UC-DDHH

No sólo ideólogos de
la economía criminal
de mercado.
Por Ximena Loreto
Oradini

Estudiantes, académicos y sindicatos de la comunidad UC han impulsado una férrea y persistente iniciativa por conocer la verdad y la justicia. Se han reunido en torno a lo que denominan:“Acuerdo de la Memoria UC”.

Este es un pacto que implica el seguimiento activo, tanto en difusión como en las causas judiciales como parte querellante, de todos los crímenes perpetrados en dictadura contra sus profesores o estudiantes.

En el documento de este Acuerdo se hace referencia a la deuda de esta casa de estudios acunada por el opus dei:

“Esa deuda se refiere por ejemplo a la falta de un reconocimiento oficial del papel que jugó la UC como institución apoyado por sectores políticos de la comunidad universitaria que se involucraron en la represión interna, en el apoyo irrestricto a la dictadura y en convertirse en un soporte intelectual indispensable para eliminar o neutralizar los cambios de la Reforma Universitaria y el proceso de transformaciones a nivel país. Y en el presente por ejemplo en el desconocimiento del carácter de estudiantes de algunas víctimas, en la decisión reciente (2013) de negar títulos póstumos a la inmensa mayoría de los estudiantes UC (14 de 17)   y en la falta de colaboración plena en la investigación judicial por el homicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva, ex alumno y profesor UC.”

El movimiento en torno a la Memoria en la UC recientemente se expresó a través de un cálido homenaje a 2 sociólogos que como estudiantes participaron en las manifestaciones estudiantiles de finales de los 60 en la Pontificia Universidad Católica: Fernando Pereda y Hugo Perret, son detenidos desaparecidos porque tenían espíritu crítico y “hacían pensar”.

El Colectivo por la Memoria PUC, el año 2011 editó por internet, con acceso libre y gratuito, el libro “Una Luz Sobre la Sombra”, una investigación periodística encabezada por Nancy Guzmán, que relata el contexto histórico que marcó la vida y destino de estudiantes y profesores de la UC-DUOC.

Leopoldo Benítez, profesor del Departamento de Arquitectura. No hay justicia, ya que la Corte de Apelaciones resolvió la absolución del general en retiro imputado por su asesinato. (De hecho, se cambió la figura jurídica a “secuestro” en vez de   asesinato.).Como director del departamento de arquitectura, Benítez participó en la Reforma Agraria, desarrollando el primer estudio de vivienda campesina encargado por la Corporación de la Reforma Agraria, CORA, donde “el Polo” intervino con una proposición del Centro de Reforma Agraria, CERA.

Patricio Biedma quien publicó, junto con Armand Mattelart el libro “Comunicación Social y Revolución Socialista”. En estos momentos hay dos procesos judiciales en el caso de Patricio Biedma, uno en Chile por la “Operación Cóndor” y otro en Argentina en contra de los responsables del centro “Automotores Orletti”, donde “era frecuente escuchar a agentes chilenos y uruguayos que llegaban a interrogar a detenidos”, según testigos.

Alan Bruce, estudiante de ingeniería civil junto a otros compañeros de la UC. trabajaron con pobladores de la población “Raúl del Canto” de La Pintana, compartiendo técnicas de autoconstrucción, alfabetización, manejo de basura y asociativismo.

Fue detenido en la comuna de Las Condes, en la casa de Iván Montti Cordero, su hijo de 5 años de edad, Carmen Díaz Darricarrere y Jaime Vásquez Sáenz. Los adultos fueron llevados a Villa Grimaldi, El niño fue abandonado en un Hogar de Menores de Carabineros.

Según los expedientes judiciales fue torturado y degollado por Marcelo Moren Brito. Según relata el padre del joven detenido desaparecido: “Marcelo era medio pariente nuestro y por eso lo recibíamos en la casa los sábados cuando estudiaba en la Escuela Militar. Él era un poco duro para las matemáticas y Alan le hacía los trabajos y lo preparaba para las pruebas, por lo que eran muy compinches, casi como hermanos.”

El año 2014 Brito fue condenado por el secuestro calificado de su sobrino, junto a otros 12 agentes de la DINA, en el marco del proceso judicial por la llamada “Operación Colombo”. Después de apelar, finalmente el 16 de septiembre del año 2015 fue ratificada esta sentencia en su contra, pero ya era tarde, había muerto 5 días antes. Acumulaba sentencias por más de 300 años en prisión, la última la conoció días antes irse internado al Hospital Militar, donde murió debido a una “falla multisistémica”, un 11 de septiembre.

Según las últimas investigaciones, son 32 las personas vinculadas a “ la Católica” que fueron asesinadas en el régimen cívico-militar. En algunos casos se hicieron parte las conexiones con los genocidas de los países vecinos.

La ciencia y algunos médicos

Eduardo Frei Montalva fue estudiante, profesor, doctor honoris causa de la UC, ex presidente de la República y opositor declarado del plebiscito de 1980 que buscaba la legitimidad del régimen militar ante los cuestionamientos internacionales.

El gobierno de Pinochet resolvió eliminar a quien podía erigirse como líder contra su sistematización institucionalizada del terror y la extrema miseria que sostiene a la extrema riqueza.

Al final de esta historia 4 familias llegan a poseer una riqueza equivalente a lo que a duras penas gana el 80 % de los chilenos.

Había que asesinar al ex presidente demócrata cristiano, pero sin dejar rastros. La decisión fue envenenarlo lentamente, entre fines de 1981 y 1982 en la Clínica Santa María, donde había acudido para operarse de una hernia al hiato, una intervención simple, que inusitadamente se complicó.

Para imponer el silencio, se eliminaron los rastros del envenenamiento en un acto sin precedentes. Médicos   de la UC, robaron todos los órganos del ex mandatario y los hicieron desaparecer, con toda una red de apoyo, por supuesto, ya que sin ser parte del personal de la clínica Santa María, pudieron acceder a la habitación de Frei desde los primeros momentos de su muerte y realizaron una supuesta autopsia, algo sumamente irregular, ya que una verdadera autopsia jamás se hace en una   habitación, sino que en un laboratorio especialmente acondicionado.

Estos médicos son protegidos por Ignacio Sánchez Díaz, quien “continuará como rector de la UC durante el período 2015-2020. El Vaticano ratificó la propuesta del Arzobispo de Santiago y Gran Canciller de la casa de estudios, monseñor Ricardo Ezzati”, tal como se lee en la página web de esta casa de estudios.

Carmen Frei fue la principal impulsora de la búsqueda de   justicia y del esclarecimiento de los hechos vinculados al asesinato de su padre. La ex senadora tomó la palabra en un acto que renovó el Pacto por la Memoria UC, realizado en el campus San Joaquín : “ Es necesario que los jóvenes conozcan la verdad… es un dolor que se va heredando… no vamos a descansar nunca hasta que se reconozcan todos los casos de Detenidos/as Desaparecido/as en Chile”.

En el mencionado evento, se afirmó que: “el 14 de agosto de este año el ministro Alejandro Madrid que investiga la causa judicial por el homicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva da a conocer a la prensa una acusación judicial contra seis personas involucradas entre ellos los médicos de la Universidad Católica, Helmar Rosemberg Y Sergio González”.

Ellos continúan desempeñándose en la institución universitaria, a pesar de estar comprometidos en el magnicidio.

Vaciar el vientre sacando sus entrañas o “estos procedimientos”

La acusación judicial contra Helmar Rosemberg y Sergio González considera que:

a)        No queda aclarado porque los mencionados doctores de la UC fueron a realizar estos procedimientos a la Clínica Santa María ni por quien fueron ordenados. Se descarta lo declarado por el doctor Rosemberg en el sentido que habría sido el doctor Roberto Barahona, profesor del mencionado Departamento, quien a esa fecha se encontraba jubilado y además se encontraba en su casa gravemente enfermo, falleciendo al poco tiempo de la muerte de Frei.

b)        Quedo acreditado que la familia de Frei no autorizó ninguno de estos procedimientos y que ni siquiera fueron informados de ellos.

c)         Que los procedimientos se realizaron en una habitación común de la Clínica, que desde el punto vista sanitario es una dependencia no habilitada para tal efecto.

d)        Que los funcionarios del Departamento de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina UC declararon que era absolutamente inusual que médicos de la UC realizaran estos procedimientos en otras clínicas u hospitales, comprobándose además que la UC tenía dependencias especialmente habitadas para estos efectos.

e)        Queda acreditado que los doctores Rosemberg y González no informaron a la familia Frei del procedimiento realizado y que además ocultaron el protocolo del procedimiento realizado por diez a doce años, y que el procedimiento habitual en la Facultad de Medicina no se realizó hasta principios de los 90, por la insistencia de una secretaria de la Facultad de Medicina que estaba a cargo de estos antecedentes.

f)         Que los mencionados doctores no informaron a la dirección del Departamento de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina UC ni del procedimiento realizado al cadáver de Frei ni de la mantención de la documentación en su poder.

g)        Que cuando este tipo de procedimientos se realizan en personajes públicos los órganos del cuerpo se mantienen en el Departamento mencionado, debidamente rotulados. En este caso los órganos mismos fueron desechados y los restos o muestras biológicas que se conservaron no estaban debidamente guardados ni rotulados.”

Los órganos mismos fueron desechados. Pareciera que las entrañas mismas de nuestra sociedad hubieran sido desechadas Porque seguimos en la inercia.

Hay cómplices muy bien posicionados. La justicia necesita no sólo estudiar los casos por separado. Es necesario reconstruir el mapa de la asociación ilícita que continúa funcionando sistemáticamente con el objeto de perpetuar el silencio.

Vuelve el latido a las entrañas y la voz se desahoga.

“La Lucha es cambiante. Debemos entender los nuevos periodos, reacomodarnos y avanzar. No hemos retrocedido, lo que pasa es que los desafíos son cada vez mayores” Pablo Vergara Toledo

uc-memoria-puc