ATRIA

“La directiva actual
no tiene credibilidad”.

 

Por Meritxell Freixas

El abogado constitucionalista habla con El Desconcierto sobre su apoyo a la candidatura de Maya Fernández a la presidencia del partido, una eventual alianza del socialismo con el Frente Amplio y el resultado electoral de Pedro Sánchez en España como posible modelo a seguir en Chile.

En menos de un mes, el Partido Socialista (PS) celebrará las elecciones para elegir su futuro presidente o presidenta. El 26 de mayo, la actual directiva con Álvaro Elizalde a la cabeza se enfrentará a la candidatura de la diputada Maya Fernández, quien presentó oficialmente su lista hace justo una semana.

“Esto no se trata de un enfrentamiento, sino que creo que es bueno que el PS, en la coyuntura de sus elecciones, tenga un debate de ideas, un debate con la militancia, qué queremos los militantes de cara al país en los distintos temas”, dijo entonces la nieta de Salvador Allende.

La formación abre ahora un mes de campaña para discutir con sus bases qué proyecto quieren para la socialdemocracia chilena. El abogado constitucionalista Fernando Atria es una de las figuras que participa de la contienda electoral. Candidato al comité central del partido y apoyo para la lista de Maya Fernández, quiere aprovechar este mes de discusión interna para “volver a politizar el partido”.

En conversación con El Desconcierto habla sobre su apuesta para el futuro del PS, las posibilidades de reproducir en Chile un “resurgimiento” a la española y las futuras alianzas que podría buscar una eventual nueva dirección.

– ¿Por qué Maya Fernández es una mejor apuesta Álvaro Elizalde para presidir el PS?

– El desafío principal hoy es contribuir a la articulación de un proyecto de transformación y superación del neoliberalismo. Sobre todo, frente a un gobierno que tiene un programa de relegitimación del neoliberalismo después de –lo mucho o poco– que se avanzó en el gobierno de Bachelet. La cuestión central para un proyecto de ese tipo es que desde la ciudadanía, hacia lo que la gente llama “los políticos”, hay un problema fundamental de credibilidad. En ese sentido, creo que Maya Fernández tiene algo que es extraordinariamente escaso entre los políticos, que es esa credibilidad ante la sociedad. Tiene la posibilidad de tener un liderazgo que sea reconocido desde la sociedad. La directiva actual del PS no la tiene. Es cosa de recordar como se designó el candidato del PS a la presidencia en un comité central, a puerta cerrada, con votación secreta, después de que se había anunciado que habría primarias abiertas. Creen que la política es una cosa que pasa en los pasillos del Parlamento, cuando, en realidad, ocurre en la sociedad.

– ¿En qué se fundamenta esa credibilidad que destaca de Maya Fernández? ¿Podría tener algo que ver su rol como presidenta de la Cámara durante la legislatura anterior?

– Sí, creo que ocupó un rol importante y es una persona que está libre de el tipo de suspicacias que hay hacia lo que hoy llamamos “los políticos”. En la forma de desempeñar su cargo parlamentario, su rol territorial [por el Distrito 10, La Granja, Macul, Ñuñoa, Providencia, San Joaquín y Santiago] y en la imagen pública que ha ido creando, está mejor posicionada para ser la cara de un Partido Socialista que busca rearticular un proyecto político transformador.

– ¿Cree que Elizalde estaría más vinculado a figuras que pertenecen a la “vieja política”, lejos de la regeneración, como Camilo Escalona, por ejemplo?

– Representa una política que creo que no es la que Chile necesita hoy. No es una crítica a él personalmente, pero el tipo de política que se asocia con él, por decisiones desafortunadas como la que antes mencioné, no muestra una apertura hacia la sociedad.

– Algunos encuentran similitudes entre los liderazgos de Maya Fernández y Michelle Bachelet.

– Bachelet también representaba un liderazgo que viene de fuera de la política institucional; no era alguien que había hecho carrera en los partidos políticos, y Maya tiene algo parecido a eso.

– ¿El hecho de posicionar el liderazgo de una mujer, en el contexto de hoy, puede ser un aporte para la candidatura y el partido?

– Indudablemente, esto es un plus. No creo que sea una cuestión decisiva, pero ciertamente hoy día cuenta a favor.

Victoria PSOE en España

– Este domingo las elecciones en España dejaron muy buenos resultados en el PSOE con la figura de Pedro Sánchez a la cabeza. Salvando las comparaciones, que no siempre son acertadas, ¿ve en Maya Fernández una oportunidad para revitalizar el partido en Chile?

– No se trata de hacer comparaciones fáciles, pero evidentemente, es importante e interesante mirar a otros países que culturalmente están cerca de Chile. Llama la atención lo que ocurrió en España si uno mira el contexto del socialismo europeo y partidos socialistas. Uno pensaría que, como son análogos al PSOE, no les ha ido muy bien. Por ejemplo, al Partido Socialista Francés no le ha ido muy bien, por decirlo suave. Lo mismo con los alemanes o los italianos. En el caso de España, tuvo que recorrer un camino: reconocer sus errores, renovar sus liderazgos, hacer un giro a la izquierda contra los “barones” del partido y asumir una posición de combate frontal a la corrupción. Este tipo de cosas, vistas desde Chile, son las que el PS de Chile también tiene que hacer. Aquí la pregunta es: ¿cómo podemos estar en posición de hacer esto y hacerlo bien? Esto es lo que tendrá que responder esta elección interna.

– Algunas voces del socialismo chileno, como el senador Insulza, atribuían la victoria de Pedro Sánchez, más allá de su gobierno, a la “moderación” y a su apuesta por diferenciarse de un supuesto “extremismo de izquierda” de Podemos, que incluso comparaba con la extrema derecha de Vox…

– La situación, para mí, es la contraria de la que dice Insulza. Cuando Sánchez habla de socialdemocracia, no habla de algo que aquí en Chile sería considerado “Chilezuela”. Socialdemocracia significa, por ejemplo, derechos sociales universales: salud, educación y seguridad social, cosas de las que en Chile estamos muy lejos. Aquí la socialdemocracia tiene una forma neoliberal porque se usa en el discurso que teníamos bajo la Concertación, que es el tipo de política que llevó a la situación que hoy vive el socialismo europeo –salvo España y Portugal–. Fue la llamada tercera vía, una forma de hacer las paces con el neoliberalismo. El PSOE ha abandonado esa posición y ha asumido una posición más a la izquierda. No estoy diciendo chavista, pero está más a la izquierda que la tercera vía.

Alianzas

– Sobre las eventuales alianzas, ¿un PS liderado por Maya Fernández, podría ser partidario de alianzas con el Frente Amplio?

– Más que en términos de alianzas, hay que tratar de hablarle a la ciudadanía por arriba de los partidos. En algún momento, las alianzas van a ser importantes y tendrán que ser consecuencia de este proyecto político común. Me extrañaría mucho que, en la medida que este proyecto se vaya construyendo, no incorpore a parte importante por lo menos del Frente Amplio. El PS tiene que hacer posible esta convergencia, no puede tener una postura de recelo, tiene que ser al contrario.

– ¿Hay sectores del PS que se sienten amenazados por el Frente Amplio?

– Se sienten interpelados, impugnados. Y los distintos sectores reaccionan de distintas maneras: unos más dispuestos a mantener una conversación que tenga como horizonte la convergencia. Eso no es una cosa que vaya a pasar de aquí a mañana, por supuesto. Y otros que enfatizan más la inmadurez y ese tipo de críticas que hace la derecha, también, al Frente Amplio.

El Desconcierto