SENADO

Las presidenciales de
noviembre no lo son todo: los
partidos comienzan a definir
sus candidaturas
parlamentarios y en la Cámara
Alta hay mucho en juego.
La gran mayoría de los 17
senadores que culminan su
periodo optarían por la reelección:
¿Quiénes son? ¿Quiénes no?

Por Martín Espinoza

La Cámara Alta está compuesta por 38 parlamentarios. El partido con mayor representación en el espacio es la UDI, con siete senadores, seguido del PPD y la DC, con seis. RN, un poco más atrás, posee cinco asientos. La Nueva Mayoría cuenta, además, con dos senadores independientes afines a su bloque (Pedro Araya, ex DC, y Alejandro Guillier, apoyado por el PR), mientras que Chile Vamos cuenta con, además de sus 12 senadores oficiales, el respaldo de Jaime Orpis, ex UDI, y Manuel José Ossandón, quien renunció a RN en julio del año pasado.

El resto de los escaños son ocupados por Lily Pérez (Amplitud), Alejandro Navarro (País), Antonio Horvath (Somos Aysén) y Carlos Bianchi (Democracia Regional Patagónica).

Según dice nuestro nuevo mecanismo electoral, para noviembre de este año la conformación del Senado pasará de tener 38 representantes a 50.

Así la configuración, para noviembre de este año serán 17 los puestos que se renovarán, además de los nuevos compañeros que llegarán a Valparaíso.

En la Democracia Cristiana quienes terminan su periodo de ocho años son Ignacio Walker, Patricio Walker, Manuel Antonio Matta y el incansable Andrés Zaldívar. Ignacio Walker no ha dejado espacio para especulaciones. Renunció a la carrera presidencial de la DC (hace un año dijo estar dispuesto a ser candidato si su partido se lo pedía) e irá a la reelección por la región de Valparaíso. Así también lo hará su hermano Patricio, quien se someterá al escrutinio popular en la región de Aysén. Manuel Matta está confirmado como candidato pero no tiene claridad sobre si peleará un escaño como diputado o como senador. Andrés Zaldívar es carta segura de la DC para completar 36 años trabajando en los escritorios del Congreso Nacional.

El PPD navega en un océano de incertidumbre. Aún no tienen claridades respecto de su definición presidencial ni de la alianza que levantarán para conformar listas parlamentarias. En ese contexto, serán Eugenio Tuma, Jaime Quintana y Ricardo Lagos Weber los que terminen su periodo de ocho años. A pesar de las pocas certezas que maneja la colectividad, los tres han manifestado su voluntad de ir a la reelección. Probablemente la definición se llevará a cabo en el Consejo Nacional del 13 de mayo.

En el Partido Socialista son los cupos de Isabel Allende y Fulvio Rossi los que culminan su plazo. La presidenta de la tienda de calle París ya confirmó su repostulación, pero esta vez lo hará por la circunscripción de la región de Valparaíso. Rossi, a pesar de los trascendidos que señalaban su retiro de la carrera senatorial, habría recibido un espaldarazo del PS que, en la interna, le habría manifestado su confianza para competir en la región de Tarapacá como independiente.

En la UDI, por la vereda del frente, sólo Juan Antonio Coloma y Hernán Larraín culminan su periodo. Larraín ha manifestado sus intenciones de no volver a competir, por lo que dejaría el Senado el 11 de marzo de 2018. Las aspiraciones del actual presidente del gremialismo tendrían relación con algún cargo dentro de un supuesto gobierno de Chile Vamos. Coloma, por su parte, habría deslizado sus ganas de repostular por la región del Maule, no siendo oficial esta definición.

De los cinco senadores de Renovación Nacional, cuatro terminan sus ocho años de ejercicio: Alberto Espina, Baldo Prokurica, José García Ruminot y Francisco Chahuán. Este último declinó su candidatura presidencial para apoyar la campaña de Piñera y repostular en la región de Valparaíso. Baldo Prokurica ha dado muestras de no querer asumir una nueva candidatura, respaldando a su compañero de partido Rafael Prohens. Alberto Espina no respostulará  y le dará un espacio a José Manuel Edwards para ser senador por La Araucanía. José García Ruminot aún no define su futuro en esta materia.

Por Amplitud, Lily Pérez va a la reelección. Desestimó una candidatura presidencial en pos de correr como candidata senatorial en la región de Valparaíso. Jaime Orpis, exmilitante UDI involucrado en el Caso Corpesca, ha confirmado que no respostulará al Congreso.

Antonio Horvath no ha asegurado su participación en las elecciones de noviembre. El independiente es parlamentario desde el retorno a la democracia y aún se encuentra evaluando la posibilidad de una repostulación.

Pablo Collada, director ejecutivo de Ciudadano Inteligente, cree que la política de reelección en Chile no es la ideal. A su juicio, debe existir un equilibrio en el plazo de ocupación de los cargos de representación, considerando siempre el establecimiento de límites: “Un buen sistema democrático es aquel que tiene una capacidad de redistribuir el poder de manera dinámica y constante. Eso no significa que no debe existir la reelección, pero sí creo que debe haber un sistema de renovación que cuente con ciclos más cortos. Una relección sería ideal si contara con dos reelecciones y nada más”.

Con el fin del binominal la correlación de fuerzas podría comenzar a vivir sus primeros cambios a partir de marzo del próximo año. Eso sí, según Claudio Fuentes, cientista político UDP, quienes van a reelección cuentan con una ventaja significativa por sobre los demás: “Hay varios factores que hacen definir una senatorial. Primero, el grado de conocimiento de la ciudadanía respecto de un candidato. Como son regiones muy grandes, la posibilidad de ser conocido es más difícil para los desafiantes. Con las restricciones que hay a la publicidad, se le hace más difícil a un desafiante desafiar a un incumbente. El que está en el poder tiene más probabilidades de ser reelecto”.

El nuevo Senado comienza a dibujarse, pero la conducta de la ciudadanía para las elecciones de noviembre sigue siendo una interrogante que pocos se atreven a contestar.

ClariNet