CONTROL-ELITES

Hay que luchar en cada espacio
existente en la sociedad
democrática para expulsar a los
culpables de faltas éticas,
jurídicas y políticas de los
partidos e instituciones donde
se cobijan, e impedir que
puedan postular u ocupar
cargos diringenciales.

POR RICARDO HORMAZÁBAL

“Nuestros gobernantes se han convertido en una elite que se perpetúa a sí misma y que gobierna –más bien administra– a masas de gentes pasivas o privatizadas. Los representantes no actúan como agentes del pueblo sino simplemente en lugar de él. Viven física y mentalmente dentro de una campana”.

Estas afirmaciones no son mías. Las he copiado del sitio http:/cultura.elpaís.com/, en donde Fernando Vallespín comenta un libro del cientista político irlandés Peter Mair (fallecido el 2011) Gobernando el Vacío.

Sin embargo, no me cabe duda alguna que se aplican plenamente a nuestra realidad, ya que el cambio de época que vivimos es mundial y las ideologías que han promovido ese proyecto cultural también buscan ser universales.

Si las élites chilenas, religiosas, laicas y uniformadas asumieran su responsabilidad y permitieran una renovación de ideas, prácticas y personas, aún tendríamos problemas, pero ciertamente viviríamos mejor, con mejor ánimo.

Hoy nos indigna lo que han hecho y que se muestren renuentes a los cambios que sus errores exigen. Genera enojo que se mantengan tratando de perpetuarse en los cargos. Algunos personajes incluso han perdido la vergüenza y, por eso, muchos chilenos les han perdido el respeto.

Pero ya están surgiendo voces en distintos sectores, todavía poco escuchadas.

En la DC misma se vive una tensión que crece, porque se hace cada día más insostenible la permanencia en el cargo de un presidente tan rechazado por la ciudadanía y que se mantiene por una alianza pegada por los recursos recibidos y los cargos que se tienen o a los que se aspira. Pero en la DC, mi partido, hay un movimiento creciente de personas que buscamos rescatar la ética en nuestras acciones, que no es monopolio de ningún grupo y la voluntad de cambios profundos en democracia, para lo cual necesitamos una unidad basada en la doctrina y nuestras propuestas para promover una alianza amplia, como la de la NM, pero sin las minorías neoliberales y los corruptos.

En el PPD han surgido voces que advierten de la declinación que la excesiva política espectáculo provoca en las organizaciones. El PRSD se encuentra en un proceso intenso para resolver las tensiones que genera el conflicto de ideas y prácticas inadecuadas. El PC no aparece involucrado en acciones de corrupción financiera, pero sí es evidente, hasta para algunos de sus militantes, que ha escogido el camino de los cargos más que el de los proyectos.

Revolución Democrática, por su parte, ha creado un cauce para gente joven de avanzada, pero justificadamente crítica de las dirigencias actuales. Su aporte puede ser valioso, pero debe superar la carencia de doctrina que favorece un doble estándar de criticar el sistema y aceptar cargos de gobierno.

Por otra parte, ¿cómo no van a existir en la UDI personas que no acepten la premisa de que si delinques para el partido es lícito y aceptable moralmente? ¿Cómo no van a notarse en RN personas que alejen a los corruptos de dentro y no acepten acuerdos con partidos que existen gracias a Soquimich, como el PRI? ¿Cómo es posible que en el PS militen personas que sirven a los grupos económicos? ¿Cómo es posible que el Presidente de la Fundación Salvador Allende sea director y defensor de AFP Provida, que elude pagar impuestos?

En la derecha se dan tímidos pero positivos pasos para perfilar una propuesta distinta, esperamos, tanto ética como políticamente de los excesos economicistas. Pero no hay todavía reacciones positivas en las universidades, en las entidades morales y en la mayoría de los Colegios Profesionales. La debilidad del movimiento sindical se incrementa en luchas por figuración personal y por acuerdos de muy corto plazo y la abrumadora mayoría de los medios de comunicación promueve una feria de vanidades y debates accesorios.

Las múltiples encuestas hacen perder el peso que entidades respetables han ganado en ese ámbito, para servir una cultura de la dispersión, de la pérdida de nuestra identidad, que provoca respuestas inmediatistas tan intensamente leves que no resisten muchos días en cartelera.

Las debilidades de los actuales líderes son tan grandes que son teleguiados por pautas de comunicadores y asesores de imagen que pretenden acomodarse a las encuestas, sin cumplir el rol del dirigente, que es mostrar el camino a seguir y persuadir a los pueblos para que los sigan.

Es esencial que las élites políticas, intelectuales, morales, empresariales, gremiales y, especialmente, los que manejan los medios de comunicación promuevan y estimulen debates más sustanciales sobre temas relevantes en lo ético, jurídico, cultural, político, económico y social, en vez del comidillo de lugares comunes, ambiciones desmedidas y mediocridades que se nos ofrece.

En Gobernando el Vacío, Maier señala algo que también comparto. “En nuestros días, incluso la semisoberanía parece estar desapareciendo, y los ciudadanos están volviéndose efectivamente no soberanos” y agrega unas frases muy desafiantes: “Estamos asistiendo al crecimiento de una idea de democracia carente de su componente popular: democracia sin el pueblo”.

En Chile, el destacado académico Carlos Huneeus, ha publicado varios artículos sobre este asunto y un libro, el año 2014, La Democracia semisoberana, en donde analiza los últimos 25 años en Chile y establece, de manera irrefutable, que la situación que vivimos hoy los chilenos obedece a la aplicación rigurosa e inflexible de una visión ideológica tecnocrática destinada a mantener el modelo económico impuesto en la dictadura que necesitaba debilitar los partidos, el movimiento sindical y alejar a los chilenos de las decisiones para que las adopte una minoría que, supuestamente, sabe qué es lo mejor para las personas.

Las concepciones de Platón sobre el gobierno de los sabios, de los Monarcas absolutistas que dictaban las llamadas “leyes sabias” o las propuestas poco democráticas de Von Hayeck, reviven en personajes que sirven a los detentadores del poder.

Mair recuerda que en 1997 se publicó un artículo en Foreign Affairs escrito por Alan Blinder, economista y número dos de la Reserva Federal, que promovía extender el modelo de independencia de los Bancos Centrales a otras áreas clave de la política, de manera que fueran los expertos independientes quienes tomaran las decisiones sobre la salud y el bienestar del Estado, y hacía presente su preocupación por el carácter “demasiado político” que estaba tomando el gobierno de Estados Unidos.

Como de costumbre, esas ideas han encontrado eco aquí en los servidores de esa tendencia. Edgardo Boeninger creía solo en la economía de libre mercado, sin valores, solo con requisitos de eficiencia, olvidando los aportes que el humanismo cristiano y el humanismo laico aportan en solidaridad, participación y justicia social. Sin vacilar, utilizó el poder adquirido para formar o deformar a profesionales de distintos partidos de la Concertación.

Muy buenas becas en el exterior y altos cargos muy bien remunerados, con canchas de aterrizaje en las empresas de los grupos económicos los incitaban a unirse a esa ideología. Eran los que sabían, que estaban obligados a decidir por los ignorantes. De esa manera se hizo realidad lo que Eduardo Frei Montalva anunciaba: “Cuando no se vive como se piensa, se termina pensando como se vive”.

Tenemos que saber elegir y aumentar el control de los líderes, tanto en las instituciones intermedias como en todos los niveles del poder político. Es la única manera de que siga dando “el crecimiento de una idea de democracia carente de su componente popular: democracia sin el pueblo”. Debemos participar activamente, porque, como leí hace poco en un muro virtual: “Ciudadano que vota por un corrupto, no es víctima, es cómplice”.

Ya desde febrero del 2011 en mis clases, en mis discursos, charlas y en algunos artículos que he escrito, he citado un trabajo del académico estadounidense Robert C. Lieberman, profesor de Ciencia Política y Asuntos Públicos de la Universidad de Columbia, USA, publicado en la edición de enero-febrero de ese año 2011 de Foreign Affairs, y establecí ciertas analogías que consideraba y considero válidas para nuestro país.

En este artículo, “Por qué los ricos se están haciendo más ricos”, se informa que el desempleo en USA el año 2010, alcanzaba casi al 10%, la cifra más alta en 30 años. La situación económica también había obligado a millones de habitantes a dejar sus casas, a ver cómo sus ingresos se reducen más rápido que en la gran Depresión de 1929 y la gente temía, con razón, escribía Lieberman, que los empleos en la industria, que les daban seguridad, con muchos de ellos afiliados a sindicatos, y que les permitían una vida apropiada, ya no volverían. En cambio, señalaba, resalta en medio de esta miseria el hecho que los ricos de USA se hacen más ricos. Los titanes de las finanzas globalizadas, los que provocaron y son responsables de la catástrofe económica que aún vivimos, un sismo grado 10, en el mundo de los trabajadores, las clases medias y en la vida de muchos países, se enriquecían, es decir, los ricos se hacen cada vez más ricos. ¿Un poquitito más ricos?, no, dice el autor citado. Mucho más ricos.

En la década de los 60, en USA, el 1% más rico se apropiaba del 8% de los ingresos totales. El 2011, ese mismo 1% de las personas más ricas, acaparaba el 20% de los ingresos que genera la economía americana. El profesor Lieberman destaca que la excesiva concentración de las ganancias en un grupo tan reducido se hizo a expensas de una clase media crecientemente empobrecida y desprotegida. Esto se produce por el hecho de que en USA la desigualdad de ingresos es la más grande de todas las democracias industriales avanzadas, comparable a países como Ghana, Nicaragua, y Turkestán.

Chile vive una situación peor. Una investigación de los economistas Ramón López, Eugenio Figueroa y Pablo Gutiérrez de la Universidad de Chile, para el período 2005-2010, muestra que la participación en el ingreso de los individuos pertenecientes al 1% más acaudalado es de 30,5% del ingreso total declarable.

Es decir, de cada kilo de la torta que produce nuestra economía, 300 gramos son apropiados por el 1% de la población, mientras que el 99% restante de los habitantes se reparte 700 gramos. Pero si el cálculo se hace para la participación del 0,01% de los más ricos, algo más de 1.200 personas o de unas 300 familias de 4 individuos mayores de 18 años, entonces se concluye que aproximadamente 300 familias se apropian de 100 gramos de la torta.

Este estudio también indica que cuando se comparan nuestros resultados sobre la concentración del ingreso en los fractiles más acaudalados con los resultados para los 17 países para los cuales existen estudios que han utilizado una metodología similar, Chile aparece como el más desigual para los tres fractiles considerados: 1%, 0,1% y 0,01% más ricos. Pero si se usa otro indicador de desigualdad, como el conocido coeficiente de Gini, que puede tomar valores entre 0 y 1, y cuyos valores más cercanos a 1 indican distribuciones más inequitativas, es posible concluir que los análisis de distribución y desigualdad que utiliza la encuesta CASEN subestiman la desigualdad efectiva del ingreso en Chile, debido a que la encuesta CASEN subrepresenta los ingresos de los súper ricos.

Según estos académicos, dichos estudios calculan en solo 15% la participación en el ingreso total del país del 1% más rico; es decir, la mitad de la participación estimada por ellos (30,5%) a partir de los datos del SII. Ahora, si se usa el coeficiente Gini de 0,55 que emplea la encuesta CASEN, resulta ser efectivamente de 0,63 de acuerdo con ese estudio; lo que evidencia una distribución del ingreso comparable con la que exhibe Sudáfrica.

También los resultados de ese estudio sirven para justificar la Reforma Tributaria realizada, que, a pesar de sus carencias, es un paso adelante. Al incorporar en las estimaciones de ese trabajo cálculos de las utilidades retenidas, demostraron que la participación en el ingreso del 1% más rico aumenta de 21,1% a 32,8%, mientras que la participación de las 300 familias más acaudaladas de Chile sube de 1,9% a 11,5%.

Es habitual que se responda que son las fuerzas económicas, los cambios tecnológicos y la revolución de la información, los que premian la labor intelectual más que la manual y que obliga a los trabajadores de la industria de manufacturas a abandonan el sector y justificaría la reorientación hacia la economía de servicios. En esta área se recompensa muy bien a las personas con alta calificación y buena educación en las finanzas, salud y tecnologías de la información. Pero la mayoría de los trabajadores reubicados o nuevos van al retail, grandes tiendas, comercio y entretención, "donde los salarios son bajos, los sindicatos son débiles y los trabajadores desechables", según la aguda descripción del profesor Lieberman.

Entonces, ¿quién es el principal responsable?: it's the government, stupid.

Esta es la hipótesis central del artículo de Lieberman que sigo compartiendo.

Ricardo Ffrench Davis ha publicado interesantes y fundados trabajos en los que comprueba que, bajo los gobiernos de Lagos y el primero de la señora Bachelet, se volvieron a aplicar los principios del modelo económico social de la dictadura, produciendo negativos efectos en esos ámbitos y en el político.

No es casualidad que ganara Piñera, que Frei obtuviera el 29% de los votos y el populismo liberal e inexperto de MEO fuera respaldado por el 20% de los votantes, muchos de ellos militantes del PPD, del PR y del PS, que se negaron a cumplir con sus compromisos políticos.

No hay duda, como lo sostiene el profesor Lieberman, que son los gobiernos los culpables. En su artículo entrega antecedentes que prueban que han sido los políticos de USA los que han permitido esto, donde el lobby gobierna. En Chile no hay duda alguna que el nudo gordiano de la desigualdad está en las AFP, que controlan recursos equivalentes al 70% del PIB nacional y que influyen en bancos, farmacias, teléfonos, retail y otros ámbitos donde se abusa de los chilenos y, como ha quedado demostrado, corrompiendo a políticos de manera transversal, utilizando “Karadimas políticos”, como tan ingeniosamente los ha descrito Carlos Huneeus.

La permanencia de las AFP, las Isapres, la usura de la banca, el retail, hasta de las Cajas de Compensación, es responsabilidad de los sucesivos gobiernos inspirados y manipulados por esta tecnocracia servil a la voracidad del gran capital y al individualismo.

Por cierto, los partidos, las iglesias y otros actores tienen su propia parte de responsabilidad.

Eso no puede seguir, hay que cambiar las prácticas antiéticas y turbias.

Debemos debatir con respeto, por ejemplo, sobre los valores y contenidos que debemos incorporar en la Constitución que nos rija en esta segunda década del siglo XXI. Debemos debatir cómo eliminamos el dañino centralismo sin asesinar el Chile unitario que nos remonta a las raíces y nos proyecta al futuro.

Tenemos la obligación de ofrecer una respuesta sólida, solidaria, democrática y eficiente al fracaso y abuso de las AFP y las Isapres. Hemos sido capaces antes de concordar en lo sustantivo y resolver civilizadamente las diferencias y podremos hacerlo ahora también.

Mi inspiración está clara, así como para mis camaradas, que conformamos la Vanguardia Popular DC, creada para rescatar la ética, el espíritu cristiano y el cuerpo popular de la DC. Una de nuestras fuentes doctrinarias es la Doctrina Social de la Iglesia Católica, de la que seguimos convencidos, sobre todo por el testimonio del actual Papa.

El Papa Francisco escribió que esta cultura imperante “considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura del “descarte” que, además, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera.

Los excluidos no son explotados, sino desechos, sobrantes. En este contexto, continúa el Santo Padre, “algunos todavía defienden las teorías del derrame, que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo”. De manera categórica el Vicario de Cristo en la Tierra expresa: “Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante”. Por ello invita a los católicos y a las personas de buena voluntad a compartir una de las reglas de oro de múltiples sectores religiosos o culturales: “Así como el mandamiento de ‘no matar’ pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir ‘no a una economía de la exclusión y la inequidad’. Esa economía mata”.

Al empezar el año 2016, con escasas muestras de reacción positiva de las élites, existe el peligro de que ellas obtengan un nuevo triunfo en su misión de suplantar al pueblo. Al aumentar la abstención y falta de participación de los chilenos enojados en las próximas elecciones, podrán manipular mejor a los elegidos.

Ese objetivo no puede tenernos como aliados. Hay que luchar en cada espacio existente en la sociedad democrática para expulsar a los culpables de faltas éticas, jurídicas y políticas de los partidos e instituciones donde se cobijan, e impedir que puedan postular u ocupar cargos diringenciales.

Tenemos que saber elegir y aumentar el control de los líderes, tanto en las instituciones intermedias como en todos los niveles del poder político. Es la única manera de que siga dando “el crecimiento de una idea de democracia carente de su componente popular: democracia sin el pueblo”.

Debemos participar activamente, porque, como leí hace poco en un muro virtual: “Ciudadano que vota por un corrupto, no es víctima, es cómplice”.

ClariNet