero mucho tiempo.

Estas acciones que rozan lo legal desde el momento mismo en que comienzan, han sido más que notorias en el caso de la renuncia del senador Manuel José Ossandón a Renovación Nacional, que venía gestándose desde meses y que se ignoró pese a que hablamos de un político con futuro y tras casi 30 años de militancia en dicha colectividad.

Recién ahora se acepta que todo se gestó, dicho por EMOL, desde que “hace meses el legislador había manifestado su molestia con la colectividad, acusando falta de garantías al interior” de la misma “para elegir a un candidato presidencial y un favoritismo para él claro”, ante la imponente billetera del Chapo Piraña y sus dádivas sin necesidad de emitir boletas truchas.

El hecho mismo que la actividad político-partidaria rutinaria se base en trucos y falsedades, debería ser materia de condena y debate a todos los niveles, pero la realidad apunta que demasiados se hacen los locos ante tanta barbaridad y desparpajo. En el fondo son los mismos que proclaman la inocencia de asesinos y torturadores y derraman lágrimas de cocodrilo por las violaciones a los derechos humanos de estos infames. Lo demuestra el caso de Juan Emilio Cheyre.

  

Uno de los pocos que dice algo de lo que pasa es Francisco Chahuán: “La renuncia de Ossandón, le infringe un daño irreparable a RN en medio de un proceso electoral y donde creemos que la expectativa y la centralidad de los esfuerzos deben estar en no meter el tema presidencial en la elección municipal, sino más bien en poder generar un mejor resultado. Espero que el partido siga encabezando la coalición (¿cuál?, nosotros queremos saber)  y que siga trabajando en términos de un proyecto colectivo, un programa de alternativas que sirva para reencantar a los chilenos (¿en aras de poder boletear cualquier cosa vale?). El problema que tiene nuestra coalición es que acostumbra a estar plagada de caudillismos y falta la generosidad política de entender que el proyecto colectivo es lo que nos va a volver a llevar a La Moneda.”

“Los motivos que Ossandón esgrimió no existen, el partido ha dado todas las garantías para que a todos aquellos que quieran competir en una primaria tengan las mismas facilidades y garantías en un proceso transparente.

Lamentablemente en la democracia hay competencias y no se pueden hacer trajes a la medida. Al que más le va a afectar es a él, porque correr una carrera al margen de la institucionalidad de Chile Vamos no creo que le beneficie (...) Creo que el partido está bien organizado, bien posicionado para las elecciones municipales (...) no creo que nos vaya afectar”, afirma el poco iluminado vicepresidente y cancerbero del Piraña, Luis Mayol.

Otros reconocen: “No es para nada justificable la renuncia de él, ni menos a tres meses de una elección de concejales y alcaldes. No creo en una fuga de militantes, porque se generan cuando la renuncia de algún parlamentario y militante importante del partido tiene algún sustento real y sea justificada, en este caso los militantes perciben que la renuncia solo tiene que ver con ambiciones personales y nada más. El senador Ossandón vio que dentro del partido no tenía el apoyo suficiente para ser candidato y él a como dé lugar quiere ser postulante presidencial.”, afirmó el rancio ex alcalde de Temuco, Germán Becker, jefe de la bancada de diputados RN.

“Sin duda que afecta, porque dentro de RN el senador Ossandón había logrado tener un respaldo importante y muchos militantes se siente identificados con su postura (...) Pero indudablemente que afecta, más aún en el momento en que se produce la renuncia, estamos todos abocados a completar nuestra plantilla de candidatos para las elecciones municipales y mostrar un partido que tiene divisiones, naturalmente no es el mejor escenario. Eso obliga a redoblar esfuerzos para poder hacer nuestro trabajo. Si nos va mal allí en las municipales, no sé de qué candidaturas presidenciales podríamos estar hablando”, razonó otro senador, José García Ruminot.

Aunque no es militante de RN, pero como es faldero del Piraña, Andrés Chadwick también metió la cuchara: “En este momento no cabe la menor duda” que el oscuro personaje es grito y plata. Dice: “así lo están indicando todas las evaluaciones, no solo aquellas que se conocen desde nuestro sector político, sino las que se conocen públicamente y son independientes (esa sí que es una mentira obesa). Además, se nota muy rápidamente por el grado de nerviosismo que empieza a desarrollar el Gobierno y la Nueva Mayoría, eso no cabe duda que es así. Pero falta todavía un buen tiempo”.

Luego soltó parte de la pepa al señalar que "creo que la preocupación mayor es que nos podamos presentar a la primera vuelta con un solo candidato o candidata y que tengamos la fuerza que da la unidad para enfrentar una elección presidencial que sin duda va a ser bastante reñida".  En otras palabras, que saben que están en el vil suelo y que con falsedades e insultos no van a ninguna parte.

En este marco, esperemos que él no haya sido el que inventó lucir en bikini al espantajo de la Mala Pata Maldonado para ganarle votos para la derecha. Si la ponen a ella y a la Raca Arrugandoña, nada más en traje de baño de una pieza, seguro que no sacan ni un solo sufragio.

Tal  vez eso asuste al empresario, quien con su soberbia habitual, mientras su candidatura se cae a pedazos, comentó: "No sé si me  tuvo miedo o no. Tengo cosas más importantes de que preocuparme que de por qué renuncia una persona. Estoy más preocupado de los problemas de Chile que de eventuales candidaturas presidenciales", señaló mentiroso como le es habitual. Luego ladró pese a no postular a nada: "Llegó el momento de corregir el rumbo. Chile cada día crece menos, crea menos empleo, los salarios se estancan, la calidad de la salud y la educación retroceden. Además de eso, la inmensa mayoría de los chilenos sabe, siente y sufre que vamos por un camino equivocado", proclamó.

En el fondo sigue convencido que somos tontos o baratos a la hora de comprarnos. Un tema para otro debate: Los ladrones millonarios de bracitos cortos.

ClariNet