DESAFIO-MAS5

¿Cuál es el significado del
5 de octubre? En pocos días
se conmemorarán 30 años
del Plebiscito de 1988 y las
nuevas generaciones miran
con lejanía este hito que nos
invita a reencontrarnos con la
historia reciente de nuestro país.

En la actualidad, uno de los desafíos importantes que tenemos, como jóvenes en política, es el permanente cuidado de la democracia. Para los nacidos en los 90’y en los `00 la democracia es como el aire, siempre la hemos ̈respirado ̈ y muchas veces la damos por sentado. Es por esto que son tan importantes los ejercicios de memoria que nos permiten encontrarnos con nuestra propia historia, aprender de los errores del pasado para no volver a cometerlos.

Bajo el principio enunciado por el politólogo Adam Przeworski en su teoría de la transición, donde todo proceso que se da desde un régimen autoritario a una democracia puede también desarrollarse a la inversa, es decir: desde una democracia a un régimen autoritario, la conmemoración de los 30 años del Plebiscito y, en consecuencia, de la victoria del “NO” es clave.

Todos estamos invitados a ser parte de esta fecha tan relevante en la historia de nuestro país, sin exclusiones. Los que fueron protagonistas tiene el deber de compartir sus vivencias y sus recuerdos de ese día con las nuevas generaciones, para mantener la memoria viva, para invocar el pasado y así construir un mejor futuro.

En este sentido, vemos con esperanza los resultados del reciente estudio realizado por Criteria Research que señala que si el Plebiscito se realizará hoy un 70% votaría por el NO, es decir, 7 de cada 10 chilenos le diría NO a la continuidad de Pinochet en el poder.

Nuestra democracia actual es joven, tiene 28 años y presenta debilidades, ya lo dijo la Auditoría para la Democracia del PNUD 2012, donde en materia de participación e institucionalidad tenemos grandes tareas. Hemos disminuido brechas y avanzamos hacia el desarrollo, sin embargo, queda mucho camino por recorrer, sobre todo de la mano de las generaciones más jóvenes.

Aún nos quedan por vivir otros “5 de octubre”, la creación de una nueva Constitución Política nacida en democracia, la recuperación de la confianza en las instituciones tradicionales, el desarrollo de más y mejores políticas sociales, la mejora de la cultura política al alero de la transparencia y la probidad, la relevancia de la participación ciudadana, además del respeto irrestricto por los derechos humanos, forman parte de estos nuevos hitos para alcanzar una democracia moderna y consolidada.

No hay que ser mago para darse cuenta de los tiempos complejos en los que vivimos. El filósofo italiano, Umberto Eco en “De la estupidez a la locura” (2016) comentaba que el avance de los discursos de odio, la xenofobia, la crisis de los partidos tradicionales y la aparición de nacionalismos que comienzan a ganar elecciones en Europa, lo hacía dormir cada noche como si estuviese en la década de 1940. El pasado es un insumo de aprendizaje del presente, así debemos entenderlo los jóvenes, más aún si estamos en política por convicción y por el Chile que aun NOs debemos.

Columna escrita por:

María José Elizalde
Abogada, Universidad de Chile. Militante Juventud Socialista de Chile.

Joaquín Orellana
Analista Político, Universidad de Santiago de Chile. Subsecretario Nacional Juventud Demócrata Cristiana.

ClariNet