LADRON-DETRAS8

Periodista podría ir a
la cárcel por libro que
relató torturas
cometidas en
la dictadura.

Una particular situación denunció el periodista Javier Rebolledo, conocido por la “Trilogía de los Cuervos”, serie de libros que relatan varios crímenes ocurridos en la dictadura: la familia de un reo de Punta Peuco solicitó cárcel para el escritor tras publicar detalladamente una serie de torturas, lo que a su juicio daña su honra.

La solicitud tiene que ver con el último texto de Rebolledo, “Camaleón. Doble vida de un agente comunista”, donde se comentan los delitos imputados al teniente coronel (r) de Ejército Raúl Quintana Salazar en Tejas Verdes.

“Los detenidos lo recordaban como un tipo durísimo, bruto, insensible y anticomunista. Según el testimonio judicial de un ex agente del regimiento, lo vio introducir una zanahoria en la vagina de una mujer extranjera, mientras se encontraba desnuda y vendada sobre una ‘parrilla’. Nelsa Gadea Galán, uruguaya, desaparecida desde Tejas Verdes”, relata la página 20 del libro.

En una carta dirigida a Tomás Mosciatti, director de Radio Bío Bío en Santiago, Rebolledo comentó que el pasado 18 de julio fue notificado de una querella criminal por injurias en su contra, la que fue presentada por Carolina Quintana Poblete, hija de Quintana Salazar, esto por publicar parte del historial policial y judicial de su padre.

“El querellado, en el desarrollo de los hechos que largamente se describieron en la primera parte de esta presentación, agredió a mi padre, el Sr Quintana en forma sistemática y pública, atribuyéndole hechos constitutivos de deshonra, delitos, y atentando contra su honor de forma inaceptable para nuestro ordenamiento, que considera como un bien jurídicamente protegido la honra y el respeto de los ciudadanos”, se señaló en la presentación judicial.

Según el periodista, el 8 de mayo de 2018 el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago estimó que lo publicado no afecta el honor de la querellante; sin embargo el abogado de Quintana, Juan Carlos Manns, apeló a la decisión.

“El día 13 de junio la Tercera Sala desestimó lo resuelto por el tribunal de origen señalando escuetamente que ‘los hechos que fundan la querella, pueden ser constitutivos de delito’. A partir de ese momento me encuentro encausado y citado con apercibimiento de la fuerza pública para el 16 de agosto”, comentó Rebolledo.

Quintana fue efectivamente condenado, dijo el periodista, cumpliendo pena de 10 años y 1 día como autor del delito de secuestro calificado de cinco detenidos desaparecidos, además de cinco años por aplicación de tormentos contra detenidos en Tejas Verdes.

“Igualmente, se encuentra condenado en última instancia a cinco años de presidio como autor del secuestro calificado de dos ciudadanos uruguayos. Y está procesado en otra causa de lesa humanidad por asociación ilícita, secuestro, aplicación de tormentos y secuestro calificado”, agregó.

Pena de cárcel

Para Rebolledo, la hija de Quintana “tiene todo el derecho de querellarse en mi contra”, pero su preocupación radica en que la Corte de Apelaciones haya acogido el recurso.

“Es la primera vez en la historia del nuevo sistema judicial que un periodista chileno enfrenta la posibilidad cierta de ir a la cárcel por hacer su trabajo en causas de lesa humanidad, esto es divulgar información que le parece relevante para los demás chilenos”, aseveró.

Según consta en la querella, se solicitó la pena de tres años de reclusión menor en su grado medio y multa de 20 UTM (más de $954 mil).

Por último, aseguró que Manns, el abogado que representa a la hija de Quintana, hasta hace un tiempo recibía honorarios de parte de una corporación vinculada al Ejército.

“Detrás del abogado Manns, entiendo, hasta hace un tiempo cancelando sus honorarios, se encontraba una corporación vinculada al Ejército llamada ‘Jura’, que sacaba o saca los dineros para pagar a abogados de violadores a los derechos humanos desde integrantes de esa institución. En ese caso, la situación sería aún más grave, pues se trataría de una acción mancomunada en contra de un periodista”, finalizó.

Mira la carta de Rebolledo

Carta de Javier Rebolledo by BioBioChile

Lee también...

"Camaleón", el libro que revela detalles inéditos del fraude del que fue acusado el PC

https://www.biobiochile.cl/especial/noticias/reportajes/reportajes-reportajes/2017/09/04/camaleon-el-libro-que-revela-detalles-ineditos-del-fraude-del-que-fue-acusado-el-pc.shtml

Javier Rebolledo por querella en su contra:

“Me parece casi una acción política”

En conversación con el programa Radioanálisis el periodista abordó la querella presentada en su contra por la familia del teniente coronel (r) del Ejército, Raúl Quintana Salazar, por supuestas injurias y calumnias. Respecto de este punto, el comunicador señaló: “Poco sentido le veo desde el punto de vista judicial”.

El periodista Javier Rebolledo se refirió, este miércoles, en entrevista con Radioanálisis, a la querella presentada en su contra por Carolina Paz Quintana Poblete, hija del teniente coronel (r) del Ejército, Raúl Quintana Salazar, quien hoy se encuentra cumpliendo condena en Punta Peuco.

Según explicó el comunicador, la acción judicial surgió a raíz de una cita presente en el libro Camaleón: Doble vida de un agente comunista. En el texto Quintana Salazar es mencionado en el contexto del campo de prisioneros de Tejas Verdes.

“A él le molestó que haya puesto una declaración que señala que él le introdujo una zanahoria en la vagina a una prisionera que hoy es detenida desaparecida. Él consideró que eso era injurioso, pero esa es una declaración que tomé de la Justicia. No es algo que haya inventado”, explicó el periodista.

Asimismo, el investigador sostuvo: “Quintana Salazar aparecía como el encargado del campo de prisioneros, pero además aparecía dentro de un ‘selecto grupo’ de hombres que fueron los encargados de profesionalizar, en el subterráneo del casino de oficiales, la práctica de tortura que después se extendió a todo Chile”.

Para Rebolledo, sin embargo, esta acción judicial no tiene mucho peso. Esto, ya que Quintana Salazar arrastra 30 condenas.

Por lo mismo, recalcó: “Esta querella me parece casi una acción política, porque poco sentido le veo desde el punto de vista judicial”.

“En términos generales, creo que tiene que ver con bajar el tema de los DDHH para que se deje de hablar, se deje de denunciar, porque de acuerdo a las condenas que él tiene, ya no va a salir libre. Por ese lado, creo que en esta querella podría existir una estrategia”, advierte.

Por otro lado, para Alejandra Arriaza, abogada del periodista, esta querella es “grave”, porque “atenta contra la libertad de expresión y el derecho a la información”.

Asimismo, la jurista señaló que esta acción dirigida contra Javier  Rebolledo puede significar que, a largo plazo, comiencen a existir reclamos en contra de otro tipo de investigaciones periodísticas.

“El trabajo que ha hecho Javier durante mucho tiempo ha sido un trabajo serio, investigativo, periodístico, judicial que ha logrado dejar de lado la impunidad y poner en el patente graves violaciones a los DDHH que ocurrieron en Chile respecto de las cuales no tenemos mucha información como ciudadanos. Confiamos en que esto se va a caer”, apuntó la abogada.

Por su parte, el abogado Paulo Olivares, quien también se encuentra analizando la querella, manifestó que esta es una oportunidad para, más allá del caso de Javier Rebolledo, analizar las posibilidades de la derogación del delito de injuria.

“¿Cuál es el mejor ente fiscalizador en una sociedad? No es la Cámara de Diputados, no es la asociación de ciudadanos… Son los periodistas. Entonces, el hecho de que esta herramienta penal prolifere es preocupante y es por eso que en países como Inglaterra, en el año 2009, se optó por derogar el delito de injuria. En la mayoría de los casos de Estados Unidos también se ha derogado. Por ello, queremos aprovechar esta oportunidad, para que se entienda así en este caso”, señaló.

PERIODISTAS RECHAZAN DECISIÓN

DE LA JUSTICIA QUE ACOGE QUERELLA

CONTRA COLEGA JAVIER REBOLLEDO

“Debemos recordar la ilegitimidad en la posible imposición de penas corporales para las infracciones asociadas al ejercicio de la libertad de expresión y prensa, lo cual ha sido explícitamente desestimado por la CIDH”, señalaron en el Colegio.

Santiago, 24 de julio de 2018.-

Ante la grave situación que vive el periodista Javier Rebolledo, destacado por sus investigaciones sobre violaciones de derechos humanos durante la dictadura cívico-militar, el Colegio de Periodistas de Chile manifiesta a la opinión pública su profundo rechazo a la decisión de la Corte de Apelaciones de Santiago de acoger una querella en su contra por injurias y calumnias, con posible pena de cárcel, revirtiendo así el fallo en primera instancia que desestimó la presentación.

Esta decisión se adoptó luego del libelo interpuesto por Carolina Paz Quintana Poblete, hija del teniente coronel de Ejército, Raúl Quintana Salazar, en el cual se cuestiona la publicación de parte de su historial policial y judicial en uno de los libros de Rebolledo, quien fue notificado el 18 de julio de esta resolución de la justicia.

En este contexto, desde la Orden expresan:

Se ha pedido pena de cárcel en contra de Javier Rebolledo debido a publicaciones que ha realizado sobre el historial policial y judicial del imputado Raúl Quintana Salazar, acción que repudiamos y rechazamos terminantemente porque violenta gravemente el ejercicio profesional del colega, como también a la libertad de expresión en Chile.

En mayo pasado el juez de primera instancia, a través de una resolución de tres páginas, declaró inadmisible la querella fundado en que lo publicado en el libro de Javier Rebolledo no es “ni siquiera potencialmente ofensivo” al honor de los querellantes, desestimando en todas sus partes la acción. Sin embargo, el abogado Juan Carlos Manns apeló a la resolución ante la Corte de Apelaciones, la cual revirtió lo resuelto por el tribunal de origen, señalando escuetamente que “los hechos que fundan la querella, pueden ser constitutivos de delito”. Por ello, desde ese momento Rebolledo se encuentra encausado y citado con apercibimiento de la fuerza pública para el 16 de agosto, situación del todo inadmisible.

Debemos recordar la ilegitimidad de la legislación nacional que en su Código Penal y Ley de Prensa mantiene la posible imposición de penas corporales para las infracciones asociadas al ejercicio de la libertad de expresión y prensa, lo cual ha sido explícitamente desestimado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que plantea la necesidad de que los estados apliquen normativas que cautelen la honra de las personas “solo a través de sanciones civiles”.

Más aún, el derecho a investigar y difundir temas de interés público, como son las violaciones a los derechos humanos, no puede ser conculcado por acciones de este tipo, validadas por un órgano del Estado.

Es necesario señalar que el reo de Punta Peuco Quintana Salazar cumple más de quince años de condena por secuestro, desaparición de personas, asociación ilícita y tortura.

Por ello, expresamos nuestra solidaridad al periodista Javier Rebolledo, con quien hemos estado en contacto en las últimas horas, y le acompañaremos en todas las acciones judiciales a las que sea citado y denunciaremos esta situación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y a los organismos correspondientes en nuestro país.

Santiago de Chile, 25 de julio 2018

Quién es el agente DINA condenado en

Punta Peuco a 20 años que se querelló

contra un periodista "por injurias"

por publicar sus crímenes

Por Alfredo Peña R.

El próximo 16 de agosto a las 10 de la mañana, el periodista Javier Ignacio Rebolledo Escobar deberá comparecer ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago por la querella presentada en su contra por eventuales delitos de injurias graves con publicidad. Y la querella -en forma inédita- tiene el apoyo de un militar que está condenado a 20 años de prisión y que en la actualidad está preso en Punta Peuco desde 2014.

Esto, luego de que la hija del teniente coronel (r) Raúl Quintana Salazar, Carolina Paz Quintana, presentara la acción en su contra por considerar que el libro en el que aparece, “Camaleón- Doble vida de un Agente Comunista”, atenta contra la honra de quien hoy cumple condena en Punta Peuco por crímenes de lesa humanidad.

Pero quién es el miitar Raul Pablo Quintana Salazar

Está claro es un Teniente coronel retirado del Ejercito y que integró la policía política de Pinochet, la DINA desde su nacimiento.

Quintana está recluído en el penal Punta Peuco cumpliendo diez años y un día de presidio como autor del delito de secuestro calificado de cinco detenidos desaparecidos. A ello suma cinco años de condena por aplicación de tormentos en contra de detenidos en el campo de prisioneros Tejas Verdes, el lugar donde se creó la DINA y un grupo de torturadores, integrado por Quintana Salazar, experimentó con ellos. Igualmente, se encuentra condenado en última instancia a cinco años de presidio como autor del secuestro calificado de dos ciudadanos uruguayos. Y está procesado en otra causa de lesa humanidad por asociación ilícita, secuestro, aplicación de tormentos y secuestro calificado.

La DINA nació en el regimiento Tejas Verdes en San Antonio donde el entonces coronel Manuel Contreras Sepúlveda era el jefe de esa unidad y Raúl Quintana -el querellante del periodista Javier Rebolledo- era parte de su selecto team de torturadores.

Según el sitio para preservar y conocer a los delincuentes que participaron en la dictadura y que cometieron centenas de graves delitos Memoria Viva Raúl Quintana participó en varios crímenes y torturas. A hombres y mujeres.

Según Memoria Viva, Quintana participa en las torturas y asesinatos llevados a cabo en el campo de concentración “Tejas Verdes”.

Este centro represivo estaba ubicado en la Provincia de San Antonio, y era parte de la infraestructura de represión del Ejército y fue uno de los más paradigmáticos centros de tortura, relacionado directamente con la formación y centro de operaciones de la DINA desde 1973.

En este recinto de tortura también se entrenaba a agentes de los diferentes servicios de inteligencia en métodos de tortura y represión.

Entre los “profesores” se encontraba el ex Alcalde de Providencia Cristián Labbé.

De acuerdo al Informe Rettigg “Tejas Verdes” correspondía al: Campamento Nº 2 de Prisioneros de la Escuela de Ingenieros Militares "Tejas Verdes": Dicho recinto de detención, que llegó a tener más de 100 prisioneros en ciertas épocas, funcionó como tal desde el mismo 11 de septiembre de 1973, existiendo testimonios de su uso sistemático para tales efectos hasta mediados del año 1974.

Los presos políticos que estuvieron detenidos en Tejas Verdes señalan que, inmediatamente después del golpe de Estado, eran trasladados hacia San Antonio y Melipilla  y luego a Tejas Verdes, donde eran cruelmente torturados y posteriormente asesinados en el mismo lugar o en otros lugares de la región.


Entre los criminales de dicho campo de tortura estuvieron: General (r) Manuel Contreras Sepúlveda, General (r) Eugenio Armando Videla Valdebenito, Coronel (r) de Salud Vittorio Orvieto Teplinzki, Coronel (r) Jorge Núñez Magallanes, Coronel (r) Klaudio Erich Kossiel Horning, Teniente coronel (r) Raúl Pablo Quintana Salazar, Teniente coronel (r) Daniel Adolfo Miranda Monarde, Mayor (r) Mario Alejandro Jara Seguel, Suboficial mayor (r) Patricio Laureano Carranca Saavedra, Prefecto (R) de Investigaciones Nelson Patricio Valdés Cornejo, y el Agente DINA Civil Carlos Roberto Araya Silva. Este último tiene una vida ligada a Manuel Contreras, luego del golpe de Estado.

Victimas ejecutadas o desaparecidas

por los criminales de Tejas Verdes:

Ejecutados

Armando Jiménez Machuca
Samuel Núñez González
Guillermo Álvarez Cañas
Héctor Rojo Alfaro
Raúl Enrique Bacciarini Zorrilla
Fidel Alfonso Bravo Álvarez
Jorge Antonio Cornejo Carvajal
Patricio del Carmen Rojas González

Desaparecidos:

Rebeca Espinoza Sepúlveda
José Pérez Hermosilla 
José Orellana Meza

El caso de Rebeca Espinoza y el locutor

que llegó a altos cargos en TVN

Uno de los casos en que estuvo involucrado, el militar Quintana, es el de Rebeca Espinoza. Tenía 40 años, cinco hijos, no tenía militancia conocida y era secretaria en el Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP, cuando fue detenida en los alrededores de la Plaza de la Constitución junto a José Miguel Rivas Rachitoff y José Leonardo Pérez Hermosilla, militantes socialistas, quienes tuvieron un itinerario similar al de Espinoza y actualmente también se encuentran desaparecidos...o muertos.
 

En el caso del médico militar Vittorio Orvietto, tras ser procesado por el juez Solís regresó, en abril de 2005, desde Estados Unidos, para entregarse. Luego de examinarlos, Orvietto era quien daba el visto bueno para que los prisioneros continuaran siendo torturados. 

El 11 de septiembre de 1973, cuando a pocos días después empezó a armar la DINA, Manuel Contreras tenía el grado de coronel y era el jefe de zona en estado de sitio de la provincia de San Antonio.

Con él trabajó estrechamente el locutor de una radio de San Antonio Carlos Roberto Araya Silva, convertido en agente DINA.

Luego, Manuel Contreras fue ascendido a general y se hizo cargo formalmente de la DINA en todo el país. Y se trajo a Santiago a Roberto Araya Silva -como era conocido- que llegó como jefe de seguridad en TVN y luego fue subiendo de grado debido a su amistad con el Mamo Contreras.

Roberto Araya llegó a leer noticias en pantalla desde el año 1975, especialmente las que llegaban del extranjero. Muy luego fue designado Director de Prensa, sin haber estudiado Periodismo en ninguna universidad. 

En 1975 fue parte, junto a los periodistas Julio López Blanco y Claudio Sánchez, del denominado montaje de Rinconada de Maipú donde fueron asesinadas cinco personas, todos familiares. Por ello fueron sancionados por el Colegio de Periodistas y luego querellados por su complicidad en el operativo de la DINA.

ClariNet