LA-VICTORIA-TV

“El Estado no se había
hecho cargo de una
realidad que venía
hace 20 años”.

Por Felipe Menares V.

Luis Lillo, director de la emisora, sostiene que en el espectro radioeléctrico “debería existir una porción para las minorías, también para los sectores indígenas de este país, porque un país mientras más diversidad tiene, es mucho más rico”.

 

Esta semana, el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) dio a conocer la entrega de las primeras cuatro concesiones para canales comunitarios, procedimiento concretado bajo el alero de la ley 20.750, que permite la introducción de la televisión digital terrestre en Chile.

Fue en marzo de 2017 cuando se inició el proceso de postulación, instancia que recibió la presentación de 191 proyectos técnicos y que tuvo como resultado, para los solicitantes de concesiones de carácter local comunitario, la posibilidad de comenzar a transmitir en digital. 

Las cuatro agrupaciones que lograron acceder a las concesiones fueron: “La Red de Trabajadores/as Audiovisualistas Comunitarios” de la ciudad de Arica, “El Centro para el desarrollo comunal” de la localidad de Peñaflor, Talagante e Isla de Maipo, la “Agrupación de Audiovisualistas de Pichilemu” y la “Agrupación de Audiovisualistas Señal 3 La Victoria”.

En conversación con El Ciudadano, Luis Lillo, director de Señal 3 de La Victoria, describe el significado que tiene para un canal con dos décadas de historia acceder a esta concesión.

“Después de 20 años de dar la pelea, en términos de lograr una concesión, implica salir a la legalidad frente a un Estado que no nos había tomado en cuenta casi nada. Por lo tanto, cambia la perspectiva sobre lo que uno fue y lo que uno va a ser, tanto en contenido, como en desarrollo; de estar en la más mínima expresión a estar desarrollando comunicación desde la legalidad. No es porque nosotros no lo hubiéramos querido, sino que el Estado no se había hecho cargo de una realidad que venía hace 20 años, que eran las televisiones comunitarias”, afirma.

Señal 3 de La Victoria obtuvo una concesión por 20 años y, según indica su director, podrán llegar a cerca de 10 comunas de la Región Metropolitana. Sin embargo, Lillo explica que, aun cuando son titulares de la concesión, deben realizar otra inversión para renovar el equipamiento del canal.

“No tenemos dinero para el cambio tecnológico, entonces, le pedimos al Estado que se hiciera cargo, porque además nosotros no pedimos esta ley. Habernos hecho cargo durante 20 años de todo el equipamiento, sin recibir ningún subsidio del Estado, fue complicado”, comenta el director de la emisora.

Y agrega: “Nosotros no podríamos, si los equipos salen súper caro. De hecho, tenemos que ver con Corfo después, o con alguna otra instancia gubernamental, de dónde vamos a hacer el otro cambio tecnológico; las cámaras, switch y otro tipo de equipamiento para estar a la altura de lo que la gente quiere ver y necesita”.

Materias pendientes

De acuerdo a la ley 20.750, los concesionarios locales de carácter comunitario no pueden lucrar ni  formar cadenas ni redes de manera permanente, entre otras disposiciones.

Consultamos al director de Señal 3 de La Victoria si esta parte de la normativa representa un inconveniente para el proyecto del canal.

“Obviamente que nos va a afectar, pero vamos a pelear por un cambio de ley. Queremos una nueva ley de radiodifusión, porque la ley no reconoce la labor de los comunicadores sociales. Yo creo que tienen miedo de que nosotros podamos hacer cadenas políticas, pero creo que un noticiero semanal comunitario se podría pasar en todos los canales comunitarios y no habría problema”, responde Luis Lillo.

En este sentido, cuenta que en el debate legislativo, hicieron llegar a todos los diputados una veintena de indicaciones, entre las cuales estaba la división del espectro radioeléctrico en tres tercios –uno para privados, otro para medios públicos y un tercio para comunitarios– y una modificación a la distribución de la publicidad estatal.

Sobre este punto, Lillo precisa que la indicación pedía en relación a “lo que el estado gasta por concepto de publicidad en Copesa y El Mercurio, que el 50% viniera para el desarrollo de las televisoras y radios comunitarias y otros medios”.

Respecto de la propuesta de dividir el espectro, Luis Lillo considera que en la fracción correspondiente al sector comunitario “debería existir una porción para las minorías, también para los sectores indígenas de este país, cosa que nos permita la riqueza, porque un país mientras más diversidad tiene, es mucho más rico”.

El director de Señal 3 cuenta además que para un canal comunitario es “complicadísimo” acceder a una concesión, pero que luego de su experiencia, se preparan para ayudar a otros proyectos.

“Ahora tenemos la experiencia, sabemos todo lo que hay que presentar, los pasos que se tienen que hacer, por lo tanto, para la próxima apertura de concesiones, nosotros vamos a ayudar a toda la gente que quiera tener canales comunitarios, siempre y cuando no pertenezcan a empresas privadas y quieran desarrollar televisión comunitaria para tener una mejor sociedad y no para lucrar de esto”, asevera.

ClariNet