ASESINATO-FREI8

Aparecen nuevos y
escalofriantes datos.
 

Por Alfredo Peña R.

Médicos del hospital UC donde era director el subsecretario de Piñera tiraron a la basura restos de Frei. Policía allanó y encontró muestras de corazón, esófago, hígado, páncreas, estómago, pulmón y riñón del ex mandatario. Dramático relato de nieta


El magnicidio del Presidente Eduardo Frei Montalva ocurrido en enero de 1982, a manos de agentes de la policía política de Pinochet y de personal médico, está en la primera línea de la polémica.

Todo porque el Gobierno de Piñera volvió a colocar nuevamente como subsecretario de Redes Asistenciales a Luis Castillo (pro UDI) cargo que ya había ejercido en la primera administración de la derecha.

Castillo ha sido acusado de ocultar y encubrir por más de 20 años, la autopsia de Frei Montalva cuando era director del Hospital Clinico de la UC, de calle Marcoleta.

Singularmente, Frei muere envenenado en la clínica Santa María a ocho kilómetros del hospital clínico de la UC, donde apareció la autopsia del ex mandatario, luego de un allanamiento de la policía y que no fue entregada voluntariamente como señala el hospital de la UC en un comunicado.

Luego de toda la polémica con el nombramiento de Castillo, ha habido opiniones de todos los sectores. 

El Gobierno salió a defender el nombramiento de Castillo, incluso con argumentos muy débiles, como que cuando murió Frei, Luis Castillo era un alumno de la escuela de Medicina. En ninguna declaración de la familia Frei se señala la participación directa de Castillo en el envenenamiento ocurrido a fines de 1981 e inicios de 1982, que es cuando muere Frei Montalva, producto de la introducción en su cuerpo de productos como del gas mostaza y el talio.

Y hoy es la nieta del primer presidente en la historia de Chile que es asesinado, María Paz Ortega Frei es la que sale a precisar como Luis Castillo - ex Director del Hospital Clínico de la UC- participó en la línea del encubrimiento 20 años después de su crimen, para ocultar la autopsia de Eduardo Frei Montalva, singularmente, alumno de esa universidad y el primer Presidente de la República de la Universidad Católica que llega al más alto cargo del país.

El dramático último mensaje

"Sáquenme de aquí inmediatamente". En estado crítico e internado en la Clínica Santa María, Eduardo Frei Montalva hizo uso de un sistema que los médicos de la Unidad de Cuidados Intensivos tenían para comunicarse con los pacientes: Escribir sobre en un papel sobre una superficie dura.

El mensaje del ex Presidente de la República llegó a manos de su nieta mayor, María Paz Ortega Frei, quien hasta ahora lo guarda como un recuerdo de su abuelo, pero también como un indicio de que el líder histórico de la Democracia Cristiana (DC) sabía que no saldría del recinto asistencial vivo.

Cuatro escuetas palabras que resumen una historia que día a día el proceso que sustancia el juez Alejandro Madrid acerca a una conspiración de la dictadura para eliminar a quien se erigía como su principal opositor.

Esta es la declaración de María Paz Ortega Frei:

Quisiera explicar con mucha claridad cuáles son los cuestionamientos al rol que tuvo el hoy subsecretario de Redes Asistenciales Luis Castillo en la investigación del homicidio de mi abuelo, el ex Presidente Eduardo Frei Montalva y, responder todas las acusaciones que hemos recibido durante estos días por personeros de Chile Vamos, algunos de ellos cómplices pasivos de la dictadura y otros activos.

Los hechos son los siguientes. El 11 de octubre del 2000, mi madre Carmen Frei hace un discurso en el Senado en que señala sus dudas sobre la muerte de Eduardo Frei Montalva.  Su declaración genera mucho revuelo comunicacional pues es la primera vez que se plantea públicamente la posibilidad que el ex presidente pudiese haber sido asesinado.

Producto de ese discurso del año 2000, el Doctor Sergio González (que trabajaba en el Hospital Clínico y hoy está acusado como encubridor) se preocupa y le pregunta al entonces Jefe del Hospital Clínico de la Universidad Católica Luis Castillo, que hacen. La respuesta la encontramos en lo que declaró Sergio González a la policía en forma textual: “me instruyó que esa información era confidencial y debía entregarse solo a los familiares si la solicitaban formalmente o judicialmente”.  Acto seguido, González procedió a retirar del archivo el tomo que contenía un informe de autopsia totalmente irregular de Eduardo Frei Montalva,  y lo guarda bajo su poder.

Carmen Frei, que desconoce de la existencia de dicho informe y menos que existen muestras del ex Presidente en el hospital clínico de la UC, se entera el año 2002 (dos años después), por una persona que se acerca a dar información al abogado de la Familia de que al parecer existiría un informe de autopsia en la clínica.  

Se solicita a la UC que entregue la información que posee, ésta se niega y ante la amenaza que se impondrá un recurso de protección para obtener los antecedentes, entregan solamente el 16 de octubre del 2002, 8 páginas fotocopiadas con el informe de “Autopsia 9/22 NN”.

El 13 de marzo del 2003 la PDI allanó las oficinas del Departamento de Anatomía Patológica de la UC y encontró 27 diapositivas macroscópicas con muestras de corazón, esófago, hígado, páncreas, estómago, pulmón, riñón del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y 15 inclusiones en material Epon con muestras de riñón, pulmón e hígado.  Además, en esa diligencia se incautó el tomo que contenía el protocolo de autopsia de Eduardo Frei Montalva, que aún guardaba Sergio González.

De esta brutal forma, nos enteramos que el cuerpo del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, fue literalmente vaciado de todos sus órganos por el equipo de médicos de la Universidad Católica, en un acto que no respetó ninguno de los procedimientos establecidos para estos casos.  Que tomaron muestras de sus órganos y que decidieron después, sin ninguna autorización, y no sabemos cuándo ni cómo, desechar sus órganos. En simple, tirarlos a la basura.

Finalmente el 2004, peritos de la PDI descubrieron que el informe de la autopsia irregular practicada a  Eduardo Frei Montalva, no fue agregado como correspondía el año 1982 al tomo foliado respectivo, sino que fue transcrito y agregado al mismo, por lo menos 10 años después.

El hecho fundamental es que si no fuera por la persona que en secreto entregó la información que había antecedentes en la UC y del allanamiento de la PDI al Hospital Clínico de la UC,  ni la familia ni la justicia se habría enterado de la existencia de estos antecedentes fundamentales para el esclarecimiento del asesinato de mi abuelo, el ex Presidente Eduardo Frei Montalva.

Sí, ha costado mucho hacer avanzar en  verdad y llegar a establecer la verdad judicial que el país hoy conoce. Iniciamos acciones legales hace más de 18 años, hemos luchado contra lo inimaginable por obtener algo de justicia. Hoy tenemos un reproche político y ético, es bueno recordar, que el Ministerio del Interior es querellante en la causa del asesinato de Eduardo Frei Montalva por lo que conoce todos los antecedentes.

ClariNet