ALFA-CARBON

El día viernes 9 de marzo
de 2018 en el canal de
televisión de la Universidad
de Concepción, TVU,
estrenaba una nueva sección
de reportajes periodísticos,
iniciándolos con la Operación
Alfa Carbón donde señala la
presentadora: Hace 34 años
la CNI descabezó a la
dirección Sur del MIR.

Por Héctor Sandoval

En la página https://www.tvu.cl/prensa/tvu-noticias/2018/03/09/alfa-carbon-la-sangrienta-operacion-contra-el-mir-que-pronto-tendria-justicia.html el canal reproduce la noticia en video señalando: Alfa Carbón: la sangrienta operación contra el MIR que pronto tendría justicia.

Este trabajo se inicia describiendo brevemente los hechos que rodearon esta masacre que la ciudadanía no olvidara, menos la penquista, por haberse desarrollado a la luz del día y en presencia de todos los que circulaban en el sector ese mediodía, no obstante haber sido presentada como un enfrentamiento cuando la orden claramente era matarlos.

El periodista José Ignacio Valenzuela señala que: Antes del 30 de abril del presente año 2018, tendría lugar la sentencia por este emblemático caso de violación de derechos humanos en dictadura.

Y señala el marco: Hace 34 años, la CNI desplegó una persecución por ciudades del Biobío al sur que terminó con siete militantes del MIR asesinados.

El juez Carlos Aldana responde críticas por la extensión del proceso, que tiene 18 acusados, (que no son nombrados)

Tras la breve descripción de los hechos fue entrevistado el Ministro especial para Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción, Juez Carlos Aldana, el abogado de la causa Adolfo Montiel, el periodista Patricio Gómez quien cubrió el hecho, y presentado como testigo y vocero Rodrigo del Tránsito Muñoz Muñoz, “Hurón”, en la escuela de instrucción Luciano Cruz; “Danilo”, antes del Golpe en Curicó y Talca; y “Tobías”, encargado de informaciones y pertrechos en el llano, durante el proyecto guerrillero en Neltume. De este sujeto no sabemos si declaró en el proceso Alfa Carbón, donde él formaba parte integrante de ese grupo de dirección del MIR en la zona Sur y estaba orgánicamente vinculado a todos los compañeros asesinados en esa operación de exterminio, particularmente a Mario Rodríguez y Nelson Herrera.

Para Rodrigo Muñoz que, dice el periodista, representa a los detenidos desaparecidos en la zona, emplaza al Ministro Aldana por: el tiempo que ha demorado Aldana ha sido innecesario, lo que esperamos del es que deje de ser tan condescendiente con los criminales, los criminales, los abogados de los criminales, se han dado maña para dilatar, enturbiar, estirar lo más posible esta fase previa después de haber dictado acusación, Continúa Rodrigo: los tribunales y los criminales, está bien, pueden patalear y reclamar las tonteras que quieran, pero los tribunales que cumplan el maldito deber de hacer justicia, no en la medida de lo posible, no, aquí se tiene que hacer justicia en la medida que lo exige la ley. Continúa. Los delitos se tienen que castigar en la medida de la proporción que se produjeron,

Cualquiera persona que escucha la noticia y lo ve en la pantalla con la vehemencia que se expresa, puede creer que se trata de un militante del MIR deseoso de justicia, pero no. Puede aparecer contradictorio lo que afirmo, pues la forma como éste se refiere a los asesinos, pareciera que fueran sus enemigos, pero no de nuevo. Lo que hace creíble sus palabras es además de la forma agresiva de expresarse, es que están dichas a través de un medio de comunicación llamado Televisión, en reportaje serio e importante, donde además de la imagen a color y el sonido, más la influencia y el prestigio que tiene ese medio universitario, le dan un poder de credibilidad al entrevistado y más cuando en el trabajo presentado también se entrevista un ministro de la Corte de Apelaciones, y a un periodista. No estoy hablando de un medio virtual que aparece en Internet.

En consecuencia el público televidente asume que el entrevistado Rodrigo Muñoz está legítimamente exigiendo justicia, pero de nuevo no. A éste sujeto lo que menos le importa es la justicia, aunque lo diga con énfasis, arrugando la frente y cargando las palabras. Lo que él desea y exige es que se dé vuelta la página urgentemente.

Lo que este sujeto desea con todas las fuerzas de su sucio corazón y ganas, es que el proceso por esta causa SE CIERRE PRONTO y DEFINITIVAMENTE, se cierra ya, porque yo al menos lo acuso de ser cómplice de esos crímenes de Lesa Humanidad. Cerrando el proceso y luego dictando sentencia en las tres instancias, no habrá modo de incriminarlo por tratarse ya de COSA JUZGADA.

No se podrá reabrir y procesar a los Topos que facilitaron esa masacre, de los cuales Muñoz no es el único, en esa operación de exterminio participaron los Topos Julio Ernesto Hidalgo Carvajal, “Mackenna”, en el Pedagógico de la Chile; “Rogelio Rojas” en el Regional de Concepción 1976-1981; “Negro Javier”, en el Comité Central, y “Manuel” jefe de la escuela de instrucción Mauricio Maigret; y Jacinto Segundo Hidalgo Durán, “Titín”, en Tomé y Cautín; y su Topo Jefe Hernán Aguiló Martínez.

De esto hay testigos, espero que los familiares puedan impedir que se cierre hasta que sean llamados a declarar y señalen cada uno donde estaban física y orgánicamente en cada una de las operaciones de exterminio desde Malloco hasta fines de la dictadura, como en los casos de las ejecuciones de Octavio Riveros Ravelo, Germán Cortés, Augusto Carmona, de los camaradas de Neltume, Las Vizcachas, Fuente Ovejuna y Janequeo, de la Operación Alfa Carbón y los casos de los camaradas dinamitados con cargas entregadas centralmente.

Una vez cerrado definitivamente el capítulo no se sabrá la verdad completa porque no podrán ser procesados por la misma causa. Buscaremos los espacios legales para llamarlos en otras causas, no seguirán impunes toda la vida aunque hayan sido infiltrados protegidos por el secreto y el silencio. A Muñoz, no le importa que los asesinos sean condenados y se pudran en la cárcel, sabe muy bien que esos esbirros eran los seres más despreciables de las fuerzas armadas por el tipo de trabajo que desempeñaban, muy por debajo de toda moral, ya que torturar y asesinar a prisioneros desarmados, amarrados inmovilizados, sin capacidad ni fuerzas para resistir, no es parte de ninguna ética militar, menos asesinarlos estando ya desarmados, a sangre fría, sin posibilidad de presentar batalla.

Los Topos saben que la DINA y la CNI hacían las tareas sucias, eran los chacales de las fuerzas represivas. Eran los que actuaban siguiendo las órdenes de los autores mediatos que elaboraban los planes de exterminio con la información de los Topos que los encuadraban y facilitaban los asesinatos y Rodrigo Muñoz era uno de ellos.

Este sujeto que la Inteligencia Militar siendo muy joven sembró en nuestras filas, es un Topo, un agente informante de la Inteligencia Militar, no es vocero de los detenidos desaparecidos, porque ellos no tienen vocero, ni de los familiares de los ejecutados políticos de Concepción, ni de los ex presos políticos del MIR.

Su premura porque se dicte pronto sentencia de ese caso obedece a las razones antes expuestas y para quienes deseen saber más de este sujeto pueden ver la descripción de su trayectoria descrita en mi primer libro titulado: Un viaje a los Sótanos de la Dictadura. La Guerra Sucia Contra el MIR.

Héctor Sandoval TORRES

Rut: 4.409.176-3.

Concepción 17 de marzo de 2018.