Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\SiteApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/templates/jomi/styles/jomi/layouts/com_content/article/default.php on line 37

Deprecated: Non-static method Joomla\CMS\Application\CMSApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/web2clar/public_html/nuevo/libraries/src/Application/SiteApplication.php on line 275

VEERDOLAGAS

Mandamás de Carabineros
prestaba policías como
guardias privados a
empresa maulina.

Cuando el actual general director de Carabineros Hermes Soto era comisario de San Javier, estuvo involucrado en un préstamo de efectivos de carabineros como “escoltas” de camiones para que empresa Alchi S.A. evadiera el control de peso máximo y pudiera transitar por el puente Loncomilla. Un informe concluyó que este tránsito de estos camiones fue determinante en el posterior desplome del puente.

El 18 de noviembre de 2004 a las 22:35 hrs. un fuerte estruendo alertó a parte de la población de la comuna de San Javier. El puente nuevo sobre el río Loncomilla se había desplomado y tres automóviles y una camioneta cayeron al río Loncomilla. El número de heridos alcanzó las 8 personas y por suerte no hubo vítimas fatales que lamentar.

Un reportaje de CIPER publicado este fin de semana reveló que Hermes Soto, quien tenía el grado de mayor en ese momento, se desempeñaba como comisario de la 5ta comisaría de San Javier, cuyos efectivos eran los que acompañaban los camiones.

Cabe precisar, que los camiones no necesitaban “escoltas” por motivos de seguridad, sino precisamente para evadir el control del pesaje en las entradas del puente.

De esta forma, Carabineros le permitía a la empresa evitar el límite de máximo de 40 toneladas del puente. Luego del desplome, se realizaron cálculos por parte de la comisión investigadora de la Cámara de Diputados, que concluyó que los camiones escoltados pasaron más de 600 veces con cargas superiores a las 100 toneladas por el puente, lo que sumado a deficiencias en diseño, falta de mantenciones y reparaciones, fueron determinantes en el colapso de la estructura.

Los carabineros que participaban en este arreglo recibían un viático de entre 40.000 y 45.000 diarios, inicialmente pagados directamente a los carabineros y luego tramitados por la prefectura de Linares, lo que despertó sospechas.

Finalmente los pagos fueron suspendidos, dejando a muchos efectivos descontentos no solamente en San Javier, sino en otras comisarías donde habían sido trasladados.

Los transportes consistían en vigas que eran transportadas desde la fábrica de Achil S.A. ubicada en ese entonces a 1 km hacia el oeste del puente Loncomilla. Estas vigas de hasta 134 toneladas de peso, eran utilizadas en las concesiones para las carreteras entre Los Vilos- La Serena, Talca – Santiago, Talca – Chillán, Río Bueno – Collipulli, Río Bueno – Puerto Montt y Troncal Sur, entre otros tramos de carreteras, según señaló El Mercurio.

Solamente entre el 4 de febrero de 2001 y el 10 de mayo de 2002, los pagos de la empresa Achil S.A. a Carabineros alcanzaron 26 millones de pesos. Además hubo otros traspasos de cerca de 3 millones y gastos de más de 28 millones.

Un informe entregado al sucesor de Hermes Soto y que lleva la firma de este constata estos pagos y está fechado el 23 de diciembre de 2002. Además, dos radiopatrullas fueron donadas por Achil S.A. a la comisaría de San Javier.

En enero de 2003, Hermes Soto fue reemplazado y a cargo de la comisaría, el mayor Victor Vega reveló la historia al diario El Centro de Talca.

En abril de 2005, un comunicado público de Carabineros detalló que Achil S.A. le pagó 58,3 millones a Carabineros para costos operacionales de las “escolta 2004 El Mostrador consignó los pasos de los camiones de Alchi S.A. además de un historial de deficiencias, donde se habrían detectado progresivo hundimiento del puente y reparaciones que nunca se realizaron.

En el rol que cumple carabineros, es práctica habitual que actúen a modo de guardias privados, como por ejemplo: de empresas forestales con conflictos territoriales o interviniendo huelgas a favor de empresarios de diversas áreas, instancias donde carabineros puede considerar dejar heridos o incluso muertos como resultado de su accionar.

Sin embargo, esta vez, los procedimientos policiales pagados por la empresa para evadir el control de pesaje del puente, pusieron en riesgo durante años a gran parte de la población del Maule que se trasladaba por la ruta L26 – M, entre las comunas de San Javier, Empedrado y Constitución.

ClariNet