Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

HOJAS-UTE

No puedo decir que no estuve
en la valiosa y malamente olvidada
Universidad Técnica el Estado
(UTE), arrasada por la zafia
dictadura cívico - militar, donde la
ignorancia y el analfabetismo
parecían ser bienes preciados;
claro que lo hice pero solo de visita
y generalmente en busca
de información.

Por Enrique Gutiérrez Aicardi

Mis potreros de estudiante y atorrante con corbatita, estuvieron en los márgenes de la antigua escuela de administración pública de la Chile, que eran pastos donde engordaba la Juventud Radical de los años de 1950, a la que no pudimos bajar del escenario, pero al menos logramos asomar la cabeza e imponer algunas ideas sociales.

Milicos y fascistas de tono menor, convirtieron a la UTE es una casa de estudios dominada por profesores – más supuestos que docentes – mediocres y lo peor, amigos de lo ajeno.

La institución formadora de ingenieros y técnicos, pasó a ser la actual USACh, que como cantara alguna vez Víctor Jara, no es ni chicha ni limonada, solo un resumidero de ambiciones y codicias. En su momento, la Técnica, que estaba establecida en varias ciudades del país fue un hervidero de ideas en todos los campos, incluso en el artístico.

En 1961 se inauguró el campus reconstruído en lo que fue el municipio de Quinta Normal y que se transformó en la sede Santiago. Allí encontró refugio un vigoroso movimiento cultural que proyectó a la Universidad Técnica del Estado más allá de las fronteras del país. Se destacó en el teatro y, en la vanguardia artística y el nuevo folclor de la canción chilena y de allí salieron el Inti Illimani, los Quilapayún y el propio Jara.

Durante la década de 1960, la universidad fue parte del debate político y a raíz de la toma de la Escuela de Minas de Copiapó se instalo una base de reformas de la educación superior que el 27 de octubre de 1967, con la anuencia de estudiantes, académicos y funcionarios, logró la creación de la Comisión de Reforma de la Universidad Técnica del Estado. En agosto de 1968 se realizó la primera elección del rector en Claustro Pleno (votación universal) de profesores y estudiantes, de la que salió ungido el candidato propuesto por el movimiento estudiantil: El profesor Enrique Kirberg Baltianski, quien encabezó la lucha por contar con un crisol de las ciencias ingenieriles, ya en los años de 1940. El profesor Kirberg fue reelegido en su cargo entre los años 1969 y 1972 y durante su gestión tuvo lugar la reforma de la universidad.

Durante ese período se crearon sedes en Talca y Punta Arenas lo cual, sumado a las otras escuelas industriales ya existentes, la ayudó a convertirse en una universidad no solo nacional sino igualmente de peso. Incluso eso sirvió para sacarnos de las tinieblas décimonónicas, con las carreras de Ingeniería de Ejecución (que permitía egresar en menos tiempo); la hoy imprescindible de contador público y la licenciatura en Matemáticas.

En 1970 la UTE, fundó subsedes y centros de extensión en diversas regiones, impulsando la construcción naval en Valdivia, el desarrollo de la petroquímica en Punta Arenas, la industria maderera en Concepción, la tecnología del cobre en Antofagasta, Copiapó y La Serena, y la de maquinaria agrícola en Talca, entre muchas otras iniciativas. Y hasta ahí llegó el impulso.

Entre 1973 y 1980,  la Universidad Técnica del Estado en particular, perdió su autonomía y pluralismo y la libre discusión se fue a las pailas, agravado todo por la disminución del financiamiento y la persecución de los académicos, que eran tales.

Como se ve. La UTE fue importante: la USACH puro cuento y hace noticia cada vez que se ve envuelta en un fraude. El último, el de la constructora española pirata Isolux-Corsán. La institución docente debió poner un  alto anticipado al contrato por 10.000 millones de pesos suscrito para la construcción en el campus tradicional ahora en la comuna de Estación Central, de un edificio con salas de clase. La rectoría se querelló por fraude al Fisco y cohecho y denunció a dos ex funcionarios involucrados en una presunta red de robos al interior del plantel montada para favorecer a la empresa peninsular.

Las drásticas medidas fueron dadas a conocer el 4 de mayo, luego que ClariNet meses antes denunciara esta construcción fantasmagóríca, abandonada y a medio hacer.

Para mayor abundamiento, la compañía Isolux Corsán, tiene un largo historial de coimisiones. Pese a eso, el distraído ex director de Administración y Finanzas, Mauricio Carrasco Torres, ayudó a adjudicar la licitación a Isolux y fue el principal responsable de supervisar la marcha del proyecto, que apenas llegó hasta el segundo piso.

Resulta curioso que el rector Juan Zolezzi, en el 2012, llevó a Carrasco –que hasta entonces se desempeñaba en la División de Educación Superior del ministerio de Educación– a la USACH. Otra distracción rara. Loa españolitos incluso pagaron los pasajes, la estadía y los boletos para que Carrasco fuera al Mundial de Fútbol de Brasil junto a su esposa. Al regresar, el ex funcionario aprobó un adelanto para la constructora que no correspondía. Para esa fecha, además, la empresa cargaba con una serie de multas por evidentes atrasos en la ejecución de las obras que no fueron cursadas por la universidad.

La acción judicial involucra a Carrasco y al arquitecto Felipe Reyes Vergara, quienes formaron parte de la comisión evaluadora que adjudicó el millonario proyecto a Isolux-Corsán.

Es como para que los alumnos reclamen, es dinero que se resta a la educación superior gratuita, sin embargo hay silencio ¿Por qué será?,   

ClariNet