ACUSACION-JUECES8

“Vamos a perder tres
ministros que son
favorables a causa de
derechos humanos y se
los estamos entregando
a la derecha” advierte
abogado Caucoto.

Por María Cristina Prudant

Diputados de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio lograron un acuerdo para presentar en bloque la acusación constitucional contra los ministros de la Corte Suprema que aprobaron la libertad condicional contra siete ex Dina condenados por crímenes contra los derechos humanos cometidos en dictadura. Los acusados en este caso son Hugo Dolmestch, Carlos Kunsemuller y Manuel Antonio Valderrama, quienes son los integrantes de la Sala Penal que otorgó este beneficio. 

Según explicó el diputado Daniel Núñez (PC) "Acá hay fundamentos jurídicos, políticos, pero también en el gran acuerdo que tuvimos las bancadas de oposición, hay un fundamento ético y moral que es fundamental y por eso nuestro llamado es a que toda la sociedad chilena se manifieste y apoye esta acusación", dijo. 

En representación del Frente Amplio, el diputado Tomás Hirsch (PH) señaló que "hoy hay genocidas caminando libremente por nuestro país, hoy en Punta Peuco están de fiesta y hoy se ha retrocedido en la garantía de los derechos humanos porque está prevaleciendo la impunidad, por eso es que hemos manifestado con toda claridad que el Frente Amplio y todas las bancadas de oposición vamos a presentar esta acusación constitucional, porque aquí ha habido una gravísima falta por parte de los jueces de la Corte Suprema". 

Cuando se acerca la posibilidad de concretar dicha acusación hay algunas voces que se alzan para pedir que no se lleve a cabo la acusación contra los ministros de la Corte Suprema, pero quienes son los promotores de la idea se mantienen firme en sus posturas. Según algunos parlamentarios esta acusación podría resultar más perjudicial que beneficiosa para las causas de derechos humanos, porque de irse los ministros acusados, le corresponderá a Piñera nombrar a los reemplazantes y es ahí donde surge la duda porque podrían llegar ministros que no sean pro derechos humanos.

 A esta altura ya se habla de otras alternativas para suplir la acusación constitucional como legislar sobre la libertad condicional de acuerdo al estatuto de Roma, priorizar una presentación ante la Comisión Internacional de derechos Humanos  y evaluar el comportamiento histórico de los ministros en casos de derechos humanos. 

En esta línea se ha destacado la trayectoria de los ministros en casos de derechos humanos. Es el caso de Hugo Dolmestch de quien se dice que es el ideólogo de la nueva postura  que dejó en libertad a los criminales. Sin embargo muchos aplauden su pericia para sacarle importantes confesiones a algunos condenados que permitieron dictar importantes condenas como por el asesinato del periodista José Carrasco.

 Antonio Valderrama  al igual que el ministro Carlos Künsemüller  fue un juez riguroso en sus investigaciones , logró importantes condenas en casos destacados de derechos humanos. Condenó a varios militares en el caso Riggs.

 Künsemüller fue abogado del Comité Pro Paz  y de la Vicaría de la Solidaridad. Hasta ahora había aplicado “mano dura”  en contra de las violaciones a los derechos humanos.  

El destacado abogado de derechos humanos Nelson Caucoto reconoce  a Cambio21 que tiene una postura ambivalente en este tema. 

“Estoy en una posición ambivalente respecto de este  tema. En primer lugar, soy un crítico del fallo que  pronunciaron los ministros en su oportunidad porque no correspondía la libertad de estas personas, sin embargo soy contrario a la acusación constitucional porque si llegara a tener éxito esta acusación constitucional cuál sería el resultado final; que vamos a perder tres ministros que son favorables a la causa de derechos humanos y le estamos entregando la Sala Penal a la derecha”.

“Es absurdo, aquí hay que ponderar las trayectorias de cada uno de los ministros, son favorables a los derechos humanos, no son ministros extraños en derechos humanos. Es gente que ha apoyado el avance de las causas y todo lo que ha logrado el país en ese sentido. Ha sido generado por la Segunda Sala Penal donde están estos ministros. Entonces,   soy absolutamente contrario a una acusación constitucional por el daño que causaría porque estas causas de derechos humanos siguen tramitándose en esta misma sala” destacó.

En cuanto al giro que tuvieron los ministros al dejar en libertad condicional a siete ex Dina, involucrados en horrendos crímenes, Caucoto, lo atribuyó a que los ministros “son seres humanos y se pueden equivocar. Es un error simplemente, de contexto, de las normas a aplicar, etcétera. Creo que se equivocaron no más. Pero existe la posibilidad de reconsiderar y lo están haciendo en la medida que hoy día rechazaron otra libertad condicional, el otro día otras, eso es un indicio de que hay que aceptar la posibilidad de rectificación para bien.

Con el transcurso de los días hay quienes manifiestan que no es bueno la acusación constitucional. Para el abogado de derechos humanos reconoce que “cualquier otro camino puede ser, pero la acusación no procede. O sea, es más lo que vamos a perder que lo que vamos a ganar.

Consultado si sería importante legislar en cuanto a las libertades condicionales en casos de delitos de lesa humanidad, Caucoto dijo que “no hay ninguna duda que hay que legislar rápidamente en materias que el legislador ha dejado pendiente desde el inicio de la transición, o sea, es impresionante que todavía nos rija un Decreto Ley de 1925. Es materia legislable y el legislador tiene que modificar, cambiarlas y dictar nuevas  leyes. Creo que los jueces necesitan tener la cancha clara, reglas claras para aplicarlas y no darle una interpretación personal cada uno de los jueces”.  

El diputado Jaime Naranjo es uno de los promotores de la idea de acusar constitucionalmente a los ministros de la Segunda Sala Penal. Al ser consultado sobre las posturas que han surgido de no concretar dicha acusación señaló que “lo que yo puedo recoger es que existe la voluntad absoluta de mantener firme la acusación constitucional. Nosotros lo que estamos haciendo ahora es esperar lo que nuestros equipos jurídicos nos digan sobre la materia, pero la voluntad de la asación constitucional, por lo menos en quienes la planteamos desde un comienzo, no hay nadie que haya cambiado de posición. Que yo sepa ni el PPD, ni el Partido Radical, ni los regionalistas, ni el Partido Socialista, ni los comunistas, ni la Democracia Cristiana. De tal manera que pueden aparecer opiniones aisladas de gente que está interesada en hacer fracasar la acusación, pero la voluntad se mantiene intacta”.

Respecto a si no han considerado que de prosperar la acusación los ministros serán reemplazados por otros que deberá nombrar Piñera. En este sentido manifestó que “sí, pero tiene que ser con el consentimiento del Senado asi es que tampoco se corre ningún riesgo. Nosotros lo que estamos haciendo aquí, a partir de una situación específica  que se dio de ignorar los tratados internacionales, es que creemos que hay notable abandono de deberes y eso es lo que estamos políticamente considerando”.

Según el diputado Naranjo ellos dependen de su equipo jurídico que decidirá si es posible hacer la acusación y esperan que la próxima semana esté listo el documento respectivo.

El abogado de derechos humanos que trabajó en la Vicaría de la Solidaridad, Héctor Salazar manifestó a Cambio21 su opinión respecto a la acusación constitucional.

"No conozco el tenor literal de la acusación, de acuerdo a lo que ha aparecido en la prensa, lo que motiva la acusación constitucional, de acuerdo a las declaraciones  de quienes han manifestado que la van a presentar, en mi opinión constitucionalmente no procede. Nunca una acusación constitucional se puede basar en cómo fallan los jueces está expresamente prohibido por la Constitución".

Si es oportuno o no acusar a los ministros, Salazar planteó que "creo que la oportunidad o no, eso es un análisis más bien o una evaluación política. Si el momento político es o no clave para hacerlo, pero ese es un problema que definen quienes formulan la acusación constitucional".

Sobre el fallo de los ministros, el abogado expresó que "en términos del contenido de un fallo que dictan los tribunales siempre va a hacer discutible y tenemos derecho a tener opiniones divergentes con los jueces , pero eso no implica  que vaya a variar el fallo y siempre se puede ejercer la libertad de opinión al opinar sobre un fallo, pero no pretender por la vía de una acusación constitucional revertir una resolución judicial, eso no procede".

ClariNet