JARDIN-TV13

Sergio Melnick y Pilar Molina
defienden sin eufemismos la
dictadura desde las pantallas
del ex "angelito".

El canal, para muchos televidentes, ha ido "derechizando" su único programa de debate político dando cabida a las miradas más radicales desde la perspectiva social, dividiendo incluso a la misma derecha.

Los programas de discusión y debate político en televisión abierta no son muchos. Canal 13 se encontraba en una franca desventaja en comparación con Chilevisión y TVN, ambos con programas estableces en la materia.


Es por ello que desde mediados del año 2016 se transmite, con algunas variaciones en su horario, el programa "En Buen Chileno", el que con una dinámica semejante a la de sus competidores, busca televisar discusiones y debates de la contingencia política y ciudadana.


Pero ha habido un elemento, más allá de la política tradicional, que ha marcado la pauta del programa: sus panelistas. Actualmente dos de ellos son los que se roban las pantallas y los comentarios, y no siempre por intervenciones positivas o de alto nivel intelectual.


Quién es quien


Sergio Melnick y Pilar Molina han marcado la pauta en cuanto a comentarios políticos y en cuanto a revisión histórica de antecedentes recientes que nos han marcado como país.


Ambos, de público conocimiento, y muchas veces haciendo mención "honrosa" de ello, se identifican como representantes de la derecha política más reaccionaria, conservadora y abiertamente fascista.


Melnick fue ministro de Planificación durante la dictadura de Augusto Pinochet, algo de lo que ha dicho enorgullecerse. Su vida ha estado marcada por pertenecer al sector empresarial y a la derecha política ultraliberal económicamente.


La ciudadanía cuestionó su defensa de la dictadura cuando dijo "apoyaba la democracia, siendo ejemplo de ello la entrega del poder después del plebiscito de 1988".


Molina es periodista, y se forjó bajo la potestad del diario El Mercurio y de certeras alianzas con la derecha política, principalmente la UDI. Recordado fue su comentario donde aseguró que "desde El Mercurio se luchó por la democracia".


¿Qué mirada política tiene el canal?


En su momento fue el mismo conductor del programa, el periodista Iván Valenzuela, quien tuvo que salir a defender la "pluralidad de los panelistas".


"En general estamos bastante contentos. Es difícil hacer un programa de debates y dejar a todos contentos, desde la constitución de un panel hasta otro tipo de detalles", explica.


"Nuestra preocupación es que fuera un programa de debate, que hubiera discusión, que hubiera un apasionamiento y una reflexión de los temas. No podemos hacer un debate académico porque esto es periodismo, por eso quedamos contentos en ese sentido", asegura.


"No se puede dejar a todos contentos y cualquier panel puede tener defectos, ya que estos se eligen por muchas variables. Estos son los nombres que el canal pensó que eran valiosos para un debate de este tipo. Hay que ir haciendo las combinaciones que hacen que tu programa sea posible", aseguró.


El analista político Patricio Gajardo analizó la situación que se presenta regularmente en el programa de televisión de Canal 13.


"Siempre he creído que uno de los requisitos para la democracia es la libertad de opinión. Me parece que todas las personas tienen el derecho de presentar su punto de vista, incluso estando uno en desacuerdo con ello. Por lo mismo, el que existan personas que hayan apoyado la dictadura militar, como es el caso de Melnick, me parece algo válido que se presenten en los medios y que no haya ningún tipo de censura", indica Gajardo.


"Me parece que todos los puntos de vista deben ser reflejados en los medios, y particularmente en los programas de análisis político. Concuerdo con que las figuras representen un tipo de perfil, que haya pluralidad en la composición de un panel y que exista una capacidad de análisis que los actores representan", apuntó.


"Sin embargo hay un punto que me parece que se debe destacar, antes que una supuesta derechización del canal o del programa. Me parece que estamos viendo una fragmentación de la derecha política. Vimos cómo Lily Pérez fue combatida con vehemencia por Melnick y por Pilar Molina, lo que refleja que actualmente tenemos en nuestro país "derechas" y no "derecha". Lo que sí me parece que debe ser revisado es que principalmente se le entrega pantalla a estos sectores más conservadores de la derecha antes que estos más liberales", concluyó el analista.

ClariNet