RAFAGAS

A propósito de la visita del
Papa Francisco a Chile,
recordé la visita de
Juan Pablo II.

Por Nelson Villagra G,

Dos actitudes diferentes respecto de la temporalidad de la Iglesia Católica, y lógicamente dos personalidades diferentes.

En 1987, cuando estuvo Juan Pablo, yo todavía tenía prohibida la entrada a Chile.

Escribí una cueca:

Cuando veo a ciertos curas
me pongo a pensar con calma,
pa salvar a los cristianos
parte de la Iglesia cambia.

Come el pan de los pobres
el sacerdote
vive en medio del pueblo
pelando el mote

pelando el mote sí,
lo'hace con ganas,
por predicar a Cristo
le meten balas.

-"¡Pinochet fue un canaca!"-,
pero lo bendijo el Papa.

ClariNet