DEBATE-ESTAFAS

Existe un cáncer que afecta a las
posibilidades de un consumo
moderado y racional de parte de
los chilenos: Los defectos o vicios
ocultos como se les llama en
derecho, de la legislación
comercial del país.

Por Arnoldo Silva Lagos

Hablando en plata, se trata de la indefensión de los jefes de hogar ante la prepotencia, la codicia y el abuso de las grandes cadenas de ventas al por menor o de entrega de servicios a los ciudadanos de a pie.

En principio, estos vicios son las fallas que puede tener un objeto puesto a la venta y que no son reconocibles en el examen del mismo en el momento de la entrega o porque no se cumplen las condiciones pactadas para el servicio ofrecido, la letra chica, vamos.

Se supone que el cliente puede ejercer una serie de acciones contra el vendedor. Estas acciones van desde rescindir el contrato a la modificación de sus condiciones, así como al resarcimiento de daños y perjuicios.

Para eso está el Sernac, pero el pobre es un león cojo y sin dientes que hace lo que puede, mayormente, hacer patentes a las estafas cometidas. El comercio local, por sus normas, es un equilibrista que va por una delgada cuerda floja y que en cualquier momento puede caer en el engaño. Esto no se puede seguir prolongando en el tiempo, es un debate antiguo que se ha transformado en la discusión sin fin.

Un nudo gordiano que se elimina con una renovación de la legislación en funciones. Algo que se debe hacer ya pese a que los vendedores no quieren que cambie nada.

Veamos el caso de un multimillonario conglomerado empresarial, Cencosud. Esta es la firma que presentó la mayor cantidad de reclamos por cobros indebidos, según estableció un estudio del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) realizado el segundo semestre del 2015.

La entidad estatal informó que de un total de 44.000 reclamos, cerca de once mil corresponden al sector de los supermercados, superando a las tarjetas bancarias.

El director del Sernac, Ernesto Muñoz, señaló que aún queda mucho por mejorar en el mercado financiero, que todavía sigue siendo complejo para los consumidores.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, llamó a las empresas a mejorar sus canales de información para optimizar las soluciones para los consumidores, llamados que se repiten una y otra vez sin resultado alguno. Cencosud, perteneciente al magnate Horst Paulmann, agrupa a empresas como Santa Isabel, Jumbo, Easy y París.

Por otro lado, tras una mediación colectiva con el Sernac seis instituciones financieras no bancarias accedieron a modificar sus políticas de cobro y cláusulas que les permitían cobrar intereses moratorios retroactivos y usureros en sus contratos hipotecarios. Estos recargos se aplicaban en base a plazos que no correspondían cuando los consumidores se atrasaban en el pago de sus obligaciones.

En la práctica, estos frescos daban un plazo de 10 días para que los atrasados pagaran los dividendos hipotecarios. Si la persona excedía ese plazo, se le aplicaba una sanción –cobro de intereses penales- desde el día primero sin importar lo que estipulaban los contratos para hacer estos pagos.

En el mismo sentido, fue cuestionada la aplicación de la misma trampa para contabilizar el plazo para generar los gastos de cobranza. Las empresas con las que se alcanzó un acuerdo favorable para los consumidores, que implicaría ajustes en los contratos y devoluciones de dinero en caso que se hubiesen realizado cobros improcedentes, son las siguientes: Administradora de Mutuos M y V; Cimenta Mutuo Hipotecario; Hipotecaria Concreces. Mutuos Hipotecarios Renta Nacional, Caja Los Héroes; Metlife Chile y Administradora de Mutuos Hipotecarios.

Con esta mediación serían beneficiados alrededor de 6.769 consumidores, quienes recibirían una cifra aproximada de $32.521.453 en devoluciones.

En el caso de Los Héroes, la empresa informó que no existen montos por devolver, puesto que no aplicó cobros EXTRAS. Esto deberá ser acreditado por medio de auditoría. Por su parte, Metlife le informará al Sernac la cantidad de consumidores y valores a devolver una vez que concluya el mismo proceso.

Como se ve la avidez no tiene límites

ClariNet