15-ANIVERSARIO8

Hemos cumplido 15 años de vida dura,
llena de sacrificios personales de
mucha gente honesta, en algunos
casos de auténticas pellejerías pues el
dinero ha sido un obstáculo que incluso
ha impedido cumplir mejor con el lector,
y nos ha sostenido la colaboración de
quienes sin esperar más satisfacción
que haber hecho lo correcto, han
aportado con esos granitos de
arena que hacen posible al mar.

Les honramos, porque han arriesgado enfrentar al rigor malvado del poder de todos los colores, incluso los odios derivados de vanidades personales disfrazadas de buenas intenciones, esas que pavimentan el camino al infierno. De envidias sin base porque nuestras puertas están abiertas, no hay cerraduras,  para los que creen en los valores humanos.  

No se trata de lamentarse ni de compadecerse; para nada, por el contrario. Nos llena de orgullo haber dado muestras que el periodismo serio y con sueños e ideales, es posible en los más lóbregos climas de persecuciones,  pérfidas y desde las sombras, de allá y de acá. Se intentó asfixiarnos de todas las formas posibles y se nos ha tratado como a gérmenes peligrosos e infecciosos.

Lo somos: Difundimos el valor de lo colectivo sobre lo individual, exaltamos la decencia de quienes menos tienen y no hemos cejado en la denuncia implacable de la constitución a nivel mundial, de dos elites. Una, la tradicional, la de los dueños del dinero que compran y son propietarios de la economía de los países, de sus políticos conservadores y de sus medios y que se cobran con privilegios fuera de toda lógica y prudencia.

    

Pactaron con lo que fue la izquierda y la domesticaron, permitiendo que sus principales representantes igualmente tengan un muy buen vivir y aquellos partidos que alguna vez hicieron avanzar a la sociedad se hayan transformado en agencia de empleos donde la única documentación necesaria es la obediencia ciega y la venalidad. Se ve a diario en los noticieros. Gente supuestamente progresista, boleteando (corrompiéndose ) con la ayuda de funestos monopolios.

Pese a todo, habita en nosotros la convicción que con retrocesos y adelantos, la llama de la esperanza de una sociedad mejor, arde  y no se apaga. Somos como los soldados de Salamina, esos griegos desharrapados que supieron vencer, contra la lógica más elemental, al impero persa que deseaba perpetuar esa noción que aun combatimos: De que los de arriba son pocos y lo merecen todo y más; los de abajo, demasiados, por lo que deben conformarse con  nada.

Un asesino a sueldo de la peor ralea aunque bien pagado, Augusto Pinochet Ugarte, lo definió con rigor dentro de su brutalidad cuartelera: Los ricos son tan poquitos que hay que cuidarlos…

Para nosotros, que como los soldados de Salamina, cuando fue necesario, nos jugamos serena y responsablemente la vida, los trabajadores intelectuales y manuales, no importa su modestia o su talento, son valiosos porque sobre sus hombros reposa la sociedad, la cultura y el futuro y debe recibir cada cual dentro de la trascendencia de su aporte, siempre dentro de los razonable y sin dejar lugar a que los menos favorecidos no reciban lo indispensable y algo más.

No puede faltar en este día un GRAN homenaje un GRAN recuerdo, con todo nuestro cariño y admiración al verdadero inventor y artífice de esa aventura

Periodística:

ENRIQUE GUTIÉRREZ AICARDI, hoy retirado por razones de salud, pero que sigue presente en nuestro quehacer diario con sus consejos, sus implacables correcciones, y la enorme cantidad de sus notas que siguen presentes en nuestras páginas.

Nuestros agradecimientos a todos nuestros colaboradores habituales, en Chile y en el exterior.

A los crecientes seguidores en las redes sociales que replican nuestras notas.

A los chilenos en el exterior que nos apoyan. Somos el único medio que tiene una sección dedicada a ellos.

A los medios amigos y afines. A las organizaciones de todos los ámbitos que nos mandan sus informaciones.

ClariNet es un medio abierto, solidario, comunitario, producido por cientos de voces.

Estamos orgullosos de lo realzado en estos 15 años y seguiremos en la brecha, hoy más que nunca.

A todos, muchas gracias y nuestros deseos de un mejor año 1919.

ClariNet