Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

FIDOCS

“Se está tratando de manejar
la cultura con un criterio
economicista, como un
producto que hay que vender”.

Por Valentina Camilla Araya

Carlos Flores Delpino, actual director del Festival Internacional de Documentales de Santiago (FIDOCS), habló sobre el reciente rechazo del presupuesto estatal que deja al evento sin fondos para su próxima versión: "Es un problema que les va a afectar a todos los aparatos culturales que han tratado de sobrevivir, que han hecho su trabajo y de repente les van a empezar a cortar las platas. Tenemos que defendernos", aseguró.

Por primera vez en sus 22 años de trayectoría, FIDOCS vive problemas de financiamiento luego de que se rechazara la aprobación del presupuesto para su 23º versión por parte del Programa de Apoyo a Festivales de Trayectoria, lo cual impide la realización del festival este año y el 2020. 

Cuando el festival partió con funciones proyectadas en el Goethe Institute en 1997, con las películas que Patricio Guzmán traía en una maleta desde Francia, nada hacía presagiar que en 2018 se recibirían cerca de 3.000 películas que buscaban ser exhibidas en Santiago de Chile, en uno de los festivales de cine documental más importantes de Latinoamérica. Es por esto, que la medida no ha pasado desapercibida y ha generado un profundo rechazo por parte de los realizadores audiovisuales del país. 

El Desconcierto conversó con el cineasta Carlos Flores Delpino, actual director del FIDOCS, quien afirma que la relevancia de este festival independiente es que ofrece un servicio público que busca construir un espectador más complejo y activo. 

-¿Cuándo se enteró del rechazo del presupuesto?

El miércoles 23 de enero le llegó un mail a Juan Pablo Fernández, el productor ejecutivo del festival, en donde nos decían que no habíamos obtenido el fondo.

-¿La apelación hacia el jurado que evalúa los fondos ya fue entregada?

Escribimos la apelación ayer pidiendo la evaluación, que es una evaluación muy sencilla, son frases. La evaluación nos dio un 90,5% y el ganador anterior a nosotros obtuvo un 91% , por lo tanto, quedamos en lista de espera. Las observaciones de la evaluación son extremadamente discutibles. Los jurados tienen toda la autonomía y la autoridad para tomar las decisiones que quieran pero ahí hay un problema porque nosotros, los postulantes, también tenemos derecho a solicitar que las observaciones de los proyectos sean capaces de distinguir la magnitud del proyecto, la trayectoria y la complejidad. No pueden compararse cosas distintas, cada proyecto tiene su particularidad y su importancia.

-¿Cuál era el proyecto que obtuvo el 91%?

Me parece que era el Festival Arica Nativa, que es un festival regional que yo creo que ese debe haber sido un factor muy virtuoso. Nosotros somos un festival muy distinto. Somos el único festival documental de Santiago y probablemente uno de los más importantes de Latinoamérica. FIDOCS ha sido un factor fundamental, no el único, por cierto, en el desarrollo del cine documental en Chile.

-¿Por qué cree usted que el jurado tomó esta medida?

Yo tengo que atenerme a las respuestas que me da el jurado en la evaluación, las que son tres o cuatro frases muy crípticas, poco entendibles en algunos casos. Por ejemplo, dice que no se invirtió lo suficiente en difusión… aparte de unas cosas muy raras, “muy coherentes las actividades, pero deberían desarrollar más las actividades”, ese tipo de observaciones que son muy difíciles de contestar también.

-Desde su perspectiva, ¿cómo impactaría esto al cine documental chileno?, si  es que esta medida no se soluciona, ¿cuáles podrían ser los eventuales problemas?

Bueno, yo espero que la apelación sea leída y sea comprendida y que nos otorguen el fondo. Confío que la gente que está ahí tiene un criterio y que por alguna razón no se ocupó en toda su magnitud. Ahora, si no nos dan el fondo tendremos que crear un plan. Por el momento, yo creo que lo mejor es esperar.

Para el cineasta, el fenómeno de que los fondos sean entendidos por el Estado como una especie de moneda es algo que hay que revisar, sobre lo cual agrega: “No es que el Estado done caritativamente un dinero para proyectos, lo que hace es trasladar responsabilidades a personas que puedan desarrollar mejor ciertas actividades”.

-¿Qué opina sobre los recortes de presupuestos que ha vivido la cultura en Chile durante el último tiempo?

Estamos en un momento en que se está entendiendo que la cultura tiene que empezar a manejarse y sostenerse y a sobrevivir en base a las lógicas del mercado y eso es muy crítico porque las lógicas de mercado están escritas. El mercado busca lo eficiente, lo sencillo, lo fácil y tiene razón, es otro negocio, es otra cosa y yo creo que esa es otra cosa que está hegemonizando la lógica del trabajo cultural en Chile hoy y ese es un problema muy grave.

Hay un arte que se tiene que trabajar como una especie de laboratorio, no puede regirse por las leyes del mercado. Hay temas complejos que a nadie le va a interesar financiar porque no tienen una rentabilidad. Se está tratando de manejar la cultura con un criterio economicista, viendo a la cultura como un producto que hay que vender y si no se vende hay que cambiar el producto.

También hay que pensar que este no es sólo un problema de FIDOCS. Es un problema que les va a afectar a todos los aparatos culturales que han tratado de sobrevivir, que han hecho su trabajo y de repente les van a empezar a cortar las platas. Tenemos que defendernos.

EL DESCONCIERTO