REPRE-MAPUCHE8

Operación Huracán:
la caída de
un plan contra el
pueblo mapuche
POR DIEGO ANCALAO
GAVILÁN

Que los procesados fueran declarados inocentes por la propia justicia y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condene a Chile por juzgar personas sin un debido proceso bajo la Ley Antiterrorista, son dos hechos que vienen a constatar que hay una operación de inteligencia de mayor envergadura impulsada por parte del Estado, cuya misión –al parecer– es crear un enemigo interno y satanizarlo por cualquier medio. Se acusó de terrorismo al pueblo mapuche y ese miedo en la ciudadanía fue capitalizado por un sector político.

El trabajo de los servicios de inteligencia es recabar, clasificar y evaluar información para predecir cuándo, cómo y dónde, grupos subversivos podrían atacar, para así prevenir daños.

Por eso, es incomprensible que se quemen camiones, iglesias y helicópteros vigilados por Carabineros en Curanilahue, como también que la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y la Dirección de Inteligencia de la policía uniformada no hayan prevenido ni uno de estos ataques, que no sepan quiénes son sus autores y, peor aún, que hayan culpado a inocentes.

Todo parece indicar que las operaciones de inteligencia tienen un objetivo político-económico, porque agentes del Estado estarían asesinando a conciudadanos, realizando quemas y atentados, bajo una lógica que recuerda a la Operación Mangosta de la CIA que propuso asesinar a estadounidenses para inculpar a cubanos y así justificar el envío de militares a la isla.

Esto también nos recuerda el caso Luchsinger-Mackay y la quema de una micro por Raúl Castro Antipán, quien declaró haber sido funcionario de la Dirección de Inteligencia de Carabineros y trabajar como infiltrado en el movimiento mapuche.

Que los mapuche procesados fueran declarados inocentes por la propia justicia y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condene a Chile por juzgar personas sin un debido proceso bajo la Ley Antiterrorista, son dos hechos que vienen a constatar que habría una operación de inteligencia de mayor envergadura impulsada por parte del Estado, cuya misión –al parecer– sería crear un enemigo interno y satanizarlo por cualquier medio.

El cierre de la “Operación Huracán” y la acusación de la Fiscalía de Temuco en contra de la Inteligencia de Carabineros por falsificación de instrumento público, reafirman que esta manipulación de evidencia se conjugó sospechosamente en un momento político electoral, en el cual a través de montajes se satanizó y acusó de terrorismo al pueblo mapuche. Y ese miedo que se generó en la ciudadanía, fue capitalizado por un sector político.

¿Pero quién es el responsable político de esta operación? No olvidemos que aquí se construyó un relato en el que los involucrados son el Gobierno, las fuerzas policiales y el Ministerio Público, que se detuvo a comuneros, que sus caras fueron objeto de público escrutinio para que finalmente todo termine siendo un montaje.

Aquí hay responsables que deben asumir.

El Ministerio del Interior se está sacando el bulto, pero son ellos los responsables, porque la ANI y Carabineros dependen de esa cartera. Fueron los encargados de la coordinación, ellos viajaron a Argentina, ellos están en tribunales. Esa es la verdad, aunque duela, y es hora de que se asuman las responsabilidades en este caso, pues de lo contrario no se va a recuperar la fe pública que esta operación destruyó.

El subsecretario Mahmud Aleuy llamó a no hacer juicios apresurados, pero fueron ellos los que apresuradamente decidieron detener con pruebas falsas a los comuneros mapuche.

Además, las múltiples aristas que se conjugaron para que los hoy absueltos fueran juzgados, obligan a averiguar si situaciones como estas se han repetido con anterioridad y, por lo mismo, se deben revisar todos los casos de acusaciones en los que esté involucrado el pueblo mapuche.

Este es un tema de Estado de alta gravedad, porque se han vulnerado derechos constitucionales. ¿Qué debiera ocurrir? Dadas las implicaciones institucionales y de credibilidad, deben dar un paso al costado los responsables de esta operación en el Ministerio del Interior, las policías y la Fiscalía.

Montajes Dipolcar y ataques GOPE:

Operación Tauro, Huracán, Machi Linconao y otros

Los GOPE asesinan y violentan a comunidades y la Dipolcar genera montajes para criminalizar y causar impactos mediáticos.

El 24 enero del 2017, se inicia la Operación “Tauro” tendiente a desmoronar la “escuela de guerrillas en el Wallmapu“. El procedimiento se enmarcaba en la tan bullada acción contra los autores de la  “violencia rural” y que tanto la Intendencia de La Araucanía de la época,  como el Director Nacional de Inteligencia de Carabineros, General Inspector Gonzalo Blu, y el Jefe de la IX Zona Araucanía, General Christian Franzani, han catalogado como una política prioritaria para la región.

Amplia publicidad se dio y entre medio armas de juguete se mostraban como evidencia y hasta una escopeta la que jamás se demostró que haya sido utilizada en algún delito como se pretendía señalar, sin embargo meses en prisión preventiva para el werken Hugo Melinao y Michel Escobar.

El día sábado 23 de septiembre, mientras la tensión se mantenía a causa de la crítica huelga de los PPM (Presos Políticos Mapuche) del Caso Iglesias:

Alfredo Tralcal Coche, Benito Trangol Galindo, Ariel Trangol Galindo y Pablo Trangol Galindo, quienes  cumplían 109 días en huelga de hambre líquida, se da inicio a la denominada “operación huracán”, con amplia publicidad mediática, dando cuenta en todos los medios de circulación nacional supuestos watsap entre persona del movimiento mapuche pero que entre ellas en la vida real, no tienen coordinaciones y comunicaciones, una de ellas ni celular tenía y otra no usaban watsap, sin embargo, se instalaba en los medios que sí lo había, allí la Dipolcar actuaba.

Hoy de rebote, por la afectación a un Fiscal, se supo que era un montaje y para más, Carabineros se negaba a pasar la información de los computadores en el marco de una diligencia judicial este 26 de enero, esto luego que la Fiscalía había cerrado la “Operación Huracán” e iniciaba la investigación a Carabineros.

Por su parte, la Machi Francisca Linconao fue abierta y grotescamente objeto de montajes con el propósito de involucrarla en ilícitos lo que deja en evidencia la persecución de que es objeto.

En el marco del mismo juicio durante el 2017, un video dado a conocer por la werken Ingrid Conejeros dio cuenta de la acción  de un agente de civil que estaría vinculado a la Dipolcar

Aunque el video no es completo, se puede apreciar perfectamente lo que el defensor abogado de la machi Francisca y jefe de la defensoría, Renato González explicó en las declaraciones de su defensa durante el juicio. Minuto 6:18 entra un policía de civil a la ruca (casa) de la machi polera verde y mochila, luego le sigue otro policía de civil polera celeste quien cierra la puerta de la ruca dejando al primer policía al interior fuera de la vista de las tres mujeres que se encontraban en ese momento en la casa ; la machi Francisca, su hermana Juana Linconao y su hija Carmen Linconao, lo que en esta versión editada del video no muestra son los segundos posteriores en donde el policía no permite que ingrese la machi ni otra persona a la ruca, pues obviamente el que ingresa con mochila fue quien sembró las pruebas que extrañamente solo aparecen en ese lugar, pruebas que luego muestran otros policías no los de civil que ingresan primero. Las pruebas que muestran son un arma hechiza, una mochila, pasamontaña, panfletos y municiones que no fueron periciados, obviamente porque no tenían ninguna huella ni rastro de la machi ni de otro de los imputados.

Y  el show mediático ha querido invisibilizar la que quizás sea la huelga de hambre mapuche más larga de la democracia, la más reprimida, perseguida y machacada por el Estado de Chile, de la mano en esta ocasión del segundo gobierno socialista de Michelle Bachelet.

De los montajes de la Dipolcar a los asesinatos y brutalidad del GOPE.

Mientras en todo el País queda en evidencia el proceder de la Dipolcar en Temuco, por su parte, en Tirúa se baleaban a comuneros mapuche, parte de la tónica de los GOPE.

Hoy, un comunero mapuche de 30 años, Mauricio Huenchuñir Leviqueo,  resultó herido a bala en horas de la tarde de este viernes en las cercanías de la comunidad María Colipi, sector Curaquidico, al norte de Tirúa.

De acuerdo a los primeros antecedentes -recabados por Radio Bío Bío-, los hechos habrían ocurrido cuando el hombre conducía una camioneta detrás de una caravana de vehículos policiales, momento en recibió un impacto de bala que la zona costal con salida de proyectil, situación que provocó el volcamiento del vehículo en el cual se movilizaba.

En el 2016 circulaba por las redes sociales las fotos de un comunero que daba cuenta de haber sido baleado por la espalda en un ataque del GOPE a sede comunitaria de la comunidad, quien denunció: “El 3 de Marzo de 2016, aproximadamente entre las 16:30 y las 17:00 horas, dos vehículos blindados de Carabineros hicieron ingreso a nuestra comunidad y llegaron a nuestra sede comunitaria, donde había algunos miembros de la comunidad reunidos”, agrega: “Sin mediar provocación alguna de parte de la comunidad, los carabineros se bajaron de los vehículos blindados y se pusieron a disparar a las personas, habiendo mujeres y niños en el lugar, pues el furgón escolar estaba ahí mismo con niños a bordo. A continuación llevaron detenidos a dos miembros de la comunidad: Jocelyn Fernanda Yevilao Maril, de 24 años, madre de dos niñas de 9 y 3 años; y Hernán Paredes Puen, de 38 años, padre de dos niños de 11 y 8 años, quien además fue baleado por carabineros con perdigones”.

Los funcionarios de Carabineros que relata la Comunidad en un comunicado son miembros del GOPE. Estos hechos no son nuevos, cabe recordar que Matías Catrileo y Jaime Mendoza Collio fueron asesinados cobardemente por la espalda por dos GOPE, Patricio Jara y Walter Ramírez respectivamente, ambos casos en el marco de movilizaciones por reivindicaciones de tierras.

En cada uno de estos hechos, incluyendo el asesinato de Alex Lemún por un oficial de Carabineros (Marco Treurer) en noviembre del 2002 y ahora, con el baleo del comunero Paredes Puan quien quedó con herida graves, los mandos de esta institución y ciertos medios informativos vinculados a los intereses empresariales y del latifundio colonial, han levantado de que dichas acciones se enmarcaron en un enfrentamiento armado, comprobándose luego en cada uno ellos su falsedad.

Por su parte, el domingo 18 de diciembre del 2016, el joven Mapuche Brandon Hernández Huentecol, con  17 años del sector Curaco, comuna de Collipulli, resultó gravemente herido tras recibir por la espalda el impacto de escopeta calibre 12 antimotines,  disparada por el efectivo Sargento Segundo Cristián Rivera, miembro del GOPE,   en el marco de las militarizaciones de fuerzas represivas en diversas zonas rurales del sur, en este caso, en la ruta R-49, que une Collipulli con Curaco en la Región de la Araucanía.

El día 10 de mayo  del 2016  se realizó un allanamiento a cargo de las fuerzas especiales de carabineros y del GOPE, en la “Comunidad  Mapuche Caupolican” en el sector de lago Lleu Lleu comuna de Cañete, Región de  Bio-Bio, con graves hechos de afectación y vulneración de derechos al Lov Antilao Meñaco. 

Este allanamiento con alto contenido de violencia y uso excesivo de la fuerza y de armas de fuego, dejo como consecuencia que Ruth Meñaco, quedo con heridas de perdigones en sus extremidades inferiores y su abdomen,  acción que se produce mientras carabineros transitaba provocativa y represivamente por camino de servidumbre de la comunidad Caupolican, como denuncian las comunidades, donde Ruth increpo de manera directa al personal de carabineros por el uso excesivo de la fuerza frente a sus hijos de 4, 11 e hija de 12 años, en ese contexto y momento fue cuando un agente policial se devolvió y disparo de manera directa, a quema ropa, hiriéndola de gravedad frente a su casa.

Estos son solo ejemplos de numerosos otros casos, actos que ha sido catalogados de asco y cobardía.

Alfredo Seguel